Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 VIERNES deESTRENO VIERNES 28 s 3 s 2008 ABC (Viene de la página anterior) nista da pie a una poderosa imagen onírica: los idílicos jardines de Alderdi Eder poblados por ciudadanos zombis que le asesinan con su mirada. Otro ejemplo son los rituales gastronómicos, la sucesión de comidas y cenas que salpican el metraje. Aparecen mercados, mesas y barras de bar lujuriosas de viandas. Estas son las últimas kokotxas que te vas a comer le espetan al profesor, sin que nadie de su cuadrilla oiga nada. El director nos recuerda así que la gastronomía es una religión en el País Vasco, y la religión y la muerte siempre están muy cerca La barbarie más primitiva en medio de un oasis de hedonismo, la refinada expresión culinaria de una sociedad avanzada. Gutiérrez Aragón confía en que la sombra de la pistola no se proyecte sobre el plato de txangurro Buen amigo del llorado Ernest Lluch, el director de El La película describe, asegura Manuel Gutiérrez Aragón, su director, un comportamiento colectivo aberrante caballero Don Quijote ha nutrido su fábula de un sustrato documental. Los libros del pe- riodista José María Calleja han dibujado el paisaje de fondo; Juan María Bandrés le descubrió la golosa figura verídica de un activista que sufrió un traumatismo craneal mientras intentaba hacer volar unos camiones y quedó amnésico. La triste realidad se colaba en el rodaje. Empapaba de verdad el celuloide. A veces, el equipo se cruzaba con Raúl Guerra Garrido, paseando con su sempiterno escolta. Un juego de espejos. Todos estamos invitados describe un comportamiento colectivo aberrante en palabras del cineasta. Muestra que la amenaza de ETA no sólo consigue que miremos para otro lado, sino que ha logrado la desaparición de símbolos y actitudes comunes al resto de España. Día a día, de forma callada pero continua. Por eso se escucha tantas veces en los diálogos el término carcelero español Las conversaciones de txoko en el filme dicen más sobre este país que mil discursos políticos. Sólo los cobardes arreglan las cosas con una pistola Óscar Jaenada s Actor, protagonista de Todos estamos invitados tecía un personaje tan interesante como el de un etarra. -No lo sé. Supongo que como en todas las películas. Yo he dicho que no a muchas. -Ha habido actores y técnicos que declinaron participar. El cineasta Iñaki Arteta, que acaba de concluir su documental El infierno vasco ABC Jaime Rosales e Iñaki Arteta, otras dos miradas sobre ETA El ganador del Goya por La soledad ha rodado Un tiro en la cabeza y Arteta ha concluido El infierno vasco ABC MADRID. El cine español ha posado su mirada sobre uno de los principales problemas que padece nuestro país desde hace décadas: el terrorismo de ETA. No es un asunto que se haya tratado con profusión, aunque sí hay varios filmes de muy distinta naturaleza y punto de vista: desde Operación Ogro que recreaba el asesinato de Carrero Blanco, hasta Días contados en que Imanol Uribe hacía vivir a un etarra una apasionada historia de amor, pasando por Yoyes de Helena Taberna; A ciegas de Daniel Calparsolo, o el polémico documental de Julio Médem La pelota vasca Iñaki Arteta firmó hace tres años un valiente documental, Trece entre mil en el que le daba la palabra a las víctimas del terrorismo etarra. En declaraciones a Alfonso Armada, el cineasta aseguraba que en tiempos difíciles, lo más fácil es mirar hacia otro lado y añadía que estos tiempos exigen tomar postura. Estar en el medio me parece que no es el sitio donde tenía que estar Arteta vuelve ahora a abordar la cuestión con una película de significativo título, El infierno vasco En ella presenta tres historias de otros tantos ciudadanos vascos que se vieron obligados a abandonar su tierra: un profesor de ética que se alejó de su hijo tras un intento de asesinato, para subsistir sin domicilio fijo; un sacerdote condenado a muerte por los terroristas y abandonado por sus fieles; y un político local acosado desde hace quince años Son, según Arteta, las otras víctimas los que silenciosamente han tenido que dejar su tierra a causa de la opresiva realidad que se vive en todas y cada una de las localidades del País Vasco La noticia del asesinato de los guardias civiles Fernando Trapero y Raúl Centeno a principios de diciembre de 2007 impresionó a Jaime Rosales, que se puso enseguida a escribir el guión. La película, rodada en San Sebastián con actores no profesionales, está filmada, según ha contado el propio cineasta, con teleobjetivo, y el espectador ve hablar a los personajes, aunque no puede escuchar los diálogos. El actor, que da vida en el filme a un etarra, confiesa que le apetecía un personaje tan interesante como éste y trabajar con Gutiérrez Aragón, aunque reconoce que tuvo dudas a la hora de tocar un tema como éste O. L. B. MADRID. Fue a recoger el Goya de Camarón en Metro, así que Óscar Jaenada no tuvo inconveniente en patear herriko tabernas y en infiltrarse en ambientes abertzales para preparar su personaje. -Yo sólo pude trabajar el personaje con los datos que tenía entonces, y todo lo que ha ocurrido después tampoco me ha sorprendido. -Lo discutí largo y tendido con el director. ¿De qué servía toda la preparación de mi personaje, si en la secuencia número 3 ese etarra ya no sabe quién es? Se trataba de que fuera morboso, de dudar de si Josu Jon aprovecha esa circunstancia para salirse de ETA. Las monjas le dicen que es cristiano y buena persona, mientras sus compañeros le recuerdan que es un gudari. -No sabemos si la amnesia es real o fingida, la excusa perfecta para dejar las armas. ¿Uno se siente poderoso con una pistola en la mano? -Los hombres somos todos iguales, el poder te lo da la pistola. Te hace perezoso, te controla la vida. La pistola es una falta de valentía del hombre. La manera que tienen los cobardes de arreglar las cosas. -Yo ya lo había hecho muchas veces en San Sebastián. Son bares donde vete tú a saber lo que hacen, ni lo sé ni me importa. Yo los veía como sitios donde había cerveza, sin más. Me daban igual las huchas o que me hablaran en euskera. -Durante la tregua, la película se vería con otros ojos. -Se pateó herriko tabernas de incógnito. ¿Dudó al recibir el guión? Trailer de la película en: http: www. elinfiernovasco. com -Siempre hay dudas cuando tocas un tema así. Necesitaba que mi personaje fuera lo más veraz posible. Puse todos los elementos en la balanza, y me convenía. Quería trabajar con Manolo, ya nos habíamos tanteado en más películas y no se había dado la ocasión. Me ape- ¿Qué le gustaría que pasase con el filme? -No sé. Yo interpreto el papel de terrorista, y me tengo que creer mi personaje. Tuve que ser terrorista, y a mí nunca me habían dicho que un terrorista llora o que besa a su madre. Intenté explotar su humanidad.