Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 s 3 s 2008 Medio Ambiente CIENCIAyFUTURO 89 Canadá aumenta la cuota de crías de foca en la nueva campaña de caza que comienza hoy Hasta mediados de abril se acabará con la vida de 275.000 mamíferos marinos ARACELI ACOSTA MADRID. Un año más, miles de focas morirán en la helada costa que cubre el golfo de San Lorenzo, en Canadá. Los cazadores preparaban ayer sus embarcaciones en las Islas Magdalena para acudir puntualmente hoy a la apertura de la veda en el sur del golfo y en el estrecho de Belle Isle (entre Québec, Terranova y Labrador) que este año concluirá a mediados de abril y que se saldará con la muerte de 275.000 animales. Aunque la crueldad de la matanza es igual en todas partes, la zona de caza que genera una mayor controversia es la de San Lorenzo puesto que es accesible a observadores y activistas contrarios a esta cacería. Con el fin de intentar lavar la imagen de esta próxima campaña de caza, que ya ha recibido las críticas no sólo de organizaciones conservacionistas sino también del comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, que ha tachado esta campaña de inhumana el departamento canadiense de Pesca y Océanos, el mismo que fija las cuotas y la apertura de la veda, ha marcado nuevas reglas para la cacería. A saber, que los cazadores se aseguren antes de despellejar al animal de que está realmente muerto- -y no sólo inconsciente tras los palos recibidos en la cabeza o el más o menos certero disparo- cortando las arterias bajo sus aletas. Unos matices que no han servido para apaciguar las voces de los conservacionistas, sino todo lo contrario, pues supone un reconocimiento del atroz sufrimiento añadido que han tenido que soportar los animales durante el momento de la caza. Una matanza además que se ceba con los más pequeños, las crías de menos de tres meses de vida de focas arpa y encapuchada. Son más fáciles de matar y su piel es más apreciada en el mercado. En el año 2006, la cotización estaba entre 50 y 70 euros por unidad, a lo que hay que sumar lo que se obtiene por la venta del aceite. Sin embargo, las autoridades canadienses insisten en que la industria está en crisis para aumentar la cuota. La de este año, 275.000 animales, es superior a la del año pasado en 5.000, pero inferior a la de otros años, como las 335.000 que se mataron en 2006. Y es que el cambio climático se convirtió el pasado año en aliado de estos graciosos mamíferos. La presión desplegada por las organizaciones conservacionistas por la escasez de hielo debido a los efectos del calentamiento global en el Atlántico noroccidental llevaron a las autoridades canadienses a reducir la cuota de caza. Y es que esa falta de hielo empujaba a las crías hacia el océano antes de tener la fuerza necesaria para nadar grandes distancias. Rebeca Aldworth, de la Sociedad Protectora de Animales de Estados Unidos, señalaba Escasez de hielo Una cría de foca arpa fotografiada esta semana en el golfo de San Lorenzo (Canadá) entonces que un amplio porcentaje de crías de foca nacidas en el noroeste atlántico están muriendo a medida que su hábitat es destruido. No podemos permitir que los supervivientes de este desastre ecológico sean masacrados después para producir artículos de moda El último informe científico sobre la extensión de hielo en el Ártico no deja lugar a dudas de los devastadores efectos en esa zona de la subida de las temperaturas. En nueve de los últimos once años la capa de hielo siempre se sitúa por debajo de la media desde los años 70. Un panorama que no encaja con las cifras aportadas por el Gobierno canadiense, que fija en 5,8 millones los ejemplares de focas en la actualidad, tres veces más que en los años 60. Según el Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW) desde 1995 la cuota de caza ha ido aumentando, a la vez que el hielo ha ido disminuyendo progresivamente. Sin embargo, es también el cambio climático el que sirve de excusa al Gobierno canadiense y a las comunidades de AFP El Gobierno de Canadá ha puesto nuevas reglas: este año los cazadores deberán asegurarse de que el animal está muerto antes de despellejarlo cazadores para defender los ingresos adicionales que les reporta la matanza de focas, pues los stocks de bacalao han menguado por la sobrepesca y el calentamiento, que hace que los bancos de peces se muevan a otras zonas más frías. Las cifras que reportó el sacrificio de 335.000 focas en 2006 explican este rentable negocio: 12,7 millones de libras. Todo ello cuando los propios científicos del departamento de Pesca canadiense han afirmado que la población de focas arpa está en declive, según ha denunciado el Fondo Internacional para el Bienestar Animal Cifras que al parecer no han sido suficientes para evitar que a partir de hoy se repitan las escenas de hombres armados con arpones y palos, golpeando hasta la muerte a estos seres indefensos que, a menudo, ni siquiera intentan escapar. Un millón no lo han logrado en los últimos tres años: la mayor matanza de mamíferos marinos de la Tierra. La mayor matanza Los rusos no renuncian a la caza en Groenlandia Los cazadores rusos no renunciarán a la tradicional matanza de miles de crías de foca en Groenlandia, pese a la campaña protagonizada por diversas personalidades de la cultura contra esta práctica medieval, informa Efe. Esta no es sólo una forma de ganarse la vida sino parte de la cultura del pueblo Pomor, en la que participan anualmente varios miles de personas afirmó en un comunicado el Comité Estatal de Pesca de Rusia. Cada año por estas fechas los cazadores pomores que viven en las costas del mar de Bárents y el mar Blanco Crías de menos de tres meses aprovechan el inicio de la primavera para cazar por espacio de dos semanas a los recién nacidos cachorros de foca que yacen indefensos sobre los témpanos de hielo. El Comité Estatal de Pesca defiende esta práctica al considerar que no amenaza la supervivencia de la especie y contribuye a mantener el equilibrio del ecosistema marino. En el comunicado aseguran que alrededor del 30 por ciento de las focas mueren antes de cumplir un año de vida, por lo que es mucho más humano matarlas cuando son cachorros Este argumento es rechazado de lleno por los ecologistas, mientras que el sector peletero asegura que la demanda de piel de foca ha caído en los últimos años. Más información sobre la caza de focas: http: www. ifaw. org