Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN DOMINGO 30 s 3 s 2008 ABC DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro SALVAR A BETANCOURT A nte la acumulación de indicios sobre el grave deterioro de la salud de Ingrid Betancourt en su cautiverio, el presidente colombiano, Álvaro Uribe, ha asumido el compromiso de- -literalmente- -intentar salvarle la vida ofreciendo a cambio de su libertad la excarcelación de numerosos guerrilleros condenados. Sin embargo, sus carceleros de la narcoguerrilla de las FARC prefieren llevarla de un lado a otro por la selva con la evidente intención de seguir regateando como auténticos piratas. Es indudable que el destino de esta valerosa senadora franco- colombiana está más que nunca en manos de sus secuestradores y que, por desgracia, la condición moral de éstos se ha rebajado a la altura de las peores alimañas. Resulta lamentable que haya todavía quienes apoyan políticamente a una organización que se ha convertido en una mafia, despojada de todo principio, que igual trafica con drogas que con uranio o con la vida de seres humanos. Por el bien de Colombia, en estos momentos es necesario que la comunidad internacional apoye sin fisuras al presidente Uribe frente a este desafío inaceptable. No queda ya ningún resquicio para dudar de que las autoridades de Colombia no pueden hacer absolutamente nada más para facilitar la liberación de Ingrid Betancourt. La vida de la rehén ha estado siempre solamente en manos de sus secuestradores, igual que hoy. Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera PROMESAS Y TIPOS DE INTERÉS AS campañas electorales son pródigas en promesas retóricas. Hay candidatos que piensan que los ciudadanos son políticamente tan inmaduros que se dejan engañar con fruición. Otros, más sofisticados y leídos en teoría de la elección pública, piensan que simplemente no les compensa estudiar con detenimiento el detalle de las ofertas y se quedan con la música de fondo de los programas. Los magos de la comunicación subrayan la necesidad de hacerse oír en el fragor de la batalla, de captar la atención de los electores con ocurrencias que roben titulares. Sea como sea, lo cierto es que la campaña socialista estrenó un nuevo género de promesas económicas, las que se refieren a cuestiones sobre las que el Gobierno no tiene competencia alguna y, por lo que estamos viendo, tampoco conocimiento. Teníamos un precedente con la promesa de bajar el precio de la vivienda el año 2004, promesa de la que sin duda se estarán arrepintiendo, dada la debacle del sector. Pero este año Zapatero se superó a sí mismo: tras el éxito del Partido Popular en situar la crisis económica en el centro del debate- -éxito que luego no supo rematar con un programa anticrisis riguroso y creíble- el candidato socialista aseguró que la inflación bajaríaya en marzo y los tipos de interésen primavera, promesas que han resultado completamente equivocadas, erosionan la credibilidad el Gobierno y amenazan con provocar un grado elevado de intervencionismo económico. La inflación ha subido al 4,4 por ciento en febrero y todas las previsiones apuntan a que se va a mantener por encima del 4 por lo menos hasta octubre. La media del año no estará lejos de esa cifra, aunque la previsión oficial es que esta variable se sitúe cerca del 2. Y todo ello a pesar de la fortísima apreciación del euro, que, como sin duda sabe el presiente, tiene un efecto antiinflacionista considerable. El problema no está en que el Ejecutivo prometiera un imposible a sabiendas, con ser esto grave, sinoque, en vezdeaplicar laspolíticas correctasparareducir las presiones inflacionistas- -liberalización de mercados, fomento de la competencia, desindexación salarial- parece creer que se trata de crear observatorios, intervenir la fi- L jación de precios y meter presión política a las empresas para que no se atrevan trasladar costes a precios. Una receta para una crisis más larga e intensa. El futuro de los tipos de interés es aún más preocupante, porque la campaña lanzó al vicepresidente Solbes, en unas declaraciones impropias de su experienciay autoridad, a aventurar quehabían tocado techo y caerían en primavera. Han subido y pueden volver a hacerlo. El euríbor a un año- -el que más afecta al ciudadano medio, pues la mayoría de los créditos hipotecarios lo usan como referencia- -subió al 4,736 y está en máximos anuales. El tipo a tres meses, que mide las tensiones deliquidezen elmercado interbancario, también está en máximos, a pesar de las nuevas inyecciones de liquidez del BCE, que suman ya 150.000 millones de euros. Trichet lo ha dejado claro: el objetivo prioritario del BCE es devolver la inflación a la senda del 2 por ciento; esa es su mejor contribución al crecimiento. Y dadas las tensiones de precios en alimentos y materias primas, las presiones salariales en Alemania y Francia y la evolución del mercado del petróleo, alcanzar ese objetivo no permite pensar en bajadas de tipos. Más aún, el gobernador del Banco alemán ha comenzado a preparar al mercado para una subida