Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 MADRID DOMINGO 30 s 3 s 2008 ABC Doce millones de euros para eliminar poblados chabolistas El Ayuntamiento ha invertido en cinco años más de 58 millones para desmantelar cinco de ellos y eliminar 999 chabolas J. M. CAMARERO MADRID. La Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado destinar 12 millones de euros más al programa de erradicación del chabolismo en el término. Con esta inversión se prevé continuar con el desmantelamiento de El Cañaveral y Las Mimbreras, además de derribar las infraviviendas existentes en estos poblados. El Ayuntamiento espera realojar, sólo en esta operación, a 35 familias procedentes de Las Mimbreras y a 35 de El Cañaveral. Este último poblado está situado en Vicálvaro y de las 249 chabolas con las que contaba se han desmantelado ya 98 y se ha realojado a 45 familias. El poblado de Las Mimbreras II, en el distrito de Latina, ha comenzado a eliminarse recientemente, habiendo desaparecido 15 de las 166 chabolas que albergaba. Trece familias que residían en este núcleo ya disponen de una vivienda digna en otro lugar. Según las cifras que manejan los técnicos municipales, el grado de cumplimiento de este programa de erradicación del chabolismo alcanza el 142 El objetivo era derribar 700 infraviviendas entre los meses de mayo de 2003 y 2008. Al final, se han derruido 999, realojándose a 550 familias. Para ello, desde 2003 se han invertido más de 58,4 millones de euros, lo que ha permitido desmontar los poblados de La Quinta, Mimbreras I, Pitis, Plata y Castañar y El Salobral. En la actualidad, los principales problemas están localizados en el entorno de la Cañada Real, que afecta a varios municipios y principalmente a Madrid capital. Pese a la existencia también de programas de realojos en nuevos entornos, en este sector se han producido los problemas, tanto de origen social como legal, debido a la paralización que de los derribos han dictado en alguna ocasión los juzgados. En estos momentos, está pendiente de que una comisión formada por Comunidad y Ayuntamiento comience a trabajar para poner soluciones a los asentamientos en esta vía pecuaria. Las infraviviendas de la Cañada Real, pese a las actuaciones de las instituciones públicas, siguen aumentando su población, particularmente inmigrantes procedentes de países del Este de Europa y del Magreb. UNA Y MEDIA Jesús Higueras CRISTO, PROTAGONISTA DE MI VIDA omingo de la Divina Misericordia. Este es el título que Juan Pablo II quiso que los cristianos diéramos a este segundo domingo de Pascua, pues en verdad se nos muestra cómo en Cristo el Padre ha querido manifestar su amor por nosotros, y regalándonos el Espíritu Santo, el Padre y el Hijo no solamente nos perdonan, sino que nos enriquecen y nos injertan en un nuevo modo de vivir: la vida nueva del Resucitado, la vida en el Espíritu. Es bonito comprobar cómo los discípulos seguían con miedo a los judíos, con las puertas cerradas, a pesar de los anuncios de la Resurrección y ver cómo Cristo rompe esos miedos, convenciéndonos de que no es un fantasma. Cuántas veces nuestros mie- D Desde 2003, el Ayuntamiento ha realojado a 550 familias procedentes de estos asentamientos dos nos condicionan y nos impiden hacer las cosas que nuestra conciencia nos pide. Cuántas veces no creemos que la fe es capaz de hacernos superar nuestras limitaciones y creemos que el Evangelio es pura teoría o acaso sólo para que unos pocos privilegiados lo lleven a la práctica. Pero esto no es así. El Espíritu Santo nos convence desde dentro de que si Cristo ha resucitado, yo me puedo asociar a su triunfo y dejar que Él comience a ser el verdadero protagonista de mi vida. Dejar que Cristo viva en mí y contar con El para todo, lo fácil y lo difícil, lo posible y lo imposible. El cristiano no puede olvidar que cuenta con un plus con una ayuda extraordinaria que desde dentro nos hace capaces de vivir una vida nueva, distinta a la anterior y que se caracteriza por la paz interior y por la confianza plena en Aquel que nos mira siempre con una infinita ternura y misericordia. Esta realidad la entendieron perfectamente los santos, y era para ellos fuente de consuelo y de seguridad en medio de todas sus dificultades. Por eso nosotros, que queremos ser santos, acudamos a esta Divina Misericordia que hoy nos es regalada en Cristo.