Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es laentrevista DOMINGO 30- -3- -2008 ABC No se puede castigar al pueblo chino, los Juegos tienen que celebrarse Juan Antonio Samaranch s Presidente de Honor del Comité Olímpico Internacional Profesa una honda admiración hacia China, recuerda que siempre se portó muy bien con el COI sEs cauto al analizar la polémica ante los Juegos de Pekín, pero es claro al asegurar que si algunos políticos no quieren ir a la ceremonia, no hacen ninguna falta POR ÁNGEL GONZÁLEZ ABAD FOTO YOLANDA CARDO BARCELONA. Juan Antonio Samaranch ocupa plenamente su tiempo entre Barcelona y Lausanne. Presidente de Honor del Comité Olímpico Internacional, a sus 87 años lleva una vida bastante contemplativa, consciente de que no puedo pasar de ciertos límites En su despacho como presidente honorífico de La Caixa, su agenda diaria es intensa, viajando menos de lo que querría mera organización en el mundo política y deportiva que aceptara a la República Popular China a participar en unos juegos con equipos distintos. Ante aquel paso, Taiwan puso una serie de condiciones como que no podía llamarse equipo de la República de China, sino Comité Olímpico Chino de Taipei, con la bandera de su comité olímpico y no la nacional. Este acuerdo fue muy importante y seguido por todas las federaciones internacionales, tanto que se permitió a la juventud participar en los Juegos y también formar parte de todas las grandes competiciones internacionales. olímpico de China, que fue un espaldarazo. Su entrada en el estadio olímpico de Los Ángeles, en donde recibió una de las más grandes ovaciones que he oído en mi vida vale la pena recordarlo ahora. ¿Se corrió en algún momento riesgo de la desaparición de los Juegos? -Algunos periodistas dijeron que los Juegos de Moscú iban a ser los últimos, y no sólo no lo fueron, sino que se ha conseguido que tengan más importancia que nunca. -A mí me sirvieron los años que estuve en el cuerpo diplomático español porque aprendí mucho. Yo he tenido, no sé si la virtud, pero sí la suerte de conocer gente que sabe más que tú, está más preparada que tú y pedirles consejo. Me ha ayudado mucho Kissinger, Andreotti... -Por ejemplo cuando tuvimos gravísimos problemas ante los Juegos de Seúl. En las conversaciones entre Corea del Norte y del Sur, Andreotti siempre me aconsejó que si no llegaba a un acuerdo aplazara la reunión, nunca cerrarla. Así lo hicimos y al final llegó el acuerdo. ¿Cuál fue la fórmula mágica que aplicó entonces? ¿En qué momentos? ¿Cómo vive la llegada de unos nuevos Juegos Olímpicos? -En segunda fila, porque no estoy muy activo. Terminó mi etapa al frente del COI. Por otra parte debo ser muy cauto en mis manifestaciones ya que la responsabilidad de afrontar problemas como los que existen en estos momentos ante los Juegos Olímpicos de China es del presidente Jaques Rogge. -A raíz de este momento el boicot a los Juegos desapareció y se entró en una dinámica más fácil... -Hay que tener en cuenta que lo que pasó en Moscú no estaba dentro de mi responsabilidad. Yo fui elegido cuando se extinguió la llama de los Juegos de 1980. De cualquier modo, una de mis primeras actuaciones fue recuperar que la República de China pudiera ser miembro del Comité Olímpico Internacional, del movimiento olímpico, algo que ya estaba encaminado por el anterior presidente Lord Killanin. Taiwan no había aceptado este cambio, y no sólo no lo había hecho sino que había ido a los juzgados suizos para poner una demanda en contra del COI. Pudimos allanar estos problemas y conseguir algo único, que el COI fuera la pri- -Usted llegó a la presidencia del COI y uno de sus mayores logros fue superar la situación de boicot que se vivió en Moscú y en Los Ángeles. -Bueno yo sufrí un intento de boicot en Los Ángeles. Al final se consiguió la participación de algunos de los países del mundo comunista. Tuvimos allí a Yugoslavia, a la Rumanía de Nicolae Ceaucescu, y tuvimos la aparición del equipo -Yo me encontré con que se dieron los Juegos a Seúl, a Corea del Sur, un país que no tenía relaciones con más de la mitad de los países del mundo, que estaba en guerra con Co- ¿Seúl fue una situación clave en su mandato? rea del Norte, que los países comunistas no querían ni hablar, que no iban. Poco a poco comenzamos las conversaciones. La táctica fue no cortar nunca, y ofrecerles muchos deportes para organizar al Norte aunque se sabía que no podían organizarlos. Yo tenía las confianza de Corea del Sur, tenía libertad para hacer lo que quisiera con tal de llegar a un acuer- Es muy positivo que Ruiz- Gallardón siga de alcalde, es el motor de la candidatura de Madrid 2016 ¿Su momento más dulce? -Ahora España sólo tiene un miembro en el COI. -Barcelona, sin duda. ¿Lo que le falta al deporte español son directivos internacionales? America Hispana. De cualquier forma, es muy positivo que el alcalde Ruiz- Gallardón siga de alcalde, él es el motor de la candidatura. -Los países sólo pueden tener un miembro, pueden tener más si entran como atletas o como presidentes de los comités nacionales, de las federaciones internacionales. Ahora se ha quedado sólo mi hijo, un caso no tan extraño, pues es el octavo o noveno hijo de un miembro del COI que pertenece también. -Es esencial una política para promocionar españoles a nivel internacional. ¿Vendrán unos nuevos Juegos a España? -Ahí estamos, se escapó por muy poco la candidatura de Madrid 2012, tan sólo por la equivocación de una persona. -Ahora puede ser, los candidatos para el 2016 no son tan fuertes, ni mucho menos. En cambio tiene la dificultad que serán dos veces seguidas en Europa y que por primera vez en la historia hay un candidato de America del Sur y esto puede quitar algún voto de los que siempre están con nosotros que son los miembros de la ¿Tiene posibilidades Madrid 2016? ¿Esta representación es poca? -Poca. -Es que no es sólo estar en el COI, es esencial una presencia internacional. ¿Se ha perdido influencia? -Yo creo que sí, Madrid es una de las ciudades del mundo con más instalaciones deportivas, es una cosa casi casi única. Las piscinas están a punto de acabar, el complejo de tenis va a ser el mejor del mundo. El estadio olímpico es necesario, pero una vez acabado los juegos hay que convertirlo en un estadio para fútbol, si no pasa lo que pasa, como en Sevilla con el estadio de la Cartuja, que ahora ni lo puede utilzar el Betis para jugar los partidos que tiene suspendidos en su campo, y lo que pasará en Barcelona cuando el Español deje el estadio olímpico de Montjuich. ¿Existe la misma ilusión institucional y social que ante la candidatura de Barcelona?