Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Doble rasero socialista con los trasvases JUEVES 27 s 3 s 2008 ABC Cataluña renunció en 2005 al trasvase del Ebro a cambio de 649 millones de euros Las nuevas obras pasaban a ser competencia exclusiva del Gobierno autonómico JUAN FERNÁNDEZ- CUESTA MADRID. La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, firmó en junio y julio de 2005 dos convenios con el consejero de Medio Ambiente de la Generalitat de Cataluña que dejaban sin efecto un protocolo de 2001, firmado entre los Gobiernos catalán y español, por el que se posibilitaba la llegada de agua del Ebro al área metropolitana de Barcelona. A cambio de esa renuncia de Cataluña, todas las actuaciones aprobadas para las cuencas internas de Cataluña en sustitución del derogado trasvase del Ebro pasaron a manos de la Generalitat, y el Ejecutivo español, además, gestionó ante la UE y en favor de Cataluña una inversión de 649,1 millones de euros procedentes de los fondos de cohesión. Esos 649,1 millones de euros estaban destinados para otros usos, para obras que fuesen competencia del Gobierno español, según la ministra Narbona. En la tarde del pasado martes, el actual consejero de Medio Ambiente de la Generalitat de Cataluña, Francesc Baltasar, anunció para el próximo otoño un trasvase de la cuenca del Ebro al área metropolitana de Barcelona, medida incluida en el documento La gestión del agua en Cataluña (2006- 2030) Ese trasvase ya no tendría origen en las proximidades de la desembocadura del Ebro, sino en el río Segre, en Lérida, pero con un mismo fin: abastecer de agua el área metropolitana de Barcelona. Y con un mismo protagonista: la cuenca del Ebro. Si nos remontamos al 21 de abril de 2005, las palabras del representante de Izquierda Verde en el Congreso de los Diputados, en el pleno en el que se aprobó (por segunda vez) la derogación del trasvase del Ebro, vuelven a estar frescas: Conseguimos pactar que la conexión entre el Ebro y el área metropolitana de Barcelona no se produzca. ¿Y por qué lo hemos planteado? Por un ejercicio de coherencia. Desde Izquierda Verde- Izquierda Unida- Iniciativa Per Catalunya Verds (que forma parte del actual Gobierno catalán) decimos lo mismo en el Ebro y en Barcelona, es decir, que hoy lo que no vale para conseguir una correcta gestión del agua es hacer más conexiones o trasvases TRASVASE CUENCA EBRO- BARCELONA (SEGRE- LLOBREGAT) Zona ampliada Sort FRANCIA Prats egre Río S Guardiola Ripoll Río Llobregat Huesca Monzón Lérida Río Ter Vic Gerona Canal de Urgell Tarrasa Río Eb Barcelona ro Río Eb ro Valls Cubelles Cunit Tarragona Suministro de Aguas del Llobregat- Ter (ya en funcionamiento) Suministro de Aguas del Ebro (minitrasvase ya en funcionamiento) Tortosa Un ejercicio de coherencia En esa sesión, la representante de ERC dirigió sus palabras como veneno contra el PP, defensor de un trasvase desde la cuenca del Ebro al área metropolitana de Barcelona: En España, odiar a los catalanes siempre es rentable electoralmente. En este caso, como se nos podía acusar a los catalanes de insolidarios, era perfecto para establecer una estrategia de demagogia y encender los ánimos a favor del trasvase, argumentando unas necesidades hídricas que, si bien en parte existen, saben que no es viable satisfacerlas a base de grandes infraestructuras Y Montserrat Colldeforns i Sol, diputada del Partido Socialista de Cataluña, ponía la guinda: Esta ley nos permite decir que los tres partidos que conforman el tripartito de Cataluña, el Gobierno de Cataluña, dan total cumplimiento al compromiso del Ebro La modificación que vamos a votar hoy nos permite, en primer lugar, impedir el trasvase del Ebro, un error técnico, económico, ambiental, jurídico y social de primera magnitud. En segundo lugar, nos permite abrir la posibilidad real y jurídica de dar verdadera respuesta a los problemas planteados desde alternativas como la mejora de la gestión, el ahorro del agua y el desarrollo de nuevas fuentes, como puede ser la desalación Esa nueva fuente la desa- Lo que quisiéramos saber es cuál ha sido el precio de esto, porque, en estos temas, todo tiene un precio aseguró el PP en abril de 2005 El Gobierno renuncia a tener fondos de cohesión para obras de su competencia y cede esos fondos a la Generalitat dijo tres meses después la ministra Narbona lación, se convertía en protagonista. Y lo es hoy en Cataluña, porque las dos únicas obras en las cuencas internas de Cataluña que servían para incrementar los recursos hídricos eran la desaladora del área metropolitana de Barcelona, que empezó a construirse el pasado septiembre y tiene un plazo de ejecución de obras de 24 meses, y la ampliación de la desaladora del Tordera, que está en una situación similar, o peor. Ambas eran actuaciones prioritarias y urgentes en 2004. Y en 2008 aún no existen. En el convenio firmado entre el Ministerio de Ambiente y la Generalitat de Cataluña en junio de 2005 por la ministra Narbona y el consejero de Medio Ambiente Mila i Solsona, el pacto se hizo evidente: A pesar de la renuncia de los recursos hídricos de esta procedencia (transferencia de recursos desde el bajo Ebro) las necesidades de abastecimiento de Cataluña persisten, por lo que resulta preciso contemplar una serie de actuaciones en sustitución que compensen, a nivel de la garantía de disponibilidad en el ámbito de las cuencas internas de Cataluña y de inversión, la supresión de tal conexión Esa inversión tuvo un primer precio: 137,7 millones de euros con cargo al tramo estatal del Fondo de Cohesión. A cambio, la cláusula décima: Quedan sin efecto las previsiones relativas a la conexión CAT- Abrera (llevar las aguas desde el Bajo Ebro al área de Barcelona) del protocolo suscrito el mes de julio de 2001 entre el Ministerio de Medio Ambiente y la Generalitat de Cataluña Y un segundo precio, también con cargo al tramo estatal de los Fondos de Cohesión, en el convenio de julio de 2005: 511,4 millones de euros. En total, el Ministerio de Medio Ambiente se comprometió a obtener de la UE financiación por un importe de 649,1 millones de euros para actuaciones y obras que pasaban a ser competencia exclusiva de la Generalitat de Cataluña, muchas de las cuales previamente habían sido declaradas por el Gobierno de España como de extraordinaria y urgente necesidad y algunas aún tardarán años en funcionar a pleno rendimiento. La pregunta clave es quién renunció a esos casi 650 millones de euros. Y la contestación la encontramos en una entrevista realizada por La Vanguardia a la ministra Narbona y publicada en julio de 2005, entre la firma de uno y otro convenio: Vamos a dar dinero de manera excepcional, pero no al margen de lo que es un reparto competencial. Con carácter excepcional, hemos alcanzado un acuerdo con la consejería para que los fondos de cohesión del tramo estatal vayan a obras que antes eran de interés general del Estado y que la Generalitat ha querido recuperar. Son las que sustituyen en las cuencas internas al antiguo trasvase previsto desde el Ebro. El Gobierno renuncia a tener fondos de cohesión para obras de su competencia y cede esos fondos a la Generalitat María Ángeles Ramón Llin, diputada del PP, lo dijo en esa sesión de abril de 2005 en el Congreso de los Diputados: Lo que quiséramos saber, y todos los españoles tendrían que saberlo, es cuál ha sido el precio de esto, porque, en estos temas, todo tiene un precio Un dinero excepcional