Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 MADRID www. abc. es madrid JUEVES 27- -3- -2008 ABC Un segundo examen forense revela que el niño scout murió por un golpe de calor El informe pericial posterior a la primera autopsia rechazó que Diego Amador, de 13 años, falleciera por causa desconocida CARLOS HIDALGO MADRID. Diego Amador, el boy scout de 13 años que murió en agosto de 2005 cuando realizaba una marcha con otros niños y monitores por Portugal, murió por un golpe de calor según un informe forense posterior a la primera autopsia. Así consta en una carta enviada por el cónsul general Álvaro Sebastián de Erice al padre de la víctima, Enrique Amador. Tengo el gusto de informarle de que ha sido realizado el examen pericial complementario de índole médico- forense, que indica indudablemente golpe de calor como causa de muerte, invirtiendo el contenido del informe de autopsia realizado de las averiguaciones iniciales causa desconocida Así reza la carta, a la que ha tenido acceso ABC, fechada en noviembre de 2006 y con sello del Consulado General de España en Lisboa. El padre de Diego añade que posteriores informes médicos añadieron más datos sobre la causa de la muerte: Falleció por un intenso agotamiento físico asociado al calor indicó a este periódico. Los hechos, ocurridos el 4 de agosto de 2004, son objeto de una investigación por parte de la Fiscalía portuguesa, que acusa a cinco monitores- -tres mujeres y dos hombres- -de la Asociación Grupo Scout Luján 102 de homicidio por imprudencia temeraria. En concreto, como adelantó ABC, la fiscal acusa a cuatro monitores y al director del grupo de negligencia en la muerte del adolescente, por permitir que hiciera una marcha de 8 kilómetros en estado febril. El presidente de la Federación de Asociaciones de Scouts de España, Julio del Valle, negó el lunes este extremo. Afirmó que la marcha no fue un esfuerzo sobrehumano y mantuvo que estuvo asistida por vehículos que suministraron agua y alimento. Del Valle, basándose en la primera autopsia- -realizada al día siguiente del óbito- dijo que el fallecimiento se produjo por causas desconocidas y no por la excursión. En unas cartas escritas por dos niños participantes en aquella expedición, relatan detalles de aquella jornada. Se levantaron a las 7 de la mañana. A las 8 comenzaron a desandar el camino del último día (4 kilómetros) A las 8.30, desayunaron. Seguimos en marcha y llenamos las cantimploras, y a los que no teníamos nos compraron una botella de agua de litro y medio Pasadas las nueve de la mañana, encontraron uno de los coches de apoyo, que les llevó un bidón de agua. Después ya empezaba a hacer calor y fuimos por un camino 20 minutos. Paramos. Hacía calor, y bebimos agua y nos dieron limón para recuperar energía. Todos llevábamos la cabeza tapada- -añade el menor- Luego, nos metimos por un camino lleno de plantas. Llegamos a un camino y había poca sombra, como para tres o cuatro personas, hacía calor Después, se metieron en el monte, según el mismo relato. Iba detrás de Diego, hasta que le perdí de vista El scout añade que otras dos niñas estaban mareadas y bebieron agua. Y Diego apareció por detrás Le cubrieron la cabeza con un mapa. Cuando Diego se desmayó, llamaron a un helicóptero. Y no supimos más de él hasta la mañana siguiente En la carta del otro adolescente, algunos datos son diferentes. Por ejemplo, indica que, tras desayunar, le preguntaron a un anciano si había una fuente Les contestó afirmativamente, pero el agua no era potable. El padre de Diego se pregunta: Si llevaban agua, ¿por qué buscaban una fuente? En la misma carta se precisa que, cuando encontraron los coches de apoyo, les dieron agua y estuvieron un buen rato a la sombra Llegamos a un camino, y había una bifurcación. Fuimos por el camino bueno y hubo un momento en el que los arbustos nos hacían arañazos por las piernas. Paramos en un lugar sin sombra y teníamos calor dice el menor, que añade: Pero como otras veces en Madrid Siguieron la marcha, hasta que se percataron de que habían vuelto a la bifurcación. Enrique Amador considera que, dado que habían regresado al mismo lugar, está claro que el grupo se había perdido. No fue sobrehumano En unas cartas, compañeros de Diego narran que hacía calor, el grupo se perdió y que el adolescente dijo que le dolía la cabeza La Federación de Scouts mantiene que el fallecimiento no se debió a la excursión Diego Amador, con su madre, semanas antes de que falleciera ABC