Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30- -3- -2008 Actualidad s Cielos abiertos para las aerolíneas en Europa ECONOMÍAyNEGOCIOS 45 INFLACIÓN El BCE cree que el IPC se mantendrá por encima del 2 durante 2008 por la energía y los alimentos SALARIOS A partir de hoy habrá más vuelos, y más baratos, entre Europa y EE. UU. Entra en vigor el acuerdo sobre cielos abiertos que liberaliza el tráfico aéreo entre las dos orillas del Atlántico y que rebajará el coste de los billetes LAURA VILLENA. SERVICIO ESPECIAL. BRUSELAS. Los cielos americano y europeo estarán a partir de hoy más interconectados que nunca. Hoy entra en vigor el acuerdo de cielos abiertos con el que se pondrá fin a más de 50 años de restricciones en el tráfico aéreo entre ambas orillas del Atlántico y con el que se espera, además de una multiplicación del número de vuelos diarios, un abaratamiento de los billetes. A partir de hoy, las compañías europeas y norteamericanas podrán elegir el aeropuerto desde el que parten y en el que aterrizarán sus aviones sin tener que negociar previamente con Washington. Se acabaron los acuerdos bilaterales entre los gobiernos europeos y EE. UU. y la cláusula de nacionalidad que obligaba a las compañías aéreas a volar desde su país. Es el principio de una nueva era para el transporte aéreo transatlántico asegura el comisario europeo de Transporte, Jacques Barrot. Iberia, como cualquier otra compañía española, ya no estará obligada a salir desde España sin la posibilidad de hacer escala en otro aeropuerto europeo, al igual que Air France podrá poner vuelos rumbo a Nueva York desde Madrid si lo desea. Además, las compañías españolas dejarán de tener, como hasta ahora, límites en el número de vuelos semanales. En concreto, Barrot calcula que habrá 15 nuevos vuelos semanales entre España y EE. UU. que serán operados por Iberia, Continental Airlines, American Airlines y Delta. El comisario Barrot, que no se ha atrevido por el momento a dar cifras, augura la llegada de una etapa revolucionaria para el tráfico aéreo en la que las compañías de bajo coste se lanzarán al tráfico intercontinental. La compañía irlandesa Ryanair ha sido la primera en anunciar la creación de nuevas líneas aéreas entre la UE y EE. UU. la mayoría de ellas partiendo desde Dublín. El beneficio que calcula Bruselas para los consumidores será de 12.000 millones de euros en los próximos cinco años, durante los cuales se crearán 80.000 puestos de trabajo. Además, 25 millones de nuevos pasajeros se sumarán a los 50 millones que ya utilizan los 400 vuelos que cruzan el Atlántico a diario. Desde hoy y hasta el verano los pasajeros verán ampliado el número de vuelos directos en un 8 y en el caso del aeropuerto londinense de Heathrow el aumento será de hasta el 20 (18 vuelos más cada día) El acuerdo, que se divide en dos etapas, facilitará en la segunda fase las inversiones transatlánticas. La UE y EE. UU. se han comprometido a eliminar desde el 15 de mayo las restricciones comerciales que impiden que inversores europeos puedan controlar compañías aéreas norteamericanas. Esta parte es quizás la que más problemas podría plantear a largo plazo y la que más temen los estadounidenses, que ven como una amenaza el aterrizaje de compañías europeas en suelo americano para operar vuelos internos en EE. UU. Una cláusula incluida en el acuerdo firmado entre Washington y Bruselas establece que si en 2010 EE. UU. no ha suprimido las restricciones a la propiedad de sus compañías, los gobiernos europeos tienen la libertad de dirigirse a Bruselas para romper partes del contrato firmado. El tráfico aéreo con EE. UU. estaba basado hasta ahora en 21 acuerdos bilaterales de los cuales sólo 13 (los firmados con Alemania, Holanda o Francia, por ejemplo) ya se basaban en la liberalización, aunque las compañías estaban obligadas a volar desde su país de origen. En el caso de España, las restricciones iban más allá y se imponían también en el número de vuelos semanales La autoridad monetaria teme efectos de segunda ronda si los salarios se vinculan a la inflación ALEMANIA El Gobierno de Merkel quiere evitar una bajada de tipos que aliente las peticiones del sindicato IG Metall EURIBOR El principal índice de referencia hipotecaria, en máximos anuales, descarta una rebaja del precio del dinero EL CASO ESPAÑOL Mantener los tipos ayuda a controlar un desbocado IPC pero ahoga, aún más, a las endeudadas familias baja de tipos de interés ahoga todavía más a unas endeudadas familias, pero a su vez, desde un punto de vista macroeconómico, puede venir bien para contener una inflación que en España se acerca al 4,5 Los mercados ya tienen claro que habrá que esperar para que el BCE baje los tipos y el Euribor, el principal índice de referencia hipotecaria en España, ha marcado esta semana varios máximos anuales diarios consecutivos, con lo que cerrará el mes con una media del entorno del 4,6 De modo que el alivio que sintieron las familias españolas en los últimos meses ha sido pasajero y de nuevo los hogares que tengan que revisar sus hipotecas próximamente verán incrementadas sus cuotas. Una política monetaria rigurosa puede ayudar, sin embargo, a corregir desequilibrios de la economía española. Nuestro país crece más que grandes economías europeas, como Francia o Alemania, y su tasa de inflación supera ampliamente a la de estos países, de modo que mantener tipos no es del todo una mala noticia para España, aunque sí para muchos españoles.