Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL La guerra de Irak JUEVES 27 s 3 s 2008 ABC Barricadas de piedras y neumáticos ardiendo en una de las calles de Ciudad Sadr, en el norte de Bagdad, a donde han llegado los choques del Ejército iraquí y las milicias AP Bagdad lanza un ultimátum a las milicias de Al Sadr e impone el toque de queda en Basora Maliki da un plazo de 72 horas para entregar las armas y el clérigo propone negociar en busca de una solución pactada MIKEL AYESTARÁN ENVIADO ESPECIAL BAGDAD. La violencia no cesa en Basora tras cuarenta y ocho horas de combates entre el Ejército iraquí y el Ejército del Mahdi, y las consecuencias de este choque ya se sienten en las ciudades de Irak con presencia chií significativa. Desde la gran capital petrolífera del sur hasta el bastión del Mahdi en Bagdad, Ciudad Sadr, pasando por las ciudades santas de Nayaf o Karbala, se ha impuesto el toque de queda ante la llamada a la desobediencia civil efectuada por el clérigo radical y creador del Ejército del Mahdi, Moqtada Al Sadr. El primer ministro, Nuri al Maliki, que dirige personalmente la operación, lanzó un ultimátum de 72 horas a los insurgentes para que entreguen las armas o se atengan a las consecuencias Al Sadr, por su parte, replicó a Maliki que tenía que salir de Basora y enviar una delegación parlamentaria para iniciar una negociación que lleve a una solución pacífica del conflicto. Casi 60 milicianos perdieron la vida ayer entre los choques de Basora y los que se produjeron en Bagdad, donde el Ejército americano respondió al lanzamiento de cohetes contra la Zona Verde con un ataque aéreo contra Ciudad Sadr. En Basora, donde en dos días se han registrado 40 muertos y 200 heridos, no pelean los estadounidenses, tampoco los británicos, cuyo destacamento de cuatro mil hombres sigue cerrado a cal y canto en las inmediaciones del aeropuerto. La batalla de Basora es la primera prueba de fuego para el joven ejército iraquí que, con apoyo logístico de Estados Unidos, combate calle a calle a los milicianos del Mahdi. Aquel pequeño grupo de seminaristas que empuñó por primera vez las armas en 2003 en defensa de los lugares sagrados chiíes en Irak se ha convertido en el grupo con un efecto más negativo en la seguridad del país según la inteligencia estadounidense. CHOQUES EN BASORA IRAK Aeropuerto R. Basora S ha t al Ara b BASORA 4.100 soldados británicos Auto adpista Bagd B as or a El Ejército del Mahdi nació bajo las órdenes del joven clérigo Moqtada Al Sadr con apenas unos miles de milicianos, en la actualidad podría superar los sesenta mil hombres y, lo que realmente preocupa, es que parece que el clérigo ha perdido el control férreo sobre las distintas facciones que han nacido en los últimos cinco años. La historia de esta milicia está marcada por la tensión entre su líder y las autoridades iraquíes. Encuentros y desen- Un ejército sin control -Principal ciudad del sur de Irak, con 1,5 millones de habitantes- Pulmón económico del país pr sus pozos petrolíferos- De sus 17 barrios, el Ejército de Mahdi controla cinco Basora: Al Jumhuriyah- Tropas iraquíes combaten al Ejército Mahdi- 40 muertos y 200 heridos en dos días ABC N 0 Km 3 cuentros con un Moqtada de apenas 30 años, que no tiene autoridad religiosa porque no ha culminado sus estudios y cuyo respeto se conserva debido a que mantiene viva la obra social iniciada por su padre para ayudar a los más desfavoreci- dos. Su discurso radical contra la presencia estadounidense choca frontalmente con su participación en la política nacional, donde el apoyo de su partido fue decisivo para elegir a Maliki como primer ministro. De negro riguroso y con las