Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sábado 29 de Marzo de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.705. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany DISCRIMINACIÓN POSITIVA omo todas las discriminaciones, la que se ejerce en favor de la mujer para erradicar la violencia machista está dando lugar a prejuicios y abusos. Vengo de España, donde me cuentan mis amigos que ya ni se atreven a subir en un ascensor con una chica por miedo a que la tal ande apurada y finja una agresión que le reporte un cumquibus. Algunos ex maridos salen a tres arrestos por semana. Me hablan de uno, en concreto, que ya lleva contadas cincuenta y tantas noches a la sombra, sin sombra de motivo. Hombres a los que esposan sus esposas con menos cardenales que objetivos. Como el mundo, a lo que llevo visto, no es un tablero de malvados alfiles y damas virtuosas, resulta que hay más finas estrategias de las que nuestras leyes se imaginan: señoritas dispuestas a dejar a sus gallos sin una sola pluma les dan el jaque mate con la punta del dedo. A cualquier ordenanza que suene positiva hay quien sabe sacarle el negativo. Proteger a los débiles es prueba de progreso, pero empieza a tener una carga diabólica. Eso a lo que llamamos presunción de inocencia no puede, en este empeño, ser un conmutador alternativo. El día en que la mujer sea dueña de su vida, sobrarán los entierros y leyes de fortuna. Sobrarán los cobardes asesinos y sobrará, también, la picaresca. Ni somos almas puras, ni somos un objeto, las mujeres. Sólo una dignidad bien compartida hará de los dos sexos un mismo ser entero. Si es que estamos hablando de personas, hablemos de derechos. Que todas las denuncias se investiguen, las culpabilidades se demuestren y las culpas probadas se castiguen. Soy mujer, pero exijo para el hombre esa misma justicia que pretendo. C Las últimas palomas mensajeras de la Sección Colombófila del Ejército de Tierra ABC El Ejército jubila a sus palomas El avance de las tecnologías provoca el cierre del último palomar militar de España, tras siglo y medio de romántica historia. Será entregado definitivamente a la Federación Española de Colombicultura ISABEL IBÁÑEZ n sencillo y corto acto sólo para militares acabó ayer de golpe y porrazo con siglo y medio de historia. Fue en Pozuelo de Alarcón (Madrid) donde tiene su base el Regimiento de Transmisiones 22. Un coronel del Ejército pronunció las palabras de despedida, agradeciendo el servicio prestado y recordando que las nuevas tecnologías están invadiendo el mercado. Las palomas ya no son lo que eran. Los cinco integrantes de la ya desaparecida Sección Colombófila del Ejército de Tierra soltaron las 300 aves mensajeras que entrenan y miman, alguno de ellos desde hace once años, y éstas, obedientes y disciplinadas como un soldado más, volaron juntas a casa, al palomar militar de El Pardo. La última misión. Hoy serán entregadas definitivamente a la Federación Española de esta disciplina. El Correo adelantó en exclusiva el pasado diciembre esta noticia, que finalmente se ha hecho realidad. El Ejército, inmerso en un proceso de remodelación, tiene palomas mensajeras desde 1879, cuando creó su primer palomar en Guadalajara. En 1920 se trasladó a su sede actual de El Pardo, en Madrid. De éste dependían otros secundarios diseminados por todo el país que han ido desapareciendo paulatinamente, hasta hace un par de años, cuando cerró el penúltimo que quedaba, el de Sevilla. Alguien podría pensar que es mal augurio esto de que el Ejército jubile a sus palomas. O a los superiores no le gustan las plumas o corren malos tiempos para el romanticismo. Los responsables de la Sección Colombófila, que ya esperan nuevo destino, reconocían en aquel artículo de hace tres meses su pena por la clausura. Decían no entender que el Ejército no tenga hueco para cinco militares y 300 pájaros. Porque están convencidos de que, en caso de destrucción de las comunicaciones, la única manera de enviar mensajes sería en las patas de esos animales. Además, destacaban la labor de captación que realizaban en muchos colegios, donde los niños veían así una cara amable del Ejército, alejada de tanques y bombas. Ayer no hubo declaraciones. Y no habrá más palomas condecoradas, como la 46.415 que reposa disecada en el Museo del Ejército. Corría 1937, en plena Guerra Civil. 200 guardias civiles sublevados estaban sitiados en el Santuario de la Virgen de la Cabeza, en Jaén, junto a 1.200 personas. Aguantaron 256 días el asedio de los republicanos gracias a las palomas que les conectaban con el Gobierno Militar de Córdoba y suministraban información sobre cómo hacerles llegar alimentos. La 46.415 fue herida de bala y cayó. Arrastrándose llegó a su destino, entregó el mensaje y murió. Si hoy levantara la cabeza... U