Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es SÁBADO 29- -3- -2008 ABC El juez que debió encarcelar al asesino de Mari Luz se escuda en la falta de medios La Junta elude su responsabilidad y dice que no dicta sentencias s La Fiscalía afirma que el pederasta iba al juzgado cada 15 días A. F. DE CASTILLEJO M. BENÍTEZ SEVILLA. El asesino de Mari Luz tenía que estar hace dos años en prisión y, por tanto, nunca debió cometer el crimen que ha teñido de luto España. Y no estaba encarcelado, simplemente, porque hubo un fallo masivo del sistema judicial: del juez del caso, del fiscal, del secretario judicial, de los funcionarios e, incluso, de la propia Audiencia de Sevilla, que ha demostrado una descoordinación aterradora, de la que los jueces acusan al poder político por la falta de medios y el poder político a los jueces, que son quienes dictan las sentencias El resultado es que la sociedad ha perdido la confianza en la Justicia y tardará tiempo en recuperarla. Porque hay antecedentes: Olga Sangrador, Leticia Lebrato, las niñas de Alcácer o Rocío Wanninkhof y Sonia Carabantes también pagaron con su vida errores judiciales y de seguridad. Y en todos ellos hay otro nexo: eran delincuentes sexuales en libertad. A día de hoy, con Mari Luz muerta, con los hermanos Del Valle en la cárcel, y con la mujer de Santiago en un psiquiátrico, la cuestión es saber hasta qué punto ha fallado el sistema y qué hace falta para que no se repita. Y la realidad es que el sistema ha fallado de cabo a rabo y que, como dice el juez decano de Sevilla, Federico Jiménez Ballester, lo más grave es que puede volver a pasar Para averiguar estos extremos ayer estaban en Sevilla dos inspectores del CGPJ, uno de ellos investigando el Juzgado número 1 de lo Penal, del que es titular Rafael Tirado, y el otro a la misma Audiencia de Sevilla. De momento, quien se perfila como principal culpable, o al menos como cabeza de turco de una situación que el CGPJ ha calificado de fallo clamoroso es el juez Rafael Tirado, titular del Juzgado de lo Penal 1 de Sevilla, quien en 2002 condenó a Santiago del Valle a dos años y nueve meses de cárcel por abusos sexuales contra su hija y a su mujer, Isabel García, a 15 meses de internamiento por consentirlo. Hasta ahí todo fue bien, pero el fallo en cadena comienza cuando la Audiencia tarda casi tres años en resolver el recurso de apelación que plantean contra la sentencia Del Valle y su mujer. En esos tres años, como la pena queda en suspenso hasta que la sentencia sea firme, sigue en libertad y tiene la posibilidad de abusar de otra niña de 9 años, vecina, a la que acosa, besa y manosea en la escalera de su casa. Este abuso le cuesta otra condena de dos años en 2004, pero de nuevo queda en libertad puesto que al juez, también de Sevilla, no le constan antecedentes de abusos a menores del condenado porque la anterior condena no era firme. Y de una en otra Santiago sigue libre y puede irse a Gijón a acosar a una adolescente. La Audiencia resuelve rechazando la apelación de Del Valle y su mujer en diciembre de 2005. Dos meses después, en marzo de 2006 el juez Tirado firma, por fin, la orden de ingreso en prisión. Y junto a ello, el juzgado emite una orden de averiguación de domicilio que no es igual a una orden de busca y captura, ya que de la primera sólo tiene conocimiento la Policía Judicial mientras que de la segunda lo hubieran tenido todos los Cuerpos de Seguridad. A continuación, quien provoca un nuevo retraso es la Fiscalía que recibe en octubre de 2007 una notificación en la que el juzgado le informa del paradero desconocido del acusado, pero no responde hasta el pasado 19 de marzo, hace sólo diez días y cuando Mari Luz ya estaba muerta, pidiendo orden de detención. Curiosamente, a las tres de la tarde del jueves, la orden de busca y captura de Santiago del Valle no había llegado, segun fuentes policiales. Ayer el juez Rafael Tirado Máquez, visiblemente afectado, aseguraba que siempre actuó con celeridad y achacaba lo ocurrido al volumen de asuntos que tramita y los retrasos También el fiscal El juez Rafael Tirado, presunto responsable del despropósito en la oficina judicial. De hecho insistía en que la funcionaria encargada del caso estuvo cinco meses de baja sin que fuera sustituida pese a que así lo pidió- -sólo disfrutó tres días de una sustituta- y recordaba que su juzgado tramita 600 casos entre sólo tres funcionarios. Precisamente alguno de estos últimos afirmaba ayer que la baja no había sido determinante en lo sucedido. Tirado Márquez, al que ayer pusieron escolta policial, aseguró que desde que dictó en enero de 2006 auto de cumplimiento de pena, nadie le había dado cuenta del procedimiento y que la dirección de la oficina judicial la lleva el secretario. Tirado Márquez descartó sentirse responsable y cree muy grave que se asocie de forma diabólica el retraso con la muerte de la niña En cualquier caso, Tirado Márquez, que este fin de semana elaborará un informe para el CGPJ, cree que aunque el criminal hubiera ingresado en prisión en 2003, ya habría cumplido la pena y estaría libre. Y recordó que no es el único juez que ha tenido causa con este individuo. De hecho también tramitaron casos del presunto asesino el juez Francisco Guerrero, candidato a decano, y la jueza Esperanza Jimenez. Mientras, la Fiscalía de Sevilla remitió ayer sendos informes a la Fiscalía General y al fiscal Superior de Andalucía al detectar la existencia de un defectuoso control en la tramitación de la ejecutoria contra Del Valle. La fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, reveló ayer en rueda de prensa que Del Valle se había estado presentando regularmente los días 1 y 15 de cada mes en un juzgado, en cumplimiento de las medidas cautelares que le impuso el Juzgado de Instruc- No sólo ha quedado en entredicho la totalidad de la Audiencia de Sevilla, sino que se ha instalado la sensación de que la confianza en la Justicia está bajo mínimos Informe de la Fiscalía El caso estuvo paralizado y fuera de control admiten desde el CGPJ C. M. P. M. MADRID. Si el juez sabía que la funcionaria encargada de las ejecutorias estaba de baja, debería haber discriminado casos. El tipo de delito no es para ir al cajón, por mucha acumulación de sentencias que hubiera han señalado fuentes judiciales a ABC. Las causas con presos, como ocurría con Santiago del Valle, se tendrían que haber repartido entre el resto de funcionarios o bien el juez debería haber encomendado al secretario judicial que velara por ellas- -continúan fuentes del Consejo General del Poder Judicial- El fiscal tampoco actuó con diligencia; tendría que haber impulsado el proceso. En dos años no se ha dictado auto de prisión ni orden de busca y captura, lo que indica que este caso ha estado paralizado y fuera de control. Es un escándalo y la justicia queda muy dañada Pese al corporativismo habitual y a que los jueces consultados reconocían la profesionalidad de Rafael Tirado, existe un claro malestar. No hizo lo que tenía que hacer y a su vez eso provocó que el segundo juez también se equivocara por desconocimiento La comisión disciplinaria del CGPJ se pronunciará en breve, ya que el plazo máximo son dos meses, pero este caso se considera prioritario.