Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 26 s 3 s 2008 ABC Las gestas bélicas de Hillary La aspirante a la nominación presidencial del Partido Demócrata se ve obligada a reconocer que durante su campaña electoral ha exagerado sus méritos, empezando por las hazañas de una visita como primera dama a Bosnia en 1996 POR PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Dentro de sus esfuerzos por presentarse como la candidata del Partido Demócrata con mayores méritos, profunda experiencia y sólida veterana, Hillary Clinton ha venido repitiendo en su campaña la historia de un viaje que como primera dama realizó el 25 de marzo de 1996 a Bosnia. Un episodio que en boca de la senadora por Nueva York, a pesar de ir acompañada por el cómico Sinbad y la cantante Cerril Crowe, parecía poco menos que una versión balcánica del desembarco de Normandía: Recuerdo que aterrizamos bajo fuego de francotiradores. Se suponía que estaba prevista algún tipo de ceremonia de bienvenida al pie del avión pero tuvimos que correr con nuestras cabezas agachadas para meternos en nuestros vehículos y llegar a nuestra base en Tuzla Sin embargo, esta versión heroica del viaje de Hillary Clinton a Bosnia- -porque era demasiado peligroso para que fuera su marido, el presidente- -se ha topado con otros recuerdos más ajustados a la realidad y sobre todo del irrefutable vídeo sobre la llegada de la ex primera dama a Tuzla acompañada de su hija Chelsea. Las dos salen por la compuerta trasera de un avión militar C- 17 pero no hay prisas ni miedo. Y hasta hay tiempo de sobra para saludar a autoridades locales y escuchar al aire libre la poesía recitada en inglés por una encantadora niña musulmana de ocho años, llamada Emina Bicakcic. Al quedar en flagrante evidencia, Hillary Clinton no ha tenido más remedio que reconocer su exageración. En una reunión con el consejo editorial del Philadelphia Daily News la ex primera dama ha admitido su equivocación como algo sin malicia, esgrimiendo la excusa de que durante sus ocho años en la Casa Blanca como esposa de Bill Clinton tuvo la oportunidad de viajar a ochenta países y ahora está teniendo que hablar continuamente un millón de palabras al día Exceso de recuerdos y verborrea que a su juicio se presta a confusiones. Además del testimonio contradictorio de múltiples periodistas y fotógrafos que cubrieron aquella visita, el general retirado William Nash, comandante en 1996 de las fuerzas de Estados Unidos en Bosnia y presente cuando llegó al primera dama, ha desmentido que la comitiva de buena voluntad corriera peligro alguno de ser tiroteada en el aeropuerto de Tuzla. El cómico Sinbad, declarado partidario de Barack Obama, también ha cuestionado el relato de Hillary, afirmando que durante aquel viaje a Bosnia, con diferencia, lo más aterrador era decidir dónde comer. Más allá de lo anecdótico, esta polémica ha servido para continuar el debate sobre hasta dónde llega realmente la experiencia en política exterior de la que tanto presume la campaña presidencial de Hillary Clinton. Una experiencia que tampoco concuerda con los documentos divulgados la semana pasada por los Archivos Nacionales sobre la agenda oficial de trabajo de la primera dama. Papeles que ilustran giras al extranjero con muchos actos protocolarios y ceremoniales pero carentes de cualquier mínima sustancia. Para la campaña de Barack Obama, las batallitas balcánicas de Hillary Clinton no son una inocente equivocación sino que más bien forman parte de una larga lista de ejemplos en los que la senadora por Nueva York ha exagerado su papel en la formulación de políticas internacionales y domésticas Al calor de esta polémica electoral, se han propiciado comparaciones entre los problemas de credibilidad de Hillary con algunos de los juegos semióticos y embustes utilizados por Bill Clinton durante la saga de su impeachment Sin que falten comentarios sobre la obligación que debe tener todo un candidato presidencial de no dejar que sus recuerdos lleguen a ser más estupendos que los videos de YouTube al alcance de todo el mundo. Cristina Kirchner sufre su primera cacerolada tras descalificar a los agricultores CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL BUENOS AIRES. Por primera vez en más de seis años las cacerolas y las bocinas de los automóviles volvieron a sonar en Argentina. Miles de personas se manifestaron anoche en Buenos Aires, Tucumán, Entre Ríos, Luján, Córdoba y Paraná, como gesto de protesta por la política impositiva del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner a los productos del campo. Las movilizaciones se producen después de una huelga de dos semanas, con más de trescientos bloqueos de carreteras, que ha provocado desabastecimiento y racionamiento de los alimentos. Las protestas arreciaron minutos después de que Cristina Kirchner pronunciará un mensaje en el que descalificó a los trabajadores del campo. En una intervención en la Casa Rosada, sede del Ejecutivo, Kirchner calificó de Piquetes de la abundancia a esos sectores que no piensan ni cambiar ni entender A renglón seguido advirtió: no me voy a someter a ninguna extorsión y valoró las demandas de los productores como las de un colectivo que quiere las vacas para ellos y las penitas para los demás La reacción a su primer discurso en alusión a un conflicto que hoy cumple catorce días fue inmediata. En Buenos Aires todos los barrios, desde la Recoleta, de clase alta, hasta Palermo Viejo, de un nivel medio, miles de personas salieron a los balcones y a las calles armados de sartenes, cacerolas, y cucharones. Algunas de las avenidas principales, como Santa Fe o Callao, quedaron interrumpidas al tráfico por una ola de manifestantes que comenzaba a agolparse frente a la Casa Rosada. En otros puntos del país como Tucumán, la respuesta fue más multitudinaria y buena parte de la población tomó las plazas públicas. En este escenario, el fantasma de la caída de Fernando de la Rúa, en diciembre de 2001, después de dirigir un mensaje a la Nación, sobrevoló en Argentina. Desde mediados del año 2002, con Eduardo Duhalde en la presidencia, no se había vuelto a registrar caceroladas El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner gravó hace quince días con impuestos superiores al 42 por ciento, las exportaciones, entre otros, de la soja y el girasol. Batallitas balcánicas Simple equivocación La caída de De la Rúa en 2001 REUTERS Una española, entre las víctimas de una múltiple colisión en Austria Una mujer de 37 años, con pasaporte español a nombre de Carina M. y residencia en Suiza, murió ayer en un accidente en cadena en la autopista austríaca que une Viena con Salzburgo y que afectó a 70 vehículos. Así lo confirmó a Efe un portavoz del Comando de Policía de Alta Austria, quien precisó que la fallecida viajaba en un automóvil con matrícula suiza, junto a su compañero, un ciudadano de origen turco, y el hijo de ambos