Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 s 3 s 2008 MADRID 51 AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano LEGUINA la presentación en la Gran Vía de los Pecados capitales de Mayte Alcaraz acudió, ya que no la flor, la nata de la política madrileña, que pasa por ser la sal de la tierra. Todo esto- -pensaba el Príncipe Fabrizio- -no debería durar; sin embargo, durará siempre; el siempre humano, desde luego: un siglo, dos siglos... Luego será distinto, pero peor. Nosotros hemos sido los Gatopardos, los Leones; quienes ocupen nuestro lugar serán los pequeños chacales, las hienas; y todos, Gatopardos, chacales y ovejas, seguiremos creyéndonos la sal de la tierra Me encantó Leguina, dueño de la única sal que todo el mundo alaba, pero que nadie paga: la gracia. Ahora que Madrid se ha convertido en una capital de tontolabas donde los concejales y los guardias no dejan patinar a los niños, la socarronería leguinesca sienta como una bendición del cielo, aunque Huxley acuse al catolicismo de no enseñar que la inteligencia es un deber, y la estupidez, un pecado. Leguina fue el padre fundador de esa entelequia que es la Comunidad de Madrid y que, no sabiendo qué hacer- -la Comunidad, no Leguina- se ha puesto a hacer dinero. A Leguina le costó una peseta rubia el primoroso himno madrileño de García Calvo, que, miren ustedes por dónde, sobrevivirá a los túneles de la M- 30. Leguina, le llamaras lo que le llamaras, nunca llamó a nadie para ronear. Con su sentido del humor, ahora que anda quitándose de la política y del tabaco, Leguina se nos presenta como el hombre interesante con quien salir a cenar; tan interesante como aquel conde de España que Baroja llevó a su caverna del humorismo porque España, decía, era el político decimonónico más humorista: a su hija, cuando hacía algo mal, la tenía haciendo centinela con una escoba en el balcón; metía el caballo en las habitaciones y le daba de comer cebada sobre una mesa; y para denigrar a la gente de Vich, porque los consideraba traidores, entró en el pueblo con los tambores, que tocaban las habas verdes en vez de una marcha seria. Si en política escasea el humorismo, es, según Baroja, porque nuestra política tiene mucho de comedia y el comediante no puede sentirse humorista sin negarse a sí mismo. Un gusto, Leguina. A Gregorio Máñez, presidente de Hipódromo de la Zarzuela, explica el proyecto de rehabilitación del recinto de carreras El hipódromo luce de nuevo Setenta años después de que se construyeran, acaba de comenzar la rehabilitación de las marquesinas de Torroja, declaradas Bien de Interés Cultural s Bajo esta novedad vuelven a disputarse las carreras de caballos, el próximo domingo 30 de marzo POR CARLOTA FOMINAYA FOTO SIGEFREDO MADRID. El próximo domingo 30 de marzo el Hipódromo de la Zarzuela vuelve a abrir sus puertas bajo una circunstancia especial: la recuperación de las marquesinas de Eduardo Torroja, uno de los elementos arquitectónicos más simbólicos de la ciudad, declarado Bien de Interés Cultural. El Hipódromo de la Zarzuela avanzó ayer también que cuando terminen con este área, se llevará a cabo el resto del proyecto de rehabilitación integral del recinto de carreras, durante un periodo que durará aproximadamente entre dos y tres años. El proyecto en su totalidad cuenta con los permisos del Ministerio de Cultura y de Patrimonio Nacional y Artístico, pero está a la espera de obtener la licencia municipal de obras del Ayuntamiento. Para las marquesinas de Torroja se ha hecho una excepción. Dada la gran erosión que sufrían, el Consistorio decidió otorgar a Hipódromo de Madrid una licencia para acometer las obras en esta fase. Construidas hace setenta años, nunca se había realizado ninguna intervención en ellas. Había motivos de seguridad de los usuarios, y de la propia durabilidad de la estructura que era necesario garantizar explicó ayer el presidente del Hipódromo, Gregorio Mánez. La primera marquesina restaurada será la Norte, si bien no podrá utilizarse hasta el día 6 de abril, y eso, si las condiciones meteorológicas lo permiten puntualizó ayer Carlos Polo, gerente de Proyectos y Obras. La marquesina Sur se terminará previsiblemente tres semanas más tarde, y la central, a lo largo de esta primavera. Después, y una vez obtenida la licencia del Ayuntamiento, continuarán con la primera fase de rehabilitación del recinto. Así, tratarán de recuperar el esplendor arquitectónico, mejorar la circulación del público, y conseguir una mejor distribución de puntos de apuestas. Tener, en definitiva, unas instalaciones acordes al siglo XXI explicó Máñez. Esto se logrará gracias a la construcción de ascensores y accesos a minusválidos, y de la demolición de elementos añadidos a lo largo del tiempo, como la antigua tribuna de socios. En la segunda fase se eliminarán los dos puntos de cruce entre personas y caballos que existen en la actualidad, tanto el de entrada del citado paddock desde los ensilladeros, como el de salida del mismo en dirección a la pista. Para ello se acometerán las obras de depresión del recinto de ensilladeros, que se conectará con el paddock por debajo de unas nuevas pasarelas. En una tercera fase- -sin fecha de construcción ni presupuesto- está previsto construir un centro de convenciones de 18.000 metros cuadrados de superficie. Estas instalaciones estarán soterradas, y con el alquiler de las mismas se espera contribuir a la gestión del Hipódromo en días laborables en los que no haya carreras. Centro de Convenciones Aumenta el número de carreras y también la cuantía de los premios Más jornadas en el calendario y, también, más dinero. Este año se incorporan cuatro jornadas nocturnas más, que corresponden a los jueves del mes de septiembre, y suponen un total de 37 reuniones en La Zarzuela, cinco más que en 2007. En cuanto a los premios de este año hípico 2008 de La Zarzuela, hay que destacar que el programa de primavera repartirá en premios 1.294.550 euros entre los propietarios de los cuatro primeros clasificados de cada carrera, lo que supone un 22 más que el año anterior. También resaltar que todas las carreras de la temporada de primavera tendrán un mínimo para el ganador de, al menos, 5.000 euros, 1.000 euros más que en 2007. El Gran Premio Nacional (18 de mayo) sube de categoría y de dotación, hasta alcanzar los 51.000 euros, frente a los 30.600 de 2007. Las otras cuatro pruebas de categoría A, con más de 24.000 euros al ganador son el Oaks- Premio Beamonte (1 de junio) el Derby- Premio Villapadierna (8 de junio) el premio Claudio Carudel (22 de junio) y el Gran Premio Ciudad de Madrid (29 de junio) que repartirá más de 71.000 euros, de los que 42.000 serán para el ganador. Más información sobre la temporada en: www. hipodromodelazarzuela. es