Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 s 3 s 2008 Joyas del cine VIERNES deESTRENO 85 EL NAVEGANTE EE. UU. 1924 Título original: The Navigator Dirección: Donald Crisp y Buster Keaton Intérpretes: Buster Keaton, Kathryn McGuire, Frederick Vroom LOCOS DEL AIRE EE. UU 1939 Título original: The flying deuces Dirección: A. Edward Sutherland Intérpretes: Stan Laurel, Oliver Hardy, Jean Perkin, Reginald Gardiner LAS MINAS DEL REY SALMONETE EE. UU 1949 Título original: África Screams Dirección: Charles Barton Intérpretes: Bud Abbott, Lou Costello Buster Keaton, en una escena de El Navegante que él mismo codirigió y protagonizó La risa es cosa seria Consiga el próximo domingo, al comprar el periódico ABC, una nueva entrega de la colección Joyas del cine, que incluye las películas El navegante Locos del aire y Las minas del Rey Salmonete completamente gratis POR LUIS CONDE- SALAZAR INFIESTA A los tres años de edad Joseph Francis Keaton (1895- 1966) ya andaba sobre las tablas en el espectáculo de vodevil que sus padres representaban allá por las profundidades de los Estados Unidos. Su especialidad eran las caídas, los revolcones y las situaciones catástróficas en las que los escenarios parecían haber sido devorados por un huracán. Si bien aquellas labores eran ya impropias para un niño- -sus progenitores tuvieron que responder varias veces a las preguntas de la Policía sobre el estado de salud de su retoño- -este, lejos de parecer incómodo en aquel ambiente, se sentía bien a gusto, como si supiera que había nacido para estar ileso de por vida. En la misma compañía hacía su espectáculo esporádicamente el gran mago escapista Harry Houdini, quien además de ser el padrino de la criatura fue quien le puso el apodo de Buster Destructor Había nacido un mito, Buster Keaton, el actor cómico de cine mudo más popular de su época junto a Harold Lloyd y Charles Chaplin. Cara de palo como fue llamado por su calculada inexpresividad, protagonizó un número importante de joyas del celuloide, entre ellas El navegante The navigator un film de 1924 codirigido por el propio actor. En esta película Keaton interpreta al indolente hijo de un millonario incapaz de ponerse los pantalones por los pies que tras ver a una pareja de recién casados por la ventana de su mansión decide contraer matrimonio ese mismo día e ir de viaje de novios a Honolulu. Pero su novia, hija de otro hacendado, le contesta que no, claro. Por una serie de equívocos los dos serán los únicos ocupantes de un transatlántico que termina en la deriva de alta mar. Inoperantes en la vida pero despabilados ante la adversidad, la pareja termina convirtiendo el barco en una plataforma de sofisticada tecnología en la que la mecánica sustituye a la mano humana para cocer un huevo o hacer un café. Todo entre hilarantes situaciones de las que demuestran que el humor es una cosa muy seria. Una producción terriblemente costosa para la época que debía ajustarse a las solicitudes de Keaton y que incluía tomas submarinas y planos secuencia en los que no se podía permitir ni el más mínimo fallo. El director de la película, Donald Crisp, dijo que si había alguna forma cara de rodar, Buster la encontraría. De un cómico solitario a una pareja inolvidable que hizo reír a sucesivas generaciones de e s p e c t a d o re s de todo el mundo: la formada por el estadounidense Oliver Hardy y el inglés Stan Laurel, Laurel Hardy, llamados en España El gordo y el flaco, protagonista de un buen lote de películas memorables entre la que está, por supuesto, esta desternillante Locos del aire The flying deuces que también se llamó aquí Legionarios de pega El iluso Oliver, de visita con su amigo en París, se queda prendado por los encantos de la bella hija de un posadero. Ante la negativa de ésta al matrimonio, decide suicidarse y convence al sentimental Lau- rel para que ponga fin a sus días con él. Pero en el último momento deciden alistarse, como método para curar las penas, en la Legión Extranjera francesa, en un destino del desierto del norte de África. Una vez allí, incomodados por el bajo sueldo y las sucias tareas, deciden huir. Guiños a los Hermanos Marx (Stanley toca el arpa con las cuerdas de una cama del calabozo) y todo un despliegue de gags de los que hacen época. Para terminar otra pareja, la formada por el serio y ambicioso Bud Abbott y el torpe gordinflón Lou Costello, un dúo que se inició en la radio, donde cosechó sus mayores éxitos, y que terminó protagonizando más de una treintena de peículas, como África Screams Las minas del Rey Salmonete en la que ambos, libreros, terminarán por una serie de disparates convertidos en integrantes de un safari que oculta la verdadera intención de la búsqueda de un tesoro de diamantes. Como curiosidad, decir que en este trabajo aparecieron interpretándose a sí mismos dos personajes muy conocidos de la época en Estados Unidos: el empresario circense y domador de fieras Clyde Beatty y el aventurero y cazador Frank Buck. Búsqueda de un tesoro En la película Las minas del Rey Salmonete el famoso cazador Frank Buck se interpretó a sí mismo El actor Buster Keaton fue conocido como Cara de palo por su calculada y graciosa inexpresividad