Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
106 DEPORTES Juegos Olímpicos s El boicot amenaza a Pekín DOMINGO 30 s 3 s 2008 ABC Política contra deporte Ha sido una mezcla explosiva, como en Múnich 72 (dos muertos en la Villa, 17 en total) o ha reducido la competición casi a la nada (Moscú 80 y Los Ángeles 84) Los sucesos del Tíbet amenazan hoy a Pekín POR MANUEL FRÍAS MADRID. Barcelona 92 significó un punto de inflexión en la historia de los Juegos Olímpicos: por primera vez desde hacía varias décadas, Juan Antonio Samaranch, entonces al frente del Comité Olímpico Internacional (COI) consiguió la participación de todos los países del mundo en unos Juegos, declarados por él mismo como los mejores de la historia A partir de entonces, y con la única excepción de Atlanta 96- -hubo un muerto al estallar una bomba en un concierto de rock organizado a la sombra de los Juegos- las distintas organizaciones han ido superándose a sí mismas. Sin embargo, ahora, en la víspera de los Juegos de Pekín (8 al 24 de agosto) la situación tiende a cambiar. Los últimos acontecimientos del Tíbet han aguijoneado a distintos políticos y organizaciones mundiales que piden el boicot directo a estos Juegos o, en su versión más moderada, a la ceremonia de inauguración. Políticos como Sarkozy y gente del espectáculo como Steven Spielberg mi conciencia no me permitiría continuar como si no pasara nada dijo el asesor artístico del Comité Organizador para justificar su dimisión) o Richard Gere no era partidario del boicot, pero creo que si la crisis del Tíbet no se gestiona bien deberíamos boicotear los Juegos están a la cabeza de la pancarta. Sin embargo, ninguna voz se ha levantado hasta ahora desde el mundo del deporte. Esta polémica debió ser grande en 2001 (fecha en la que se le asignaron los Juegos a Pekín) pero ahora es el momento del deporte y de sus valores, y no de lo que está ocurriendo ha manifestado el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco. Ahora- -añadió- -es el momento del deporte porque los Juegos son el mayor acontecimiento que se puede organizar cada cuatro años y van a contar con los mejores ser izada en la Villa Olímpica la bandera de Formosa. Avery Brundage, el entonces presidente del COI, dijo que los Juegos son competiciones entre individuos, no entre países Nadie le hizo caso y en el partido de waterpolo entre Hungría y la URSS el agua se tiñó de rojo porque hubo más que palabras. En Tokio 64, Suráfrica no participó a causa del segregacionismo y China tampoco ante la presencia de Formosa. No pintaron nada bien los antecedentes de México 68: en abril de ese año murió asesinado el líder antisegregacionista Martin Luther King; en mayo estalló en París la revolución estudiantil; en junio murió asesinado Robert Kennedy; en agosto, Checoslovaquia se vio invadida por las tropas del Pacto de Varsovia y, quince días antes de los Juegos, más de trescientas personas murieron en México capital por la desproporcionada represión del ejército mexicano en una manifestación estudiantil en la Plaza de las Tres Culturas. En los Juegos surgió el movimiento denominado black power La imagen de Tommie Smith y John Carlos, con el puño levantado envuelto en un guante negro, es la de estos Juegos. A sus protagonistas les costó la persecución y el repudio en su propio país. Los Juegos de Múnich 72 han sido los más trágicos de la historia olímpica. El 5 de septiembre, un grupo de palestinos denominado Septiembre Negro entró en la Villa Olímpica y mató a dos representantes israelíes. Además, tomaron a otros nueve judíos como rehenes y partieron hacia el aeropuerto de Múnich. Pero la policía alemana les tendió una trampa y el resultado fue la muerte de once israelíes, tres palestinos y un policía alemán. El COI decidió que continuasen los Juegos. En Montreal 76 ya se utilizó de forma oficial la palabra boicot. Una revuelta en Soweto que costó la vida a más de un centenar de ciudadanos negros provocó el boicot del África subsahariana, salvo Costa de Marfil y Senegal. Sólo compitieron 88 países. Pero lo peor estaba aún por llegar. Poco antes de los Juegos de Moscú 80, el ejército soviético invadió Afganistán, y el presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, decidió que su país no competiría. A su estela se situaron buena parte de las democracias occidentales. Otros países, como España, acudieron bajo la bandera blanca con el escudo de su comité Múnich se tiñó de rojo Tommie Smith y John Carlos levantan sus puños en guantes negros. Era el black power ARCHIVO En 2001 sí, no ahora Múnich 72 vivió un atentado en la Villa Olímpica en el que murieron 13 miembros del equipo israelí Los mayores boicots por problemas políticos se produjeron en los Juegos de Moscú 80 y Los Ángeles 84 A raíz de Barcelona 92, Juan Antonio Samaranch consiguió la reunificación de todos los países diez mil deportistas de sus distintas disciplinas. Por eso pido que dejen a los deportistas hacer su labor, porque estoy convencido de que van a hacer más por los derechos humanos y las libertades que muchas declaraciones de políticos La historia de la irrupción de la política en la historia de los Juegos arranca en los de Berlín 36. Cierto es que la capital alemana fue elegida en 1931, casi dos años antes del nombramiento de Adolf Hitler como Canciller del país. Pero al final acabaron convirtiéndose en unos fastos para mayor gloria del dictador y de su doctrina sectaria. Desde Melbourne 56 hasta Barcelona 92, el movimiento olímpico permaneció bastante convulso. Era la la consecuencia de la situación que atravesaba la política mundial. Poco antes de los Juegos de Melbourne, judíos y árabes andaban a la greña por el Canal de Suez y la URSS había invadido Hungría. Muchos países, entre ellos España, optaron por no ir y ya allí China se retiró al