Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL SÁBADO 29 s 3 s 2008 ABC Las razones de Hillary Clinton Pese al cúmulo de predicciones sobre su derrota a cámara lenta frente a Barack Obama, la senadora insiste en que todavía tiene posibilidades de ganar la nominación del Partido Demócrata POR PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. El reñido camino que Hillary Clinton debe completar para convertirse en la nominada presidencial del Partido Demócrata se ha estrechado notablemente en los últimos días. Hasta el punto de que un cúmulo de predicciones, análisis y admoniciones insisten en sentenciar el final de su candidatura. Pero, a pesar de este clima de derrota a cámara lenta, ella insiste en que todavía no se ha cerrado del todo su camino hacia la Casa Blanca, pese a que Barack Obama se encuentre a la cabeza en número de victorias por estados (27 frente a 14) votos acumulados (700.000 de ventaja en un total de 26 millones) y delegados electos (1.621 frente a 1.488 según las últimas cuentas de la agencia Associated Press) De campaña en Pensilvania, escenario de la próxima gran primaria convocada para el 22 de abril, Hillary ha reconocido que existe una presión atmosférica para que abandone el pulso con Obama y permita al Partido Demócrata cerrar filas, como ya ha logrado hacer el Partido Republicano con John McCain. Ayer mismo, el senador demócrata por Pensilvania, Bob Casey, anunció su apoyo a Obama. Pero la senadora argumenta que sus seguidores le repiten, no abandones, sigue, estamos contigo Respaldo que, a su juicio, le sienta muy bien porque tiene todas las intenciones de hacer precisamente eso: seguir planteando batalla durante los próximos tres meses. Sin embargo, la persistencia de Hillary se ha topado la semana pasada con la decisión por parte de Michigan y Florida de no celebrar nuevas primarias. Lo que supone que los comicios ya celebrados en esos Estados- -y cuyos resultados favorecieron a la senadora- -seguirán siendo nulos para el Partido Demócrata por haberse colado sin permiso dentro del comprimido calendario electoral. El equipo de Hillary insiste en que la senadora es todavía una candidata viable pese a todo. Su plan de ataque pasa por conseguir una sustancial victoria en Pensilvania y suficientes votos en la decena de primarias restantes para limar la ventaja obtenida hasta ahora por Barack Obama en voto popular. Situación que permitiría defender su candidatura ante los 350 superdelegados (altos cargos del partido) que todavía se encuentran en la columna de indecisos. Según Mark Penn, el principal estratega de la campaña de Clinton, en estos momentos no es una cuestión meramente matemática Ya que los superdelegados deberían considerar quién creen que puede ganar las elecciones generales y quién es mejor para el bien del país y el bien del partido Entre estos argumentos, y de cara al sistema indirecto que abre las puertas de la Casa Blanca, la ex primera dama insiste en que ella ha ganado en un número mayor de estados grandes- -como Ohio, Nueva Jersey o California- que van a resultar cruciales en las presidenciales de noviembre. En sus esfuerzos para reiterar la idea de que la candidatura de Hillary no está acabada, su campaña está lanzando diarios recordatorios sobre lo prematuro de empezar a escribir obituarios políticos. En un reciente y extenso memorando, el equipo de la senadora insiste en que dentro de un proceso marcado por docenas de giros inesperados y cambios, las previsiones audaces deben ser contempladas con una saludable dosis de escepticismo Con todo, Howard Dean, el presidente del comité nacional del Partido Demócrata, ha empezado a poner una fecha tope para este pulso. Insiste en que todos los superdelegados deberían pronunciarse antes del 1 de julio y que es hora de asumir que alguien va a perder con un 49,8 por ciento de votos. Milicianos del Ejército del Mahdi armados con lanzagranadas tomaban ayer posiciones en Basora AP La ONU alerta sobre una grave crisis humana en Basora Bush califica la batalla como un momento decisivo para Irak mientras las tropas de EE. UU. se ven arrastradas a la contienda MIKEL AYESTARÁN ENVIADO ESPECIAL AMMÁN. Los treinta mil hombres del Ejército iraquí que combaten desde el martes en Basora no pueden doblegar al Ejército del Mahdi. Ni el apoyo aéreo de EE. UU. ni el respaldo logístico de los británicos, ni el refuerzo de miembros de la milicia chií rival, las Brigadas Badr, han sido capaces de acabar con la resistencia de los seguidores del clérigo chií Muqtada Al Sadr. Según los medios locales, sus hombres conservan el control sobre los barrios de Al Timimiyah, en el centro de la ciudad, y Al Hayaniyah, Al Qibla y Khamsa, en plena carretera de unión con Bagdad. Después de varias jornadas enarbolando un discurso cerrado a soluciones dialogadas, el primer ministro, Nuri Al Maliki- -que dirige personalmente esta operación, bautizada como Asalto de los Caballeros -decidió ampliar el plazo de su primer ultimátum, que expiraba hoy, al próximo 8 de abril y ofrecer a los insurgentes la posibilidad de entregar sus armas pesadas y ligeras a cambio de una recompensa Una fórmula ya empleada en el pasado reciente, con escasos resultados. Las fuerzas armadas iraquíes no terminan de superar su primera gran prueba de fuego en solitario. Por primera vez desde el inicio de la batalla de Basora las fuerzas estadounidenses se vieron involucradas ayer en la contienda entre chiíes. En Bagdad, un helicóptero disparó sobre un grupo de milicianos, mientras que aviones de EE. UU. bombardearon posiciones del Mahdi en el puerto de Basora. El presidente de EE. UU. George W. Bush afirmó ayer que la ofensiva miliciana contra el ejecutivo de Al Maliki representa un momento definitivo en la historia de Irak y definió la situación en el país árabe como peligrosa y frágil No hay datos oficiales sobre el número de bajas, pero las agencias sitúan los muertos por encima de los cien y el número de heridos cercano al medio millar. Además de Basora, los combates se han extendido por barrios de Bagdad como Ciudad Sadr, o las ciudades de Kut, Diwaniya, Hilla o Karbala. El Gobierno se ha visto obligado a decretar el toque de queda en medio país, incluida la capital. El efecto resulta dramático en Basora, donde los testimonios recogidos por periodistas locales advierten de la crisis humana que se avecina debido a la situación de guerra abierta en las calles. Sin agua, luz, ni electricidad, también empiezan a faltar medicinas para los enfermos crónicos que no pueden acceder a los hospitales y los precios de los alimentos se han disparado. Véronique Taveau, portavoz de Unicef, denunció que cunde la preocupación por la degradación de la situación humana en Basora Debido al toque de queda, dijo, es imposible que los trabajadores humanitarios distribuyan la ayuda que tanto necesitan los habitantes, y el acceso al agua potable es particularmente crítico Los analistas locales coinciden en realizar una lectura política de la ofensiva de Maliki quien, debido a la gravedad del momento, decidió enviar a su número dos a la Cumbre Árabe que se está celebrando en Damasco. Diferentes medios seguidores de Al Sadr consideran la operación como una maniobra preelectoral del Consejo Supremo Islámico para liquidar al sadrismo en el sur del país antes de los comicios de octubre El Consejo Supremo Islámico, gran aliado de Estados Unidos, está encabezado por el ayatolá Abdul Aziz Al Hakim, quien estos días exige el desmantelamiento del Ejército del Mahdi, y cuenta con un brazo armado- -las Brigadas Badr- -que están tomando parte activa en la operación. Hasta el 1 de julio Acceso al agua potable crítico Adiós a Michigan y Florida La campaña de Clinton recalca que ha ganado en mayor número de grandes estados decisivos El primer ministro, Al- Maliki, ofrece a la desesperada dinero a cambio de armas a las milicias chiíes