Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL VIERNES 28 s 3 s 2008 ABC La OTAN y el futuro En la cumbre de Bucarest se habrá de hablar con más seriedad que hasta ahora sobre el deterioro que la Alianza sufre en sus principales campos de batalla. En Afganistán, los aliados están en guerra y los líderes europeos no se lo quieren decir a sus ciudadanos bemos ciertas e integradas en el sistema de seguridad común. Que Ucrania y Georgia hayan manifestado su deseo de entrar en la OTAN pone en evidencia que muchos países se consideran amenazados por veleidades imperiales o chantajes. Quienes no creemos en el determinismo histórico sabemos que todo, absolutamente todo, es susceptible de empeorar y deteriorarse. Hasta la tragedia. Y somos conscientes de que el optimismo histórico es voluntarismo, fruto hoy ante todo de la ignorancia de nuestros líderes políticos y la quiebra de nuestra percepción del riesgo y voluntad de defensa. El siglo pasado no nos ha dado mejor y más trágica lección. Cincuenta años de paz en Europa occidental no impidieron las matanzas de los años noventa en los Balcanes. Medio siglo de próspera tranquilidad en Europa después de la guerra franco- prusiana no evitaron la Gran Guerra. Las dos frívolas décadas de entreguerras dieron paso a Auschwitz. Retorno al presente. Las amenazas que se ciernen sobre las sociedades libres no proceden solo del exterior. Pero también de allí. Por eso, en la cumbre de la OTAN se habrá de hablar con más seriedad que hasta ahora sobre el deterioro que la Alianza está sufriendo en sus principales campos de batalla. En Afganistán, la OTAN está en guerra y los líderes europeos no se lo quieren decir a sus ciudadanos. Así no se puede ganar una guerra. Allí nos jugamos la existencia de la OTAN. Si en Irak las deslealtades entre Washington y ciertas capitales europeas fueron mutuas, con el trágico resultado evidente, en Afganistán la OTAN no puede perder una guerra que había ganado hace cuatro años. Londres, París y Berlín, parecen conscientes de ello y dispuestas a incrementar su presencia militar. Pero sólo un frente común de la OTAN- -quizás durante décadas, tantas como los norteamericanos pasaron en Europa durante la guerra fría- -puede crear en Afganistán y en la región una situación de estabilidad en la que los aliados se vean reforzados, los enemigos disuadidos y los titubeantes convencidos. La corriente islámica que se opone a la yihad violenta es poco eficaz Maher Al- Charif, especialista en pensamiento árabe en Damasco pasiones de uno mismo, y contra el demonio. El problema es que en la actualidad no existe una definición única. Hermann Mejor titular así que especular sobre el futuro de la OTAN porque éste es más incierto que nunca ahora, en vísperas de la cumbre de la Alianza Atlántica que se celebrará la próxima semana en Bucarest. Todo es muy paradójico en estos tiempos cada vez más convulsos. Los grandes éxitos del pasado no son discutibles. La Alianza logró imponerse a los intentos de agresión y coacción por parte del Pacto de Varsovia y a sus enemigos internos. Consiguió integrar bajo su paraguas de seguridad solidaria a países deseosos de colaborar en la defensa de unas libertades para ellos recién adquiridas. Sin embargo se aleja en el pasado aquella pujanza y esperanza clara y firme de los años noventa en los que la OTAN, la unión político- militar de las sociedades libres del hemisferio norte, se manifestaba como triunfadora de la Guerra Fría y garante de la senda segura por la democracia y la libertad. Para quienes vivimos la Rumania de Ceaucescu y conocimos las repúblicas bálticas soviéticas antes de 1991- -la aterrorizada postración de sus gentes ante la tiranía- el mero hecho de que se celebre una cumbre de la OTAN en Bucarest, como hace dos años en Riga, capital de Letonia, nos genera la misma emoción que a rumanos y a letones entonces. Que en la agenda de la Cumbre de Bucarest se plantee el ingreso de Albania- -aquella cárcel bunquerizada estalinista hasta hace tan sólo tres lustros- y las dos repúblicas ex yugoslavas de Croacia y Macedonia, demuestra que es aún inmenso el poder de atracción de esta alianza cuyo sentido y vocación está en la defensa común de las libertades. Con la UE, la OTAN será la principal garantía de que los Balcanes Occidentales logran esa estabilidad, convivencia y cooperación tan improbables entre sus vecinos orientales- -búlgaros, rumanos, húngaros y eslovacos- -y que hoy sa- POR BORJA BERGARECHE FOTO ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Resulta difícil arrancar a este historiador palestino nacido en Siria una respuesta que no sea un mensaje empaquetado específicamente para una audiencia occidental. Maher Al- Charif, profesor de pensamiento árabe en el Instituto Francés de Oriente Próximo de Damasco, explicó el miércoles en Madrid- -invitado por Casa Árabe- -las conclusiones de su último libro sobre la evolución de uno de los conceptos claves del mundo contenporáneo, la yihad. -La violencia es parte fundamental del yihad para un sector del mundo islámico. Sin embargo, dentro del Islam existe otra corriente neorreformista que se opone al recurso a la violencia, un fenómeno novedoso que no tiene reflejo en los medios de comunicación occidentales, y que aún es poco efectivo dentro de las sociedades musulmanas. -Por dos tipos de causas. Hay causas objetivas, como son las políticas de predominio de las potencias occidentales... -La política del Gobierno israelí de impedir una solución justa al conflicto palestino- israelí y la política de la Administración Bush en Oriente Próximo. Son las que facilitan que en el mundo árabe- islámico se escuchen más las voces radicales que propugnan el rechazo del otro, encerrarse en sí mismas e impedir una apertura. -Sí, claro. Esta corriente reformista no ha sido capaz de llevar a cabo una revolución cultural sobre la manera de entender la religión en las sociedades musulmanas. Pero este fenómeno interno no puede aislarse de condicionamientos externos, como el colonialismo. Otro factor propio es la falta de libertades en algunas sociedades musulmanas. ¿Qué relación hay entre yihad y recurso a la violencia? ¿Por qué? ¿Por ejemplo? El ingreso de Albania, Croacia y Macedonia demuestra que es aún inmenso el poder de atracción de la Alianza ¿Qué es la yihad? -Proviene del vocablo árabe yuhd que significa esfuerzo. En los libros de derecho islámico tradicionales, existían tres tipos de yihad: el yihad contra los infieles, contra las ¿Y no hay causas internas, propias al mundo musulmán? ¿Quién les escucha? ¿Y no hay un fracaso colectivo del mundo musulmán? ¿O todo es culpa de la CNN? AP -Su audiencia es todavía limitada. Si me pregunta cómo se puede fortalecer su posición, le diría que es tanto responsabilidad suya como mía. De la misma manera que los medios occidentales se centran en los vídeos de Bin Laden, podrían hacerlo también en los discursos de estos reformistas, y así darlos a conocer. Mumia, más lejos de la silla eléctrica Un tribunal de apelación federal de Estados Unidos ordenó ayer la revisión de la condena a muerte de Mumia Abu- Jamal, antiguo miembro de las Panteras Negras y símbolo de la campaña global contra la pena capital. El juicio en San Francisco por el asesinato de un policía en 1981 levantó en su día protestas en todo el mundo -No, no. Estoy convencido de que se trata de un problema que es nuestro y que nosotros, los musulmanes, debemos solucionar sin buscar pretextos fuera a los que achacar nuestros puntos débiles.