después del verano, una vez que se recuperen las tensiones financieras y se haga evidente el impacto inflacionistadela lluvia demillones con laquelosbancos centrales intentan facilitar la superación de los problemas bancarios. La ligereza política puede dar frutos electorales, pero la falta de seriedad y rigor en el tratamiento de los temas económicos puede pasar factura. Una economía como la española, que por su elevado nivel de endeudamiento internacional depende de la confianza de los inversores internacionales para la superación dela crisis económica y la recuperación del crash inmobiliario, no puede permitirse promesas alegres y engañosas. La credibilidad es un bien escaso cuyo valor es máximo en tiempos de crisis. El presidente del Gobierno en funciones debería saberlo y evitar seguir confundiendo a la opinión pública. Tiene una excelente oportunidad para ello reconociendo la seriedad de la situación en el debate de investidura. EMBRIONES Y BIOÉTICA a creación de embriones híbridos mediante la fusión de células humanas y animales ha suscitado una fuerte polémica en el Reino Unido. El Gobierno laborista impulsa este proyecto de ley, pero Gordon Brown- -ante las dudas planteadas por algunos de sus ministros- -anuncia libertad de voto para los diputados de la mayoría, como también ocurre en los partidos conservador y liberal- demócrata. Aunque se justifica por razones terapéuticas y por la ayuda a las técnicas de fertilidad, el proyecto suscita objeciones muy razonables en amplios sectores de la sociedad británica y no sólo entre los católicos, como algunos pretenden con una perspectiva ideológica al servicio de sus intereses. La investigación científica no puede ser ajena a los principios morales. La mezcla de células humanas y animales conlleva una significativa alteración de las señas de identidad biológica que debe ser analizada en profundidad por los expertos en bioética. La escasez de donaciones y las hipotéticas ventajas para curar el Parkinson o el Alzheimer no son razones suficientes a la hora de abrir la puerta a un experimento cuyo control nadie puede garantizar. Es falso presentar el debate como un conflicto entre la ciencia y la religión. Muy al contrario, la genuina investigación científica exige el respeto a la dignidad intangible de la persona, base de todas las doctrinas humanistas a lo largo de la Historia. L FUNCIONARIOS DISCRIMINADOS A huelga de funcionarios de la Administración de Justicia no transferidos a las comunidades autónomas subió ayer de nivel con la tercera manifestación de los huelguistas en Madrid, contra la actitud del ministerio que dirige, en funciones y en precario, Mariano Fernández Bermejo. Además, el paro ha iniciado ya la octava semana y las consecuencias empiezan a ser muy graves por la paralización de miles de pleitos y la suspensión de innumerables vistas y señalamientos. No parece exagerado el plazo de un año previsto para poner al día todos los expedientes afectados por la huelga. El Gobierno ha de ser consciente de que tiene una posición debilitada en este caso. Por un lado, los huelguistas se apoyan en un dato objetivo contra el que es difícil argumentar: la discriminación salarial que sufren frente a los funcionarios transferidos a las autonomías. Es una huelga que afecta muy negativamente al funcionamiento de la Justicia, pero, al mismo tiempo, cuenta con una opinión pública favorable, incluso entre la judicatura. Por otro lado, la figura del titular de Justicia es perjudicial para el Gobierno a la hora de eludir sus responsabilidades políticas por la prolongación de los paros. El ministro Fernández Bermejo asumió desde el comienzo de su mandato un papel bronco y atizador, por lo que no puede repre- L sentar, en sí mismo, ningún papel que exija dotes de moderación y negociación. Al contrario, sus manifestaciones sobre la baja productividad y el absentismo de los funcionarios, como propaganda subliminal contra los huelguistas, demuestra sus escasas dotes para la conciliación. Sería sensato aparcar todos estos reproches oportunistas y contraproducentes y centrar la resolución del conflicto en la homogeneidad de retribuciones y condiciones para todos los funcionarios de unos mismos cuerpos nacionales. Este dato conviene no ser pasado por alto a la hora de valorar cómo está incidiendo la fragmentación territorial del Poder Judicial en su organización interna. La Justicia precisa muchas reformas en el orden material, como lo demuestran las reivindicaciones de los funcionarios que están en huelga desde hace dos meses, pero también un impulso político que abarque todos los frentes procesales, judiciales y de gobierno interno. La primera legislatura de Rodríguez Zapatero sólo se interesó por la Justicia para convertirla en una prolongación del poder político, y a este fin sirvieron las reformas del Ministerio Fiscal, del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional. Mientras los hechos no demuestren lo contrario, la segunda legislatura puede ser más de lo mismo, o aún peor. El inicio no está siendo nada alentador.