Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos DOMINGO 30- -3- -2008 ABC La minería profana la tumba de Nietzsche Una mina pone en peligro la casa natal, la iglesia y la pila bautismal del filósofo RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL RÖCKEN (ALEMANIA) Esta aldea sajona no las tiene consigo: sospechosa en tiempos socialistas como cuna de Nietzsche y a malas, seguramente, con la Providencia desde que la condenara a muerte su hijo dilecto, ve ahora llegarle la plaga moderna del lignito, una maldición que socava sus entrañas y los santos lugares que parieron al superhombre No probado fehacientemente que Dios haya muerto, de Nietzsche existe en cambio no sólo la certeza: incluso ahora la probabilidad de que, ni su tumba ni su cuna merezcan ya el respeto de este progreso que avanza a dentelladas por los pies de barro de Zaratustra. Fue éste último el nombre adoptado para su obra más citada, además de controvertida, pues su oficialización del secularismo facturó, según se le ha reprochado, los totalitarismos deshumanizadores del siglo XX, situados éstos por decirlo por lo barato entre más allá del bien y el mal y lo demasiado humano aunque alguno incluso los viera como el anticristo De hecho es fama que Mussolini cruzó limpiamente del socialismo al fascismo de la mano de Nietzsche, mientras el ideólogo nazi Alfred Bäumler lo expurgó generosamente para La voluntad de poder Una monstruosa excavadora devora ahora a cielo abierto, desde un profundo tajo a pocos metros ya de la iglesia parroquial: debajo hay 52 millones de toneladas de lignito, que ansía la vecina central de Lippendorf. El valioso carbón marrón puede hacer así desaparecer este pueblo de Hänsel y Gretel, de sólo 600 habitantes, como ya hizo con el vecino Heuersdorf y otros 25 de la región. Tiempos de angustia energética alemana que empiezan a no irle a la zaga a aquellos otros del siglo XIX, cuyo nihilismo angustió y aupó a Nietzsche; así que tal vez sea lo comido por lo bebido. El portavoz del grupo energético RWE, que posee el monopolio del lignito en Alemania, asegura que esta fuente permite que un país que depende de su industria y exportaciones dependa menos de otras fuentes de electricidad como las que controla cada vez más en exclu- Traslado de la iglesia de Heuersdorf, pueblo vecino al de Nietzsche que ya ha desaparecido siva Moscú. Con un 20 por ciento de paro regional, los vecinos y los partidos están ahora con RWE frente al filósofo, lo que entraña ecos del célebre Nietzsche contra Wagner de 1889. Junto a la iglesia del siglo XIII- -cristianización de los Otones- -carteles y pancartas retoman frases de Así habló Zaratustra contra el degradante destino de estos lugares y la compañía minera que les come literalmente el terreno. El dirigente de la sociedad que mantiene vivo el legado del filósofo sajón, Ralf Eichberg, alega tener el lugar en el que nació, la iglesia donde fue bautizado y donde rezaba su padre, el huerto donde jugaba, la escuela donde aprendió a leer y escribir y las tumbas de él, su hermana Elisabeth y sus padres La vecina y coetánea iglesia de Heuersdorf pudo ser trasladada a 12 kms, mediante un monumental esfuerzo de ingeniería. Es lo más que podría esperar la de Nietzsche, el depresivo poeta de la voluntad, visto por Ricoeur como uno de los maestros de la sospecha con Marx y Freud, el que de las entrañas de la mujer de sus pensamientos esperaba un día ver salir al superhombre, por más que su tumba rezume lignito. El lignito puede borrar este pueblo del mapa como ya hizo con otros 25 de la misma región FUERA DE JUEGO Fernando Castro Flórez QUE LO LLEVEN A ITALIA l profeta de la muerte de Dios está a punto de ser succionado, postmortem para más señas, por el frenético proceso de socavar el mundo para encontrar la energía que nos falta. Nietzsche, el inmoralista intempestivo, médico de una cul- E tura decadente no ha reposado nunca. Si las histéricas manos de Hitler barajaron sus escritos póstumos y hasta los anarquistas han malinterpretado la voluntad de poder ahora es el lignito, esa sustancia desmenuzable, la amenaza que se cierne sobre la tumba del autor del Anticristo. Lo primero ha sido salvar los muebles transcendentales, esto es, agarrar la iglesia y replantarla lejos de la sima, luego habrá que pensar que se hace con el ateo. Este tipo que filosofaba a martillazos señaló que debajo de cada caverna, jugueteando con el más famoso de los mitos platónicos, siempre hay otra caverna, lo que no se podría imaginar es en la épo- ca de Rodolfo Chikliquatre acabarían hasta por hundir el país natal del superhombre. Ante la minería estatal o las pulsiones soterradoras de un alcalde no hay quien se cuadre. El mismo teórico del eterno retorno comprendía que había que amar el destino Lo que vuelve irremediablemente es siempre lo peor. En Ecce Homo, el más delirante y autobiográfico de sus libros, Nietzsche llega a sostener que él ni siquiera es alemán, antes al contrario, sus orígenes estarían en la nobleza polaca y algo de Rusía tenía en su alma. Al final de sus días, defraudado hasta con la obra de arte total wagneriana, mostró su preferencia anómala por la zarzuela. Quería mediterra- Friedrich Nietzsche ABC neizar la música y tal vez el justo destino para su tumba, antes de caer en la fosa oscura, sean las costas italianas que amó. Niezsche advirtió que su nombre iría unido al recuerdo de algo gigantesco, de una crisis insondable: yo no soy un hombre, soy dinamita Luego añadió que no era un santo y que prefería ser un bufón. Lo malo es que nombró la soga en casa del ahorcado. Ahora le ponen los explosivos por debajo de aquella tierra que no le fue leve. Mi paranoia me lleva a sospechar de que en estas mudanzas y desenterramientos late el moderno furor del nihilismo. Que Dios nos pille confesados.