Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 29- -3- -2008 25 Una sociedad que presume de sus políticas sociales debería proteger a los más indefensos Francisco Gil Hellín s Arzobispo de Burgos y miembro de la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida Considera un serio fallo que la sociedad proteja con graves sanciones un huevo de águila o una cría de lince pero desproteja al hijo en el seno de su propia madre s El servicio a la vida es una obligación moral que las administraciones públicas deben apoyar -El lunes 31 de marzo celebraremos por primera vez, por decisión de los obispos (en la Asamblea Plenaria del mes de noviembre de 2007) la Jornada de la Vida de manera independiente de la Jornada de la Familia. ¿Por qué? -En realidad, esta no es la primera, sino la VII Jornada. La primera fue en 1996, para sumarnos a una iniciativa de Juan Pablo II. En 2002 se empezó a celebrar juntamente con la Familia. Pero ante la gravedad de los ataques a la vida y la extensión en nuestra sociedad de ciertos signos de la cultura de la muerte, hemos considerado necesario recuperar esta Jornada que es una llamada a la conciencia de los cristianos y de todos los hombres que valoran la vida humana. ciado la despenalización de una práctica gravemente inmoral y deshumanizadora, contraria al sentido común y a la ley natural. También hemos denunciado constantemente los abusos y las irregularidades. Cuando los obispos alertamos a la sociedad de la dinámica de multiplicación de los abortos se nos descalificó. Cuando alertamos de la incidencia sobre las rupturas familiares por el divorcio exprés también se nos criticó. Bien, que consulten los datos y las estadísticas. Francisco Gil Hellín AVELINO GÓMEZ ABC Sistach alerta sobre una legislación cada vez más alejada del cristianismo L. D. MADRID. El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluis Martínez Sistach, lamentó que la legislación civil esté cada vez más alejada del humanismo cristiano durante su discurso inaugural de la III Convención de Católicos y Vida Pública, que se celebra desde ayer en la Universitad Abat Oliba en la capital catalana. Para Sistach es necesario intensificar los esfuerzos en la educación católica de los jóvenes para formar auténticos cristianos lo que debe suponer un enriquecimiento espiritual de la sociedad ya que éstos harán que las comunidades se configuren más de acuerdo con sus raíces cristianas y las instituciones estén impregnadas de valores evangélicos El encuentro, centrado en las raíces cristianas de Cataluña, contará hoy con tres mesas redondas en las que se debatirán cuestiones como la aportación del cristianismo en la cultura catalana y la transmisión de la cultura en la enseñanza Asimismo, el presidente de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y gran canciller de esta universidad, Alfredo Dagnino, impartirá esta tarde una conferencia titulada Educación para la Ciudadanía. Retos y desafíos Entre los asistentes, también figuran el presidente de Ecristians, Josep Miró i Ardèvol, y el rector de la universidad, Josep María Alsina. El encuentro será clausurado con una misa presidida por el obispo auxiliar de Barcelona, Joan Carrera. -Según los últimos datos, más de 100.000 abortos se produjeron en España en 2006, un 10 por ciento más que en el año anterior. ¿Cómo valora usted este incremento? -El presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, incluye en su programa electoral promover una reflexión sobre la actual ley del aborto y la posibilidad de modificarla con el fin de garantizar la equidad en el acceso a esta prestación sanitaria ¿Cómo valora usted esta iniciativa? tible, con una historia y un destino únicos. Una vida que tiene que ser acogida, respetada y amada. Teniendo en cuenta esto, y después de lo que hemos visto en la televisión sobre los abortos de Morín, iniciativas como estas se califican por sí mismas. -El aumento del número de abortos y la conmoción que ha producido en la sociedad la noticia sobre prácticas abortivas ilegales y los métodos utilizados para ocultarlas ¿tiene que ver con la ley de aborto en vigor? ¿Por qué no se cumple con la normativa? -Los obispos españoles, desde que comenzó en España hace más de 25 años el debate sobre la ley del aborto, hemos denun- -Muy negativamente. Este incremento del aborto en España, que es el mayor del mundo, es uno de los más graves síntomas de una sociedad profundamente herida. Una sociedad que presume de sus políticas sociales y de defender a los más débiles debería empezar, para ser coherente, por proteger a los más indefensos y dependientes de todos. -En primer lugar, permítame que le corrija. El aborto no es una prestación sanitaria, sino un acto contra la medicina. Toda persona es persona por pequeña que sea, aunque sólo pueda ser vista por el microscopio en sus primeros momentos. Los obispos lo hemos recordado en nuestra nota para la Jornada: en su constante progreso, la ciencia afirma cada vez con más fuerza que desde la fecundación tenemos una nueva vida humana, original e irrepe- El aborto es una práctica deshumanizadora, contraria al sentido común -Acaba usted de señalar algo fundamental: hay un serio fallo en la sociedad, que protege con graves sanciones un huevo de águila o una cría de lince, pero desprotege al hijo en el seno de su propia madre. Las leyes deben proteger y promover la vida humana, pero es sobre todo la sociedad la que debe rechazar el aborto, proteger a los niños no nacidos y a sus madres. Es fundamental ofrecer alternativas y ayuda concreta a las madres. Este servicio a la vida es una obligación moral, que las administraciones públicas deberían de apoyar mediante subvenciones a las asociaciones que trabajan en este campo, y promoviendo ellas mismas instituciones de acogida a las mujeres, sabiendo que siempre hay una víctima mortal, que es el aborto. ¿En qué falla la sociedad y los gobiernos para que las mujeres vean en el aborto una salida? ¿Cuál debe ser el rol de los católicos y el de la Administración?