Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 s 3 s 2008 MADRID 55 Detenida una joven perturbada brasileña por el crimen del iraní de La Moraleja Tomó un taxi, se apeó y apuñaló a otro hombre; el taxista la llevó a la Guardia Civil C. HIDALGO MADRID. Las pesquisas sobre la muerte del ciudadano iraní Manoucher Farhangi, de 81 años, vecino de La Moraleja y fundador del International College Spain (ICS) se ha resuelto de una manera de lo más rocambolesca. Ha sido detenida una mujer con sus facultades mentales perturbadas que, horas después del crimen, presuntamente se bajó de un taxi para apuñalar a otro joven. El conductor del vehículo, al que volvió a subir, la llevó a las dependencias de la Guardia Civil de Tráfico de Leganés. Entró en prisión por la segunda agresión. Ahora se ha sabido que es la supuesta autora de la muerte del iraní. La secuencia de los hechos es la que sigue. La sospechosa, Edislane T. A. brasileña de 24 años y en situación irregular en España, tomó un taxi el mediodía del 19 de este mes. Se dirigió hasta el número 12 de la Cuesta de la Sierra, en La Moraleja (Alcobendas) Era el domicilio de Farhangi, que se encontraba en casa con su esposa. La detenida llamó al timbre, y el octogenario salió a abrir, momento en el que Edislane le clavó un cuchillo en el vientre. Murió horas después en el hospital. Pues bien, la sospechosa escapó, dejando tras de sí un abrigo y sus gafas. Volvió al taxi, y se dirigió hacia el cercano centro comercial Diversia. Los primeros testimonios- -el de la propia víctima, antes de morir- -ya apuntaban a que la autora del asesinato había sido una mujer y se visionaron las cámaras de vigilancia de la exclusiva urbanización por parte del Grupo X de Homicidios. Dos días después, los agentes reciben el aviso de los servicios de seguridad de un centro comercial del municipio: ha estado allí una mujer que daba muestras de un nerviosismo exagerado y que, encima, le ha comprado unos cuchillos. Y así fue. La presunta homicida tomó, al salir del centro comercial, otro taxi. Cuando el vehículo paró en un semáforo, se bajó y apuñaló a un joven que pasaba por allí, y regresó al coche. El taxista, que también desde un primer momento se percató del extraño comportamiento de la mujer, decidió llevarla hasta las instalaciones de Tráfico de la Guardia Civil en el Camino de Leganés. Allí, le contó a los agentes lo ocurrido, y fue arrestada. La llevaron a la comisaría del distrito de Hortaleza. Luego, el juez decretó su ingreso en prisión. Paralelamente, la Policía visionó las imágenes de la salida de Edislane del centro comercial, tras comprar los cuchillos, y sospechó que era ella quien había matado a Farhangi dos días antes. Análisis del abrigo Ahora, la Policía Científica se encuentra investigando el abrigo que se dejó la detenida cuando huía de La Moraleja, por si existen restos de sangre que sirvan de prueba de cargo contra ella en el crimen. En cuanto a la hipótesis que se manejó de que la autora del asesinato fuera una mujer que discutió la noche anterior por una cuestión política con la víctima, ésta ha sido desechada: esa discusión, en un parque de Alcobendas, sí existió, pero no fue con una mujer, como se creyó en un principio, sino con un hombre. Por lo tanto, el móvil político- -Farhangi salió de Irán cuando se produjo la revolución islámica a finales de los años 70- -no fue el que motivó el homicidio. Tras cometer el crimen, la sospechosa acudió a un centro comercial para comprar otros cuchillos