Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 MADRID www. abc. es madrid VIERNES 28- -3- -2008 ABC La ciudad entera fue ayer un gran escenario Las calles de Madrid acogieron anoche por segundo año consecutivo La Noche de los Teatros s La cita, organizada por el Gobierno regional, fue un éxito al que asistieron 100.000 ciudadanos CARLOTA FOMINAYA MADRID. Madrid fue ayer un gran escenario. Una gran tramoya en la que actuaron cerca de 200 actores en más de 100 excitantes actividades, y a la que asistieron, fascinados, según cálculos de la viceconsejera de Cultura y Turismo, Concha Guerra, unos 100.000 espectadores La Noche de los Teatros alzó el telón a las cinco de la tarde en la Real Escuela Superior de Arte Dramático (Resad) donde el dramaturgo Juan Mayorga- -que el pasado mes de noviembre recibió el Premio Nacional de Teatro- leyó el pregón en el que pintó todo lo que vino después. Hoy Madrid es la ciudad más peligrosa del mundo, es la ciudad del miedo, porque esta noche todo puede cambiar gracias al teatro En la Plaza Mayor se han levantado los villanos de Fuente Ovejuna, Celestina vende virgos en Vallecas, Don Juan busca muerte en Chamberí, y Edipo huye del destino por Gran Vía, sin saber que su padre le espera en Callao, mientras que Ofelia camina sonámbula hacia el estanque del Retiro describió. Después, avisó al joven público asistente: Hoy se dan por buenas las mentiras, así que es una buena noche para buscar el amor. Hoy Madrid abre sus puertas, hoy Madrid es mala de guardar. Lo único que se prohíbe hoy es vestir de amarillo Se ha decretado un estado de excepción, en el que cada uno jugará a ser otro Quien no se crea capaz de hacerlo solo que no se inquiete, pues un dramaturgo le asistirá. Lope, Calderón, Valle, Lorca, se han reunido hoy en el Café Gijón a escribir los personajes para guiar nuestros pasos Incluso invitó al alcalde a participar, al que dijo que le buscaba un vladimir o un estragón y al Rey, al que animó a ser un anarquista en la Noche de los Espejos Cóncavos Tras el pregón de Mayorga, el actor Juan Manuel Cifuentes, antiguo alumno de la Resad, subió al escenario para interpretar Homenaje a los cómicos, a los actores un texto de Pedro Víllora que recibió una gran ovación por parte de los jóvenes estudiantes de la escuela presentes. Todos ellos, futuro de la escena, planeaban una noche sin fin, tal y como avanzaba Mayorga. Era el caso de Alberto Frías, de 21 años, alumno de gestual de la Resad, que pensaba pasarse toda la noche despierto Bajo estas expectativas comenzó una tarde de fiesta en Madrid, en la que hubo de todo y para todos. Una iniciativa puesta en marcha un año antes por Santiago Fisas, consejero de Cultura y Turismo, en la que no sólo hubo actuaciones en los 44 teatros que en esta segunda edición se sumaron a la convocatoria. Dramaturgos de la talla de Itziar Pascual, José Ramón Fernández, Ignacio García May o el propio Víllora y otros muchos estrenaron anoche textos inéditos también en nuevos espacios como el Museo del Prado, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Metro, o los escaparates de FNAC. En estos últimos, el artista Nico Baixas estrenó su especial montaje de teatro gestual: Gos- Com- Fuig, más raro que un perro verde llegando a paralizar la ya de por sí transitada Preciados. Escuelas de teatro y espacios innovadores tampoco podían faltar en esta fiesta. En ellos se ofrecieron perfomances y obras de teatro alternativas. La Casa de los Jacintos se decantó por una parrillada poética y en el Espacio Menos 1, la artista italiana Clara Graziolino ofreció una instalación sobre el silencio. Pero quizás una de las acciones más aplaudidas fue la de sacar el teatro al aire libre. Varias plazas de la capital se convirtieron, así, en escenarios de propuestas artísticas destinadas al público joven, como el Templo de Debod, que ayer acogió un espectáculo de hiphop y breakdance o la Plaza de Dalí. En esta última fueron los niños más pequeños los protagonistas del pasacalles de Circ Pànic, de los títeres de los Titiriteros de Binéfar y has- Prohibido vestir de amarillo El poder tocar el teatro en la calle es la mejor manera de perder el reparo y de tomarle el gustillo Uno de los grandes ausentes fue Fernando Fernán Gómez, a quien se le dedicó un emotivo homenaje Niños protagonistas ta de un concierto en el que se interpretaron canciones infantiles que entusiasmaron a niños y a padres casi por igual. Esta es la mejor manera, decían los mayores, de acercarles a la cultura. El poder tocar el teatro en la calle es la mejor manera de perder el reparo, de familiarizarse, de tomarle el gustillo a esto explicaba la mamá de Alex y de Clara, de 5 y 7 años respectivamente. Des- pués de tanta consola y tanta tele, así ven que hay también otras maneras de pasarlo bien decía. Más tarde, en el Teatro Maravillas los intérpretes del montaje Misterioso Asesinato en Manhattan -versión teatral del filme de Woody Allen- -y que protagonizan Quique San Francisco, Cristina Solá y Beatriz Santana brindaron con vino de Madrid Juan Carlos Pérez de la Fuente Director teatral CONTAMINAR ESPACIOS a noche de los teatros celebró ayer su segunda edición coincidiendo con el Día Mundial del Teatro. Se trata L de acercar las artes escénicas a todos los públicos. Para ello, no solo invitamos a ver los espectáculos que están en la cartelera; también, y esto es quizá lo más importante, salimos con nuevas propuestas a las calles y plazas, bajamos al metro o rompemos el silencio de los museos. Todo vale en esta noche mágica y hasta el frío y la lluvia se convierten en espectadores y son teatro. Hay que felicitar a los responsables de la Comunidad y animarles a seguir contaminando espacios, que es una ma- nera de seducir públicos. Las artes escénicas, los teatros, tienen que entrar en los bancos- -sí, que nadie se escandalice- -y en los hospitales, y en las cárceles, también en las redacciones de los periódicos, en los cuarteles o en las emisoras de radio. Hay que abrir los telediarios, volver a los atrios de las iglesias, entrar al Parlamento, al Senado, a la Asamblea de Madrid. Hay que tomar los despachos de los políticos, las fábricas, los aeropuertos, las estaciones. Hacer teatro en las casas particulares, en los mercados, en los consejos de direc- ción. El mundo convertido en un teatro. Seamos valientes y juguemos. Seamos niños una vez al año. Ah, y también hay que ser generosos y animar a la gente a subirse a un escenario. ¿Se imaginan a nuestros políticos interpretando a Calderón o a Shakespeare, o enfundados en unas mallas bailando en una coreografía de Carmen Werner? Si este milagro sucediera, les puedo asegurar que nuestra clase política sería más humana, más divertida y menos envarada. Y es que el teatro nunca será el arte de la mentira.