Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Arranca la IX Legislatura s Crisis en el independentismo catalán tras el 9- M MIÉRCOLES 26 s 3 s 2008 ABC UN ROSARIO DE DESPROPÓSITOS Entrevista con ETA En enero de 2004, apenas un mes después de convertirse en número dos del Gobierno de la Generalitat, Josep Lluís Carod- Rovira se reunía con dirigentes de la banda terrorista ETA en Perpiñán, un encuentro pedido años antes como líder de Esquerra, con el que la banda terrorista buscaba la cobertura de un gobierno autonómico. La publicación de la entrevista en ABC precipitó la primera crisis del tripartito catalán y su salida del ejecutivo de Pasqual Maragall. Boicot a Madrid 2012 En noviembre de ese año afirmó que Cataluña no debería apoyar la candidatura olímpica de Madrid 2012, en la que competía con París y Londres. El líder republicano hizo esta afