Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30- -3- -2008 DEPORTES 103 OJO CRÍTICO Enrique Ortego UN OASIS (AMARILLO) DE CORDURA esión continua. Doble ración de fútbol. Entraban en liza tres de los cuatro primeros de la Liga. La segunda película, además, acrecentó su interés después del inesperado final de la primera. Difícil de imaginar un desenlace semejante para el Betis- Barça. Definitivamente el equipo de Rijkaard no merece ganar esta Liga. Un equipo que desaprovecha de esa forma dos tantos de ventaja ante otro que estaba absolutamente groggy lo mejor que puede hacer es dedicarse a la Champions por si en Europa se equivoca y medio salva la temporada. La derrota azulgrana acercaba al Villarreal segundo puesto. Tenía que ganar y ganó. Además, bien, con autoridad. Con esa coherencia futbolística que maneja este equipo cada vez que salta al campo. El Atlético nunca tuvo opción. Lo mejor que pueden hacer los rojiblancos es fijarse en los amarillos y aprender a todos los niveles. Es un espejo de alta fidelidad. Un ejemplo en los despachos y en el terreno de juego. En la gestión y en su juego. Ese segundo puesto a estas alturas de temporada es el reconocimiento al trabajo bien hecho. S Nihat, a la derecha, celebra su segundo gol junto a Capdevila dos enanitos Rossi y Nihat, veloces como la luz, amenazando de continuo la sentencia. El Atlético no tuvo luces. Lo intentó sin mucha fe y, además, se vio obligado a tapar brechas de agua atrás, las que había causado el adelantamiento de líneas rojiblanco. Ahí estuvo brillante Camacho pero no pudo llegar a todo y no pudo llegar a la enésima contra con pase de Cazorla y definición exacta de Nihat. Y mientras el Atlé- EFE tico sin siquiera tirar a puerta, perdidos en combate Agüero y Forlán. Ahí el Atlético se rindió sobre todo porque ya no le quedaba otra, perdida la cabeza en cuatro minutos locos. Nada en el Villareal es fruto de la casualidad porque todo está pulcramente estudiado y elaborado. A conciencia. Sobre el terreno de juego da gusto verlo. Tiene todo lo que se le debe exigir a un equipo que se precie. Por encima de todo tiene una idea y la desarrolla con paciencia y brillantez. Es un acordeón afinado. Ataca y defiende en bloque. No hay estrellas, porque tampoco hay titulares ni suplentes. Sólo hace fata echar un vistazo al banquillo de ayer donde estaban hombres que han jugado muchos minutos esta temporada y son tan importantes como los que jugaron ayer. Y había, incluso, otros ausentes por lesión. Tiene mérito Pellegrini. Es evidente que es de los entrenadores que ayudan, que hacen mejor al equipo. No es de los que lo estropean. En silencio, sin protagonismos, sin alzar la voz, sin estridencias lo tiene segundo... y embalado. Es el mejor equipo de la segunda vuelta y en el recuerdo está su final de la temporada pasada en la que ganó los ocho últimos partidos. Todo lo hace fácil futbolísticamente este equipo. Defender y atacar. Su juego interior es letal. Engatusa a los rivales colocando dos hombres en las bandas (Cazorla y Pirés, ayer) y los destroza por el centro, con los movimientos con y sin balón de todo el frente de ataque. Si hasta ayer éramos muchos los que nos preguntábamos si este Villarreal estaba para luchar por el título, después de lo visto anoche habrá que decir que sí... pero claro, no depende de sí mismo. Está en manos del Real Madrid. Precisamente, un aliciente más para seguir creyendo.