Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA MIÉRCOLES 26 s 3 s 2008 ABC El Gobierno catalán confirma que quiere un trasvase desde la cuenca del Ebro A través del Túnel del Cadí, una tubería llevará agua del Segre, afluente del Ebro, al Llobregat s El consejero Francesc Baltasar se niega a calificarlo de trasvase JANOT GUIL LÉRIDA. El consejero de Medio Ambiente de la Generalitat de Cataluña, Francesc Baltasar (ICV) el mismo que en la pasada campaña electoral negó rotundamente que su gobierno fuera a recurrir a trasvases para paliar la escasez de agua, anunció ayer que si persiste la sequía el próximo otoño la Generalitat llevará agua de un afluente del Ebro, el Segre (Lérida) hasta la cuenca del río Llobregat (Barcelona) Será a través de una tubería que circulará por la galería de servicios del Túnel del Cadí. Baltasar informó de la medida en una rueda de prensa celebrada precisamente en Lérida, y tras reunirse con instituciones de la provincia. El consejero justificó que el tripartito haya jugado al despiste, con desmentidos parciales con este trasvase que denunció CiU en la campaña electoral. Alegó que se quería hacer público cuando no pudiera ser utilizado electoralmente y no antes de que los afectados- -regantes y municipios de la zona- fueran informados. De hecho, al consejero de Medio Ambiente catalán no le sobra el agua, pero sí los argumentos para disfrazar la verdad. En reiteradas ocasiones dijo ayer que lo que quieren hacer en el Segre no es un trasvase sino una captación puntual de agua, desmontable que se hará en deteterminadas circunstancias y que, en todo caso, tendrá una fecha de caducidad, porque la instalación se desmantelará en primavera de 2009, cuando, según se comprometió Baltasar, la desalinizadora de El Prat de Llobregat, aún en construcción, funcione a pleno rendimiento. La desalinizadora en cuestión, planeada ya en 2004 como una de las obras urgentes alternativas al derogado Plan Hidrológico Nacional, se comenzó a construir en septiembre pasado. Pese a que se preveían dos años de plazo para hacer las obras, Baltasar aseguró ayer que en la primavera de 2009 estará lista, y a pleno rendimiento. Así, según relató el consejero de Medio Ambiente, la captación de agua del Segre se hará, a partir de otoño, sólo si no alcanzan las otras medidas ya confirmadas, como traer agua en barco de Almería y otras, y el sistema Ter- Llobregat está entonces en fase de emergencia (ahora está en fase de excepcionalidad II y se espera que esté en la de emergencia en 10 días) Asimismo, la medida se llevará a cabo sin afectar a los regantes- -ya habrá terminado la época de riego- y sólo si el río lleva más de 3 metros cúbicos por segundo, como ahora. Entonces, la sangría, que será de 1,5 metros cúbicos por segundo, se llevará a cabo mediante una tubería de 14, 5 kilómetros de largo que nacerá en el municipio de Isóbol (Gerona) pasará por la galería de servicios del Túnel del Cadí y se conectará al Gréixer, afluente del Llobregat. El coste de estas obras aún debe ser cifrado al detalle, pero será de más de 20 millones de euros Baltasar aseguró que la medida ha sido bien recibida entre los afectados de las provincias de Lérida, pese a que ayer mismo los regantes del Canal de Urgell la censuraron, y que hasta ahora la Diputación de Lérida, que preside Jaume Gilabert, de ERC, la ha rechazado. Además, claro, de los dirigentes de CiU. Encima, la Generalitat no tiene todo atado en este asunto. Como admitió ayer el consejero catalán de Medio Ambiente, la gestión del agua del Segre depende de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y, por tanto, del Ministerio de Medio Ambiente, por lo que será preciso elaborar un Real decreto que apruebe el Congreso pa- El consejero Francesc Baltasar asegura que el Ministerio de Medio Ambiente conoce sus intenciones ra llevar a cabo esta captación de agua. Baltasar aseguró que tanto la CHE como el Ministerio de Medio Ambiente son conocedores de este trasvase que proyecta la Generalitat, aunque no confirmó que el Gobierno central le haya dado su visto bueno y se escudó en que los detalles de la medida no se podrán concretar entre ambas administraciones hasta que se constituya formalmente el nuevo Gobierno de Zapatero. Preguntado sobre la posibilidad de que la Generalitat estudie otras captaciones Baltasar afirmó que las estudian todas, aunque ninguna está delimitada ni definida como la del Segre. Otrora, el consejero afirmó rotundamente que no contemplan la opción de un trasvase del Ebro por el norte, mediante la conexión, a la altura de Cunit, de la tubería de las cuencas del Ter- Llobregat que va de Barcelona a Cubelles con la del Consorcio de Aguas de Tarragona, que trae agua del Ebro hasta Tarragona. Francesc Baltasar, consejero de Medio Ambiente catalán, en una visita a la depuradora del Bajo Llobregat ABC Nueva reunión del trasvase Tajo- Segura tras la cesión de 48 hectómetros cúbicos al final del año pasado La comisión del trasvase Tajo- Segura se reunirá hoy en el Ministerio de Medio Ambiente, presidida por el director general del Agua, Jaime Palop, para realizar un análisis de la situación en el ecuador del año hidrológico y de las actuaciones previstas para el tercer trimestre. La reserva de los embalses de la cabecera del Tajo, Entrepeñas y Buendía, se encuentra en 279 hectómetros cúbicos, al 11,27 por ciento de su capacidad. Mientras la reserva en estos dos embalses permanece entre los 240 y los 450 hectómetros cúbicos la decisión sobre los trasvases por el acueducto ha de tomarla el Consejo de Ministros, y si descendiese de 240 quedarían prohibidos. El trimestre anterior, el 27 de diciembre la comisión de explotación del acue- Condiciones ducto del Tajo- Segura decidió elevar al Consejo de Ministros una petición de trasvase de 48,8 hectómetros cúbicos. Ésta fue íntegramente atendida al día siguiente por el Consejo de Ministros y considerada una inocentada de mal gusto por el presidente de Castilla- La Mancha, José María Barreda. Mientras, la reserva de agua embalsada en España ha aumentado en 77 hectómetros cúbicos en la última semana y se encuentra al 45, 4 por ciento de su capacidad, con 7. 000 hectómetros cúbicos menos que hace un año.