Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA DOMINGO 30 s 3 s 2008 ABC El tratamiento antiedad del Rey Un equipo de médicos ayuda a Don Juan Carlos a mantener el mejor estado físico e intelectual a sus 70 años. El Monarca acude periódicamente a la clínica Planas de Barcelona, cuyos especialistas en antienvejecimiento le revisan y asesoran POR ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. El tratamiento médico que recibe Su Majestad el Rey no tiene nada de milagroso ni de frívolo. Tampoco incluye cirugías ni estiramientos porque, en su caso, no busca efectos estéticos. Sencillamente, se trata de aprovechar los conocimientos científicos para retrasar en la medida de lo posible el proceso natural de envejecimiento y mantener el rendimiento físico e intelectual con el paso del tiempo. El objetivo es favorecer una longevidad saludable y alargar al máximo la esperanza y calidad de vida. Don Juan Carlos, como todo el mundo a medida que va cumpliendo años, quiere vivir en las mejores condiciones posibles esta etapa de su vida y, con este objetivo, recibe desde hace algún tiempo un tratamiento antienvejecimiento en la Clínica Planas de Barcelona. En este centro, un equipo de especialistas en Antiaging (Antienvejecimiento) que dirigen los doctores Julián Bayón y Manuel Sánchez, ha establecido un tratamiento personalizado para Don Juan Carlos con el objetivo de prolongar al máximo su estado actual, en plenas facultades físicas e intelectuales, así como preservar su calidad de vida y prevenir la aparición de enfermedades. Este tratamiento se basa en la diferencia que existe entre la edad cronológica de una persona, que es la que transcurre desde su nacimiento hasta la actualidad, y la edad biológica, que viene determinada por el desgaste que sufre el organismo a lo largo de su vida, según la información que ofrece la clínica. No podemos detener el tiempo, pero sí retrasar sus efectos añade. Algunos de los factores que pueden contribuir a desgastar el organismo son las presiones a las que se ha estado sometido a lo largo de la vida, mantener una alimentación desequilibrada, un descanso insuficiente, llevar una vida sedentaria o las situaciones de estrés. Lógicamente, algunos de estos factores son difícilmente evitables, pero otros sí se pueden controlar o compensar. Cuando una persona quiere someterse a un tratamiento de este tipo en la Clínica Planas, se le realizan una serie de pruebas médicas, que incluyen análisis, ecografías y radiografías, entre otras. Así, se toman muestras de sangre, orina y saliva para determinar más de 300 parámetros bioquímicos, inmunológicos y genéticos con los que los especialistas determinan el impacto del envejecimiento en el organismo. Se efectúa un perfil de ácidos grasos, un perfil hormonal completo, se determina el riesgo cardiovascular y oncológico y se realiza un estudio genético e inmunológico. Los resultados se comparan con la media de la población y así se obtiene la edad biológica aproximada del paciente. Los médicos también miden la función respiratoria, renal y hepática, la función gastrointestinal y las alteraciones osteoarticulares. Asimismo, realizan una evaluación neuropsicológica, estudian los hábitos alimentarios, revisan el estado físico- atlético, miden la composición corporal (cantidad de grasa, músculo y agua) y comprueban el estado de la piel. Además, se analizan los factores que favorecen la destrucción celular, que es lo que condiciona el envejecimiento. Con estos datos se elabora un perfil del envejecimiento de cada persona que determina las zonas en las que hay que A quién va dirigido Este tipo de tratamientos antienvejecimiento van dirigidos, según la clínica Planas, a las siguientes personas: 1. Quienes estén interesados en mantener o mejorar su salud física y mental, su bienestar interno y su calidad de vida. 2. Quienes quieran mantener sus facultades físicas e intelectuales. 3. Quienes quieren prolongar su vida activa. 4. Personas con antecedentes familiares de enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas o tumorales, entre otras. centrar el tratamiento, siempre según información facilitada por la clínica. También se construye un mapa del envejecimiento biológico, que indica a qué velocidad se envejece y la capacidad de cada organismo de repararse a sí mismo. Con toda la información que suministran estas pruebas, los médicos proponen un tratamiento personalizado, basado en la nutrición, el ejercicio físico, los nutracéuticos (suplementos dietéticos) las vitaminas y, en su caso, fármacos. También incluye recomendaciones sobre cambios en los hábitos de vida, ejercicios para controlar el estrés y para reforzar la memoria, la atención y la concentración. Como cualquier tratamiento a largo plazo, al paciente se le realizan controles periódicos con el fin de evaluar su evolución. Uno de los puntos más importantes del tratamiento es la nutrición, ya que está demostrado que unos buenos hábitos alimentarios, una dieta adecuada para cada persona, favorecen una longevidad saludable. La dieta se suele complementar con suplementos de vitaminas, minerales, oligoelementos, antioxidantes y otros compuestos en función de las necesidades de cada persona. En el caso del Rey, se da una una doble circunstancia a la hora de seguir las recomendaciones nutricionales. Por un lado, la cocina del Palacio de La Zarzuela siempre se ha caracterizado por su perfil saludable. Pero, por otro lado, la actividad institucional y los viajes oficiales obligan a Don Juan Carlos a comer o cenar en numerosas ocasiones fuera de ca- Suplementos dietéticos ERNESTO AGUDO El ejercicio físico es un punto central del tratamiento del Rey. En la imagen, Don Juan Carlos, patroneando el Bribón Edad biológica La terapia no tiene nada de milagrosa ni de frívola. Tampoco incluye cirugías ni estiramientos porque, en su caso, no busca efectos estéticos El tratamiento incluye nutracéuticos, vitaminas y fármacos, así como una dieta y ejercicios físicos sa y a asistir a muchas recepciones en las que se sirven canapés, que no suelen ser los alimentos más sanos. Los especialistas también diseñan un programa de ejercicios físicos adaptado a cada persona, ya que existen algunos movimientos que ayudan a aumentar la longevidad. Para un apasionado del deporte, como Don Juan Carlos, que desde que era un niño nunca ha dejado de practicar algún tipo de ejercicio físico, este punto del tratamiento no supone ningún gran cambio. Además, su carácter disciplinado le ayuda a realizar los ejercicios de forma constante. Los médicos de la citada clínica también proponen, en algunos casos, unos ejercicios mentales que ayudan a controlar el estrés y a reforzar la concentración y la memoria. Según la clínica, el trata- miento aporta, entre otros beneficios, una mejora del rendimiento físico, ya que aumentan el tono y la masa muscular, disminuye el porcentaje de grasa y se incrementa la sensación de bienestar. También mejora la respuesta inmunológica, con una mayor resistencia a catarros, resfriados y a todo tipo de infecciones. A nivel celular, mejoran los factores que influyen en el envejecimiento, aumenta la reparación y revitalización celular, disminuye la destrucción celular y la piel gana en hidratación y elasticidad, al tiempo que aumenta la velocidad de cicatrización. En cuanto a los beneficios intelectuales, mejora el rendimiento, la memoria, la capacidad de concentración, la agilidad mental y los reflejos, y aumenta la capacidad de control del estrés.