Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA www. abc. es DOMINGO 30- -3- -2008 ABC UN ABRUMADOR CATÁLOGO DE FALLOS DE ÓRGANOS JUDICIALES Y ADMINISTRACIONES Se presenta cada 15 días en un juzgado que está en el mismo edificio y a unos metros del Penal 1 que lo tenía en paradero desconocido El juez lo condenó en 2002 por abusar de su hija, pero la Audiencia tarda tres años en confirmar la pena y todo ese tiempo permanece libre El juez ordena localizarle en 2006, pero hasta octubre de 2007 no se notifica al fiscal su paradero desconocido y hasta marzo no se le pide prisión La funcionaria del caso se da de baja y la Junta andaluza tarda en sustituirla, sin que nadie lleve el proceso en un juzgado de 600 asuntos al año El pederasta de Huelva se apuntaba a cursos de formación para tener acceso a las niñas Se matriculó en uno del colegio de Mari Luz Cortés, pero lo echaron por desconfiar de su actitud CRUZ MORCILLO PABLO MUÑOZ MADRID. Santiago del Valle, de 43 años, no actuaba de forma compulsiva sino que desarrollaba una estrategia para poder saciar sus desviaciones sexuales. Así ha quedado de manifiesto durante la investigación por la desaparición y muerte de Mari Luz Cortés, que ha acabado con él en prisión por un delito de asesinato y otro sexual y también con el encarcelamiento de su hermana, acusada igualmente del primero de los delitos bien en grado de cómplice o de encubridora, dato que no ha trascendido al pesar sobre el caso el secreto de sumario. Del Valle vivía obsesionado por el deseo de mantener relaciones sexuales con niñas, aunque fueran su propia hija, tal como queda demostrado con su siniestro historial delictivo. No tuvo dificultades para abusar de su pequeña cuando aún vivía en Sevilla, pero tampoco se lo pensó para hacer lo mismo, entre otras ocasiones, con una chiquilla vecina de su portal de la capital hispalense y con otra de Gijón con la que entró en contacto a través de una revista haciéndose pasar por un menor. Incluso, llegó a matricularse en su instituto para poder estar más cerca de ella y así acosarla de forma más fácil. En septiembre del año pasado, cuando el pederasta se instaló en Huelva, siguió la misma táctica que en el Principado. Así, según las fuentes consultadas por ABC, comenzó a matricularse en cursos de formación que ofrecían tanto la Administración como la Iglesia. La excusa, según las conclusiones de los investigadores, era adquirir conocimientos; el objetivo, sin embargo, era mucho más siniestro y no era otro que el tener más facilidad para poder entrar en contacto con niñas y satisfacer así sus siniestras desviaciones. Durante su declaración ante la Policía, Del Valle admitió que estaba obsesionado con Mari Luz, la pequeña onubense de cinco años a la que veía cada día en la barriada del Torrejón, ya que sus viviendas apenas estaban separadas por una decena de metros. No se sabe si fue por ello pero lo cierto es que el criminal decidió matricularse en un curso que se daba en el colegio de la niña, regentado por los Salesianos. La actitud del pederasta hacia las menores llamó desde el principio la atención de los responsables del centro educativo. Por ello, y para evitar males mayores, decidieron expulsarle. Era otra prueba de que se trataba de un individuo repulsivo, pero tampoco se pudo ir más allá porque no se había producido ningún hecho delictivo. El perfil de este sujeto, según fuentes policiales, encaja a la perfección con el de los pederastas que se ocultan bajo la impunidad que les ofrece internet. De hecho, los investigadores de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Comisaría General de Policía Judicial rastrearon sus archivos por si hubiera podido utilizar la red para el intercambio de pornografía infantil. Las gestiones no dieron resultados positivos, pero las fuentes consultadas no descartan aún que en algún momento puntual haya podido utilizar este medio para satisfacer sus más bajos instintos. Sobre su llegada a la locali- Santiago del Valle a su salida de los Juzgados de Sevilla en 2001 EFE El CGPJ, pese a detectar cierto retraso no abrió expediente El CGPJ vio el año pasado un cierto retraso en el trámite de las ejecuciones de sentencia en el juzgado de lo Penal número 1 de Sevilla, cuyo titular mantuvo en libertad a Santiago del Valle. La revisión la hizo en noviembre y después ofreció unas recomendaciones al juez y a la secretaria, entre ellas la supervisión de las ejecutorias y una reordenación del personal de dicho negociado. Además, se recomendó a la secretaria que tuviera cuidado personal en la documentación de las órdenes de búsqueda y captura y tramitación de recursos en el juzgado, donde no se apreciaron irregularidades como para abrir un expediente. dad conquense de Pajaroncillo hay que precisar que se trató simplemente de una casualidad. Desde que abandonó precipitadamente Huelva la misma tarde del suceso, el matrimonio Del Valle estuvo en varias localidades, entre ellas Utiel. Allí conoció a una persona de avanzada edad que les ofreció la posibilidad de alquilar un piso de su propiedad en la citada población de Cuenca. La pareja, que quería poner tierra de por medio, aceptó de inmediato a pesar de las malas condi-