Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 VIERNES deESTRENO VIERNES 28 s 3 s 2008 ABC CARTA AL DIRECTOR Toni García QUERIDO JAMES... ecién salido de La noche es nuestra (a mí me hubiera gustado más llamarla La noche nos pertenece pero bueno) me siento como una de esas pelotas de Nivea en invierno, metida en el armario, deshinchada, nostálgica de esos días en los que corría por la playa con niños pateándome la epidermis. Parece mentira que una película que arranca tan fuerte, tan caliente, tan rotunda como ésta, pueda acabar perdiendo tal cantidad de aire en tan poco tiempo. Dos horas no deberían dar para tanto (o para tan poco, depende de cómo se mire) Debo reconocer, James, que quizás mi desengaño se debe a la saturación a la que estamos sometidos todos los incautos que nos movemos en el ámbito del cine, habituados a ver sombras de Shakespeare, Chéjov, Godard y Hammet en cada esquina. Por ese mismo motivo, la historia de dos hermanos con puestos fronterizos a ambos lados de la ley acaba por aburrirme, porque suena en mis oídos el eco de la película que vi antes de ayer, como si esto fuera una batidora de fotogramas en la que todo acaba por saber igual. Es cierto, la escena inicial con Eva Mendes R James Gray estrena hoy en España La noche es nuestra Anteriormente dirigió largometrajes como Cuestión de sangre (Little Odessa) y La otra cara del crimen buscando guerra en el sofá y el prólogo musical de sexo convexo ayudan al ínclito espectador a entrar en materia, y la actriz está que rompe- faltaría más- pero empiezo a tener un problema personal con Joaquim Phoenix y su perpetua tormenta emocional; y el personaje del- -por otro lado esplendido- -Mark Whalberg me parece haber cruzado la calle desde Infiltrados sin ni si- quiera cambiarse la corbata. Dicho esto, sólo me queda agarrarme a la perfecta banda sonora y a la esperanza de que la historia se desarrolle por derroteros inesperados, lo cual- -obviamente- -sólo sucede en los sueños húmedos de los aficionados al séptimo arte. No te digo que sea una mala película, James, Dios me libre. Al menos se intuyen (y a veces hasta se huelen) los buenos propósitos y tienes en nómina al incomparable Robert Duvall, un tipo al que no le hace fal- ta ni soltar los diálogos: basta con que los piense, un par de gruñidos y a casa. Además la acción está muy bien resuelta y el diseño de producción es fantástico, espectacular... Pero ya sabes, cuando uno empieza a hablar de una película diciendo: los títulos de crédito son la bomba es que va algo va mal. Aún así, y porque me gustó Little Odessa creo que tienes algo ahí que saldrá en el momento justo. ¿Vale, James? Tú sigue intentándolo. Saludos. James Gray (en el centro) con Joaquin Phoenix durante el rodaje de La noche es nuestra ABC