Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30 s 3 s 2008 ESPAÑA 31 La Guardia Civil torea siete reses bravas que invaden la autopista AP- 6 Los toros cruzaron una valla rota y llegaron hasta la carretera s Fueron anestesiados MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. El kilómetro 64 de la autopista AP- 6 (Madrid- La Coruña) se convirtió ayer, durante una hora, en un improvisado ruedo. Siete toros bravos lograron colarse a través de una valla rota de la finca donde pastaban e invadieron la carretera, en ambos sentidos, creando así un verdadero peligro para los usuarios y un caos circulatorio de, al menos, diez kilómetros tanto en dirección a Madrid como a La Coruña. Ocurrió hacia las once y cuarto de la mañana en el tramo de la autopista que pertenece al término municipal de El Espinar (Segovia) Siete patrullas de la Guardia Civil tuvieron que lidiar a las reses hasta que fueron apartadas de la vía y cercadas en otra finca cercana. Los agentes, claro está, no utilizaron capotes. Bregaron con los morlacos dentro de sus propios vehículos y, en lugar de pases por bajo, tuvieron que realizar maniobras al volante para llevar a los toros bravos hacia los terrenos donde no ponían en peligro a nadie. De todas formas, y según ha podido saber ABC, los toros embistieron y cornearon a varios vehículos particulares y, también, a cuatro coches patrulla de la Benemérita que resultaron con daños en la chapa de distinta consideración. Por fortuna, no hubo heridos. La manada invadió repenti- Las patrullas de la Benemérita maniobran con sus coches para alejar a los toros de la carretera namente la calzada y los automovilistas tuvieron que evitar a las reses como mejor pudieron. No hubo colisiones ni choques por alcance pero sí un atasco de unos diez kilómetros en ambos sentidos de la circulación. Al parecer, el aviso del suceso se produjo hacia las once y cuarto de la mañana De inmediato, los agentes de la Guardia Civil se desplazaron hasta ese kilómetro 64 para poner orden. Pararon el tráfico durante una hora aproximadamente. A continuación, fueron toreando dentro de sus vehículos a las reses bravas a través de un camino hasta llegar a una finca donde quedaron controlados. A primeras horas de la tarde, y ante el temor de que los toros volvieran a espantarse hacia la autopista, fueron anestesiados por un veterinario. El ganadero, varios mayorales, pastores de las explotaciones cercanas y empleados de Iber- EFE pistas- -empresa concesionaria de la autopista AP- 6- -también participaron en el desplazamiento de los toros hacia la finca, lejos de la carretera. Según algunos testimonios, todo actuaron con verdadera valentía para retirar a los toros de la calzada. No se descarta que el propietario de las reses tenga que asumir la responsabilidad derivada de esta infracción contra la seguridad del tráfico.