Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28- -3- -2008 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 87 El francés Scott de Martinville logró grabar sonidos dos décadas antes que Edison Inventor del fonoautógrafo, registró en papel ahumado en marzo de 1860 algunos acordes de una conocida canción popular JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El primer hombre que grabó sonidos audibles, y reproducibles ciento cincuenta y un años después, fue un francés, Édouard- Léon Scott de Martinville (1817- 1879) que patentó su invento, el fonoautógrafo, veintiocho años antes de que el estadounidense Thomas Alva Edison (1847- 1931) el inventor del fonógrafo, grabase el conocido oratorio de Haendel que era, hasta ayer mismo, la primera grabación de música conocida de la historia. Han sido un grupo de investigadores, también norteamericanos, quienes han permitido establecer por métodos científicos, por vez primera, que fue el francés el primer hombre que grabó sonidos, audibles y reproducibles, anticipándose al norteamericano que suele figurar en todas las historias de la arqueología de la grabación de sonidos como el inventor del fonógrafo, lejanísimo antecesor de las actuales tecnologías de grabación y reproducción de música, voces, sonidos. Desde hace más de un siglo parecía establecido que las primeras voces humanas grabadas y reproducidas mecánicamente por Edison fueron las notas del Mary had a little lamb seguidas de una rudimentaria grabación de un oratorio de Haendel, también obra de Edison. Sin embargo, tras varios años de rastreo siguiendo pistas bien establecidas, un grupo de arqueólogos de la grabación de sonidos del Lawrence Berkeley National Laboratory, de California, descubrió hace unas semanas, en París, una grabación muy anterior. Eran apenas diez segundos de una canción célebre, Au Clair de la Lune registrada en París, el 9 de abril de 1860, por ÉdouardLéon Scott de Martinville, a través de un artilugio patentado por su inventor el 25 de marzo de 1857, en París, con el nombre de phonautographe fonoautógrafo. El aparato ideado por Scott de Martinville, construido con la ayuda de un fabricante de instrumentos musicales, era lejanamente semejante a lo que ya bien entrado el siglo XX serían los discos de vinilo, pero en papel ahumado. Según las descripciones convencionales, el fonoautógrafo consistía en una suerte de gran bocina o auricular ligado a un diafragma, en piel, que dirigía las vibraciones acústicas a un estilete o aguja grabadora que las iba registrando en un papel ahumado. Ese papel se iba enrollando en un disco o tambor rotatorio. Scott de Martinville patentó y llegó a fabricar varios fonoautógrafos, vendidos a diversas instituciones científicas. Pero, paradójicamente, estaba convencido que su invención no estaba llamada a reproducir música. A su modo de ver, su artilugio debía servir sólo para transformar en texto escrito un discurso leído o unas frases cantadas. Historiador de la estenografía, él mismo, Scott de Martinville concebía su fonoautógrafo como un aparato de estenografía sumamente perfeccionado. Siglo y medio más tarde, los investigadores californianos han recobrado alguna de las grabaciones de Scott de Martinville, y han podido escuchar y volver a grabar, con técnicas de nuestro tiempo, diez segundos de la canción Au Clair de la Lune Samuel Brylawski, antiguo director de grabaciones históricas de la Librería del Congreso de los Estados Unidos, resume de este modo en el diario The New York Times los descubrimientos de los investigadores californianos: Se trata de una revelación histórica: Scott de Martinville fue el primer hombre que consiguió grabar sonidos, voces humanas, música, audibles y reproducibles siglo y medio más tarde En vida, Scott de Martinville intentó en vano el reconocimiento nacional e internacional. En París, sus trabajos no llegaron mucho más allá de la curiosidad patentada, sin gran interés industrial ni comercial. El inventor del fonoautógrafo sí estuvo al corriente de los inventos muy posteriores de Edison y se consideraba copiado e injustamente relegado. Pero sus reclamaciones no tuvieron mucho eco ni repercusiones. A juicio de los investigadores del Lawrence Berkeley National Laboratory, el descubrimiento de Scott de Martinville no desmerece en absoluto los descubrimientos personales de Edison, un genio indiscutido e indiscutible. Se trata de un trabajo anterior, original, francés, parisino, que hace retroceder en veinte años la historia de la primera grabación de voces humanas. El inventor del fonoautógrafo era un obrero tipógrafo, librero y escritor francés. Escribió crítica literaria, una historia de la estenografía, un estudio inédito sobre novelas de caballería y un ensayo literario sobre Francia y las Américas. Toda su obra se realizó en un barrio parisino indisociable de sucesivas generaciones de emigrantes y desterrados españoles. El fonoautógrafo se inventó a cincuenta metros de la residencia parisina de Simón Bolívar, a menos de un kilómetro de distancia del último hotel parisino de don Francisco de Goya y Lucientes, camino del destierro definitivo, en Burdeos. Más información sobre la investigación: http: www. lbl. gov Una revelación histórica Transformar en texto escrito Su inventor estaba convencido de que el fonoautógrafo sólo conseguía grabar, pero no reproducir Martinville se consideró plagiado por Edison e injustamente relegado por sus contemporáneos Estilete grabador SCOTT DE MARTINVILLE, PADRE DEL FONOAUTÓGRAFO Papel ahumado Aguja lectora Membrana Esta cancioncilla popular francesa fue el primer registro sonoro de la historia Limitador de velocidad Tambor giratorio Dispositivo de emisión del sonido Selector de altura Peso para accionar el tambor Manivela El fonoautógrafo registró el 9 de abril de 1860 la primera grabación sonora, por medio de la huella impresa por un estilete sobre un papel ahumado instalado sobre un cilindro. Investigadores de Berkeley han demostrado que aquella grabación puede ser reproducida