Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN VIERNES 28 s 3 s 2008 ABC CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Mal empezamos la legislatura El diputado del PNV Josu Erkoreka no ha comenzado con buen pie. Insultar no suele ser una buena táctica para acometer una nueva legislatura. Quizás este desahogo emocional se deba a los funestos y aciagos resultados obtenidos por el PNV en las últimas elecciones, que han dejado secuelas en el ánimo de sus dirigentes. José Bono ha recibido un adjetivo poco sutil, cabestro duro calificativo para uno de los dirigentes del PSOE menos disonantes de la escena política, si no es por su persistente j que genera su dicción lingüística. A ello Bono ha contestado con un elegante lo que es seguro es que yo no voy a insultarle, y en ese mismo símil taurino, no le voy a decir ni mu Al señor Erkoreka habría que mandarlo a recibir un cursillo de maneras políticas, para que aprenda las artes de la dialéctica política inteligente y sutil. Todos sabemos que los personajes públicos, a veces de manera soterrada, tenue y grácil, aunque escondan segundas intenciones, se expresan sin intención de ofender. Son opiniones que esconden una picaresca, en ocasiones inteligente, y que resultan aceptables. Sin embargo, llamar a alguien cabestro y querer salir por la tangente es, cuando menos, sospechoso, indicio de manifiesta chabacanería, cuando no de pobreza intelectual. Mal comenzamos si la nueva andadura legislativa la estrenamos con veleidades maliciosas como esta. Las pugnas políticas pueden estar adornadas de elegante rivalidad, aunque es sabido que para algunas capacidades cognitivas este ejercicio resulta poco accesible por arduo y trabajoso. Una vez más, es el ciudadano quien paga estos comportamientos y termina contagiando su entorno personal, social, y cultural. Mal ejemplo a imitar. Carmen López del Amo Correo electrónico Cruel y poco civilizado Con el descaro de la osadía más insolente y atrevida, a Elena Valenciano, dirigente del Partido Socialista, no le ha importado faltar el respeto al 90 por ciento de la población española, católica, con esta frase enigmática: Estoy dispuesta a que renunciemos a los cuidados paliativos antes de morir, con la condición de resucitar al tercer día ¿Será que ella puede prescindir de estos cuidados porque ya ha experimentado esta verdad en primera persona, quizás en otra vida? ¿O será que le asisten fuerzas misteriosas, por las que conoce los intrincados secretos que se esconden tras la muerte, enigmas ocultos al común de los mortales? No me atrevo a imaginar qué le ocurriría si utilizara el mismo sarcasmo mordaz, con frases similares, hablando de otras religiones, como, por ejemplo, el islam. ¿Mostraría la misma procacidad, la misma desfachatez, con quienes son discípulos, fanáticos seguidores de una religión que por defenderla no dudarían en matar a cualquier infiel insurrecto? Me temo que no, porque mientras los cristianos católicos tenemos como modelo a Cristo, uno de cuyos firmes y rigurosos mandatos se fundamenta en el perdón, otros utilizan sus religiones como arma arrojadiza, excusa y justificación de sus acciones violentas, y uno se puede jugar la vida si osa atacar o contravenir los preceptos del Corán, libro de las revelaciones de Dios a Mahoma. La libertad a la que todos tenemos derecho nos permite expresar nuestros pensamientos y creencias individuales, pero, aun haciendo uso de esta autonomía intelectual, herir las creencias de otra persona, cuando no lesionan ni vulneran las nuestras, simplemente porque no las compartimos, es, cuando menos, cruel y poco civilizado. No debemos olvidar que la libertad de uno termina cuando comienza la de los demás. Carmen López Lerchundi. Correo electrónico nomía española, esa que sería capaz hace dos semanas de aguantar bien la crisis. Somos los más preparados en Europa para la crisis, decía Zapatero, y negaba y negaba la situación real. Ya tenemos unas cuantas empresas del sector de la vivienda que han ido a la quiebra, y nos estamos comiendo el superávit a marchas aceleradas. Sin embargo, este Gobierno sigue sin hacer nada, como ha estado haciendo durante los cuatro años anteriores. Con ZP nos espera lo peor. Tendremos que huir a otro país mas cálido, donde nos traten mejor. Félix Delgado Plana Correo electrónico El asesino suele ser conocido Cuando se da a conocer la desaparición de un niño o un adolescente y veo cómo la Policía acosa insistentemente al entorno del desaparecido (padres, tíos, vecinos) me entra cierto enojo. Lo primero que pienso es que bastante sufrimiento tiene ya esta pobre gente como para que encima se les ande acusando de algo. Pero lo cierto es que los acontecimientos que suceden a posteriori casi siempre indican que el asesino- -en caso de aparecer muerto el desaparecido- o bien suele pertenecer a la familia o bien vive en la puerta de al lado y se comprueba que la actuación policial fue la acertada. El caso de Mari Luz nos ha conmocionado y apenado. La entereza e intuición de su padre, que desde el primer momento ya tenía claro quién le había hecho daño a su pequeña, lo que ha facilitado su detención, es algo digno de admiración. Jon García Bilbao no debe hacernos reflexionar acerca de lo que está ocurriendo en nuestra sociedad para que emerjan personalidades que acumulan tanta maldad, tanta indiferencia por el padecimiento de los demás, además del escaso valor que otorgan a la vida, incluida la suya propia. Cabría preguntarse en qué punto se origina y desarrolla la anormalidad de esta conducta; bajo qué coyuntura familiar, social, económica y cultural crecen y se desarrollan los desequilibrios emocionales de estos individuos. La primera intuición apunta a una falta de atención desde la etapa infantil, en un ambiente familiar inestable y con escasez de recursos económicos adecuados. Desconozco en qué se debe concretar una posible solución, pero de lo que sí estoy convencida es de que algo debemos hacer, porque de lo contrario podemos encontrarnos, en breve, con un problema socialmente endémico. María Luz Ulacia Muguerza Correo electrónico Un No mayúsculo Antaño se regalaba un jamón al profesor que cateaba al alumno para lograr el aprobado, pero los tiempos avanzan y la Consejería de Educación andaluza, vía BOJA, oficializa el soborno administrativo a los docentes. La Consejería de Educación (con su ex consejera en el plácido retiro dorado del Senado) harta de que los resultados de la educación sean nefastos, impulsa un plan para que, si las notas mejoran, los profesores cobren más (hasta 9.000 Qué nos está pasando Espeluznantes las imágenes que nos han ofrecido los medios acerca de la brutal paliza que recibió un inmigrante por parte de unos individuos que no merecen otro calificativo que el de bárbaros, porque de seres humanos tienen poco. La frecuencia, cada vez mayor, de este aterrador fenóme- euros anuales) No me lo invento, aunque no puedan ustedes creerlo. Por supuesto, todo vestido de innovación, mejora docente y bla, bla, bla. Pero hay un problema: los profesores, en los claustros de cada centro, deben votar por mayoría que aceptan este soborno para llegar mejor a fin de mes a costa de- -digámoslo claro- -hacer la vista gorda con el alumno que no sabe hacer la O con un canuto, utilizando el canuto para actividades más lúdicas en horario escolar. Malditos profesores, deben pensar: ya van 600 centros que votan que no (un No en mayúsculas) Esto está pasando hoy en Andalucía; con esta carta pido apoyo a mis antiguos colegas, ese colectivo que prefiere no perder la poca dignidad que la Administración les ha dejado (reforma tras reforma hasta el suspenso total) al dinero de Judas. Como irreductibles galos, los docentes resisten; Roma ataca con el tradicional divide y vencerás del dinero y lo pagan los alumnos, que, angelitos, les ha tocado vivir aquí: en el planeta de los simios. Emilio Iglesias Delgado Ex docente de educación secundaria de Sevilla Nos queda lo peor Ahora que ZP se ha puesto manos a la obra para arreglar la crisis económica que tenemos encima, es cuando más hay que temer a esa crisis, ya que es bien sabido que todo lo que arregla y apoya ZP sale mal o muy mal. Resulta ahora, pocas semanas después de votar, que todos los males los tiene la eco- Todos hemos de felicitarnos ante la disminución de los fallecidos por accidentes de tráfico durante la Semana Santa, menos de cien desde hace muchos años, consecuencia evidente del endurecimiento de las penas impuestas a los infractores. Lo anteriormente dicho me lleva a pensar, y no creo equivocarme si digo que como yo piensa la inmensa mayoría de los españoles, que un serio endurecimiento de las penas, con trabajo forzado- ¿por qué no? -para delitos de terrorismo, asesinato, violación o pedofilia, reduciría el número de los mismos. Del tema de la delincuencia de menores, mejor ni hablar. ¿O es que sólo se endurecen las penas cuando hay posibilidades recaudatorias? Juan Díaz Correo electrónico Endurecimiento de las penas