Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28- -3- -2008 Detenida una joven perturbada brasileña por el crimen del iraní de La Moraleja 45 Decálogo personal (e intransferible) de Albert Boadella Extactos de su charla con el escritor, periodista y crítico Javier Villán C. F. MADRID. Conferencia magistral, sí. Pero magistral de humor, de finísima ironía, de caústica, y aunque él insista en todo lo contrario, de buen rollo A las 20.00, el salón de actos de la Consejería de Cultura está abarrotado. Villán le pregunta por las distintas maneras de entender o de hacer el teatro, el poder, o el arte, y Boadella contesta con su decálogo, tan personal como intransferible: 1. Seguir la tradición. Pero con variaciones, sólo faltaba. Nosotros no creamos nada. Sólo iluminamos lo que ha hecho Dios. 2. Ser un inadaptado crónico. 3. Rechazar la fantasía. Mejor la realidad. 4. Acabar con el monopolio de los poetas. Dejan muchos márgenes en blanco en los lados de la página. 5. No telefonearás al que está en el baño. Siempre son los mismos. Hay que tener armonía en la vida. 6. Fomentarás los enemigos. Si son de gran categoría, mejor. 7. Practicar el mal gusto. Nada de seguir modas. En una semana han cambiado. 8. Defenderse de la modernidad. Ha hecho mucho daño. 9. Traicionar periódicamente a la patria y 10. No trabajar nunca, sí jugar. La payasa Abril bromeaba ayer con un usuario del Metro, mientras entregaba los folletos con las más de 105 actividades repartidas por toda la región por una noche tan especial para ellos, y tan positiva para el teatro puntualizaba San Francisco. El teatro, apuntó antes de comenzar la función una sus compañeras de obra, María Jesús Hoyos, está viviendo su edad de oro, no tiene competencia entre los audiovisuales aseguraba. Aunque tampoco tiene la repercusión que tienen otros artes, por ejemplo, si lo comparamos con el cine o la televisión añadía, a su lado, Beatriz Santana. Mauro Muñiz, también actor y compañero suyo remarcaba que frente a tanta imagen, tanta serie de televisión, tanto video, hace falta teatro. Y por estos motivos hay muchas personas que no ha venido nunca al teatro. Gente que cuando viene a vernos se sorprende. Entran en el juego y disfrutan de la energía que se transmite al público, que sólo se da en espectáculos en vivo como este Muñiz recordaba ayer cómo, cuando él dijo a su familia que quería ser actor, le echaron de casa, con dieciséis años. Afortunadamente, el país va perdiendo poco a poco ese tenebroso sentido del ridículo que nos caracterizaba, y que no permitía a los hombres expresar sus sentimientos A pesar del cambio, todos coincidían en resaltar la dificultad de hacer teatro. Tienes al REUTERS público delante, pero por otro lado también es mucho más reconfortante, cosa que no tienes en ningún otro sitio reconocía San Francisco, quien brindó por el público y por muchos años En esta gran fiesta, uno de los grandes ausentes fue, sin embargo, Fernando Fernán Gómez, a quien se le dedicó un homenaje con una lectura dramatizada en el Albéniz de El viaje a ninguna parte