Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 29- -3- -2008 Raúl Castro autoriza el uso de móviles a los cubanos... que los puedan pagar 27 Francia no se opone a los contactos directos con Hamás E. SERBETO BRDO (Eslovenia) Los ministros de Asuntos Exteriores han constatado que la situación en Gaza constituye la expresión de un fracaso de todos las políticas que se han propuesto hasta ahora, y algunos países parecen estar dispuestos a abrir la puerta a posibles contactos directos con Hamás, a pesar de que se trata de una organizaicón reconocida como terrorista. El ministro francés Bernard Kuchner ha sido por ahora el único que ha hablado claramente de esta posibilidad, alentado por la opinión que ha expresado- -con matices- -Tony Blair, el ex primer ministro británico que actualmente es el representante del cuarteto Javier Solana, sin embargo, aclaró que la UE no ha cambiado su política en este campo, aunque fuentes diplomáticas europeas aseguraron que se habla de la posibilidad de que llegado el caso los egipcios puedan colaborar como intermediarios. El filme contra el Corán desata más ira en Occidente que en los países musulmanes El diputado holandés que lo produjo irá a juicio por usar las caricaturas de Mahoma LAURA VILLENA SERVICIO ESPECIAL. BRUSELAS. La publicación de la película contra el Corán realizada por el diputado holandés de extrema derecha Geert Wilders ha despertado finalmente más reacciones oficiales de condena en el mundo occidental que en los países musulmanes o entre las comunidades islámicas que viven en suelo europeo. Desde que fue publicada la noche del jueves, sólo Irán, Pakistán e Indonesia han manifestado su malestar, mientras los musulmanes residentes en Holanda llamaban a la calma, dando ejemplo en el paraíso de la libertad de expresión. La película no deja de ser un collage en el que durante quince minutos se intercalan el recital de versos del Corán con imágenes del 11- S, de los atentados de Madrid y Londres y del maltrato a la mujer musulmana. En ningún momento aparecen en Fitna (Caos) como Wilders ha bautizado a su cortometraje, escenas como la quema del Corán u otras más agresivas que habrían supuesto una verdadera ofensa para la comunidad musulmana. El Gobierno holandés esperaba lo peor de un diputado polémico que se mueve por La Haya rodeado de guardaespaldas y está amenazado de muerte por sus continuos agravios a los musulmanes y al islam. Sin embargo, el simple aunque no por ello menos provocador cortometraje exhibido, apenas se ha ganado las críticas de asociaciones musulmanas y de tres Gobiernos que lo han tachado de engañoso irresponsable y de encender el odio contra el islam El silencio de la comunidad musulmana durante el día de ayer lo dijo todo. Los musulmanes arraigados en Occidente saben que la película no puede ser interpretada como algo más que una salida de tono aislada que no se puede atribuir a una sociedad, sino a uno de los 150 diputados que se sienta en el Parlamento holandés. Pero sobre todo ha dejado en evidencia el miedo que las democracias occidentales demuestran cada vez con más frecuencia a que opiniones tan aisladas y tan alejadas de ser compartidas por el conjunto de la Imagen del cortometraje en el que se recoge a una de las víctimas de los atentados de Madrid sociedad puedan acabar en tragedia. La inmediata declaración que el primer ministro holandés, Jean Peter Balkenende hizo en holandés y en inglés la noche del jueves tras la emisión de la película para aclarar que el Gobierno no comparte las ideas de Wilders, dejó patente el temor de los holandeses a revivir capítulos como la muerte del cineasta Theo Van Gogh, que en 2004 murió tiroteado por un musulmán que no soportó las críticas de Van Gogh al maltrato de la mujer musulmana. La prensa y los comentaristas holandeses coincidían ayer en que la reacción de Balkenende durante el último mes ha sido exagerada e incluso algo amateur por algo que al final ha sido mucho más light de lo que se esperaba. Wilders llegó a decir ayer que el Gobierno debería avergonzarse por las continuas excusas presentadas durante los últimos meses y lanzó un bravo a los musulmanes que, según él, se han comportado en esta ocasión con más responsabilidad que el propio primer ministro. Nadie descarta tampoco que el propio Wilders haya re- AFP cer una plataforma para eliminar controversias, crisis, hablar de diálogo, de política, de todos los problemas y por lo tanto no boicotear. Nosotros no estamos a favor del boicot en absoluto Solana ha insistido en que él mantiene su determinación a acudir a las ceremonias de apertura, como miembro de la familia olímpica que soy desde las de Barcelona 92 pero también de seguir esperando acontecimientos. Las diferencias de sensibilidad cuando además se está a miles de kilómetros del lugar donde están sucediendo las cosas pueden ser terriblemente acusadas. Y si no que se lo digan al ministro Kuchner, que cuando se disponía a responder a la corresponsal de una televisión china pensando que estaba interesada por la cuestión del posible boicot a los Juegos Olímpicos, se encontró con que de lo que quería preguntarle era del efecto causado por la presencia de Carla Bruni en la visita de Estado de Sarkozy a Gran Bretaña. Visita que, por cierto, la periodista china describió como real para alimentar la confusión del ministro de la República francesa. bajado el tono del film a última hora y que secuencias como la última- -en la que aparece la famosa viñeta de Mahoma con un turbante en forma de bomba a la que en la película se le prende la mecha- -hayan sido cortadas para evitar daños irreparables. De momento, el uso de esta caricatura le va a costar a Wilders el primer juicio. Su autor, el danés Kurt Westergaard, no está dispuesto a prestar sus dibujos sin permiso y para hacer interpretaciones libres del islam que sacan a la caricatura de contexto y ha anunciado que demandará a Wilders por violar su propiedad intelectual. Hans Erntzinger, profesor de Inmigración de la Universidad de Rotterdam justifica el temor que ha mostrado Occidente ante la publicación de la película y afirma que la sociedad occidental tiene miedo a reacciones incontrolables de los dos lados, tanto de los musulmanes como de autóctonos La libertad de expresión que tanto se ha evocado estos días siempre ha conocido límites dice el profesor. Primera demanda Geert Wilders AFP Geert Wilders lanza un bravo a los musulmanes por la calma mantenida ante la película, mientras el Gobierno insiste en que no hace más que enardecer el odio