Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27- -3- -2008 Cae el presunto autor de la muerte de la niña de Huelva ESPAÑA 23 QUE SE HAGA JUSTICIA, PERO DE LA BUENA Los vecinos del Torrejón, indignados contra el presunto asesino de Mari Luz, se manifestaron ayer por las calles de la barriada para reclamar justicia POR ESTEBAN VILLAREJO HUELVA. Que se lo den a la familia, que nos lo traigan a los vecinos. Sólo se merece que le maten La justicia del ojo por ojo, diente por diente era la que reclamaban ayer, todos a una, los vecinos del Torrejón, la barriada de Huelva donde el pasado 13 de enero desapareció Mari Luz cuando se dirigía a comprar chucherías a un quiosco cercano a su casa. No había que buscar muy lejos. A escasos 95 pasos de su portal de la plaza Rosa, al doblar la esquina de la avenida de Las Flores, se encontraba la casa de su presunto asesino, Santiago del Valle García, de quien sospechaba desde un primer momento el entorno familiar de la niña (por sus antecedentes) y cuyo portal se encontraba ayer tomado por una marabunta de periodistas, curiosos y vecinos. Estos últimos, aún sumidos en el estupor porque el asesino es uno de nosotros exigían mano dura: No merece ir a la cárcel, la silla eléctrica es lo que merece comentaba Mari Carmen una de las vecinas de esta barriada donde residen mayoritariamente personas de etnia gitana. Si va a la cárcel sólo estará dos años dentro y luego saldrá y cobrará el paro Cerrado a cal y canto, como el día después de la desaparición de Mari Luz. Con unos plásticos y cartones tapando la ventana. Una puerta metálica. Paredes desconchadas y con pintadas. Tétrico y marginal. Así amaneció ayer el 1 A del edificio de la avenida de Las Flores donde residía Santiago del Valle junto a su mujer y su hermana, la propietaria de la vivienda. En el piso de arriba, Pepi atendía a los medios de comuni- cación sin descanso. ¿Quién se iba a imaginar que el culpable estuviera debajo de mi casa? manifiesta mientras se culpa por no haber oído ni sentido nada el día que Mari Luz desapareció Pepi asegura que Santiago era una persona rara apenas salía y había regresado a la barriada en diciembre tras un largo tiempo fuera. Otros vecinos del edificio aseguran que estuvo viviendo un tiempo en un coche abandonado cerca de un centro comercial, a las afueras de la ciudad, tras haber abusado de su hija. Suben más vecinos estupefactos ante la noticia y periodistas que van y vienen. Las televisiones portuguesas también siguen a fondo la noticia, a rebufo del sonado caso del otro lado del Guadiana, el de Madeleine McCann. No podía imaginarme que existían personas de esa calaña en el Torrejón. Además eso no se hace cuando tú tienes sobrinos, hija y familiares comentaba otra inquilina. El Torrejón era un clamor: Justicia, pero de la buena A las cinco de la tarde, todos los vecinos marcharon por las calles del barrio pidiendo justicia, como se podía leer en el quiosco. A rebufo de Madeleine ESTEBAN VILLAREJO