Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA DOMINGO 30 s 3 s 2008 ABC La Xunta culpa de que las muñecas no hablen gallego a la rigidez de los jugueteros Reconoce contactos desde hace año y medio para imbuir la necesidad de fabricar estos productos e incide en que persistirá. Culpa al sector de excesiva rigidez ÉRIKA MONTAÑÉS SANTIAGO. Junto a las lápidas, los nombres y apellidos de la nueva hornada de neonatos y las películas y productos bibliográficos, el BNG insiste: quiere que las muñecas y juguetes de los niños gallegos hablen la lengua de Rosalía de Castro. Pero Marisol López, secretaria general de Política Lingüística de la Xunta, se vio obligada ayer a responder a los nacionalistas, socios de su gobierno, que pese a los intentos por inculcar esa idea a la industria juguetera- -iniciados desde hace año y medio por su departamento- ésta ha acogido la idea de manera tan fría que descarta la opción. Al menos, a corto plazo. Según contestó ayer López a una pregunta oral formulada por el Bloque en la Comisión de Educación y Cultura celebrada en el Parlamento autonómico, desde los poderes públicos no se puede exigir al sector de fabricantes ni se puede intervenir de tal manera que se dé un vuelco a la producción. Y menos aún, a tenor de la respuesta dada por la industria de que no fabricarán muñecas que hablen en gallego a menos que se garantice una suculenta compra de productos por parte de la autonomía que los pide. La Secretaría General de Política Lingüística no puede comprar muñecas espetó López. Eso sí, la secretaria socialista, cuyo organismo está inscrito en la Consejería de Presidencia de la Xunta, no arrebató argumentos al BNG y les hizo una pequeña concesión: Marisol López mostró su plena disposición a seguir manteniendo contactos con la industria juguetera para trasladar de modo insistente las inquietudes ante su postura rígida Más allá de esta afirmación, abogó por estimular la creación de nueva demanda e incidir en una mayor sensibilización de la oferta Las leyes del mercado, en fin, al servicio de la lengua vernácula. En su turno de réplica, el diputado nacionalista Bieito Lobeira fue, como siempre, elocuente. Primero acusó a algunos diputados (de la bancada popular) de no usar la lengua gallega en la Cámara Baja, a diferencia del personaje animado Shin Chan, que la ejecuta perfectamente en los dibujos animados de la televisión. Y luego dicen que el español está perseguido en Galicia ironizó Lobeira, que contrapuso esta situación a la del proceso de inclusión del catalán A su juicio, la infancia precisa de iniciativas normalizadoras y por ello se lanzó: ¿Por qué razón las muñecas no pueden hablar en gallego? ¿Peter Pan nació en Alcorcón o Bambi se crió en Almería con otros ciervos? enfatizó. En correlación, rechazó los prejuicios creados en torno a este tipo de peticiones y reivindicó que los niños, en Galicia, deben poseer referencias y modelos durante su aprendizaje que hablen el idioma de Cunqueiro. El portavoz de Cultura del Partido Popular gallego, Ignacio López- Chaves trajo a la memoria del parlamentario del Bloque el reglamento de la Cámara autonómica, que permite el uso de ambas lenguas en el hemiciclo. La queja nacionalista alcanza a la informática La secretaria general de Política Lingüística de la Xunta, Marisol López, aprovechó la comisión parlamentaria para poner sobre la mesa las últimas iniciativas desarrolladas por el Gobierno gallego para promover el uso de esta lengua, como que ya va a estar disponible la versión en gallego del sistema operativo Windows Vista y el programa informático Office 2007 con corrector en gallego. También está a punto de salir, avanzó, el corrector en gallego para el sistema operativo Macintosh. Pre ¡uicios ¿Peter Pan nació en Alcorcón o Bambi se crió en Almería con otros ciervos? preguntó el nacionalista Lobeira Comida de la cofradía zamorana del Cristo de Valderrey en la que no está permitida la entrada a las mujeres J. LEAL La ley del mercado Más de cien personas respaldan el acto que vetó a la alcaldesa de Zamora por su condición de mujer ABC ZAMORA. Unas 150 personas, todos varones, se dieron cita ayer en Zamora dentro de la comida de hermandad de la cofradía del Cristo de Valderrey, donde por primera vez no hubo representación del Ayuntamiento zamorano debido a que la alcaldesa, Rosa Valdeón, no había sido invitada al acto por su condición de mujer, informa Efe. La comida que tradicionalmente celebra esta cofradía en la víspera de la romería del Cristo de Valderrey, una de las más populares de la ciudad, se ha visto este año empañada por la polémica, al sugerir la cofradía a la alcaldesa que delegase su representación en un concejal, a lo que se negó Rosa Valdeón. El presidente de la cofradía, Antonio Martín Alen, quien ha mostrado su pesar por la polémica suscitada, ha explicado a Efe al inicio del banquete que la participación ha sido este año mayor que en anteriores ediciones. Pese a ello, la representación institucional fue menor ya que en años anteriores habían acudido a la comida cargos públicos que además eran cofrades como el ex subdelegado del Gobierno en Zamora Carlos Hernández, o los ex alcaldes de la ciudad Antonio Vázquez y Andrés Luis Calvo. Este último ha mostrado su solidaridad con la alcaldesa de Zamora y ha anunciado que se dará de baja de la cofradía por la negativa a admitir a la alcaldesa en la comida. En la mesa presidencial de las dependencias de la ermita de Valderrey donde se celebró el banquete, sólo se sentaron como representantes institucionales el diputado provincial Antonio Iglesias y el secretario general de la delegación territorial de la Junta de Castilla y León, Manuel Méndez, ambos miembros de la cofradía. Al igual que la alcaldesa, tampoco fue invitada la subdelegada del Gobierno en Zamora, Josefa Chicote, aunque ambas sí han recibido invitación para la procesión y el vino de honor que se celebrarán mañana y al que las dos han confirmado su asistencia. Por su parte, la concejala de IU en el Ayuntamiento de Zamora y diputada provincial, Laura Rivera, ha pedido que el Consistorio zamorano deje de subvencionar a la cofradía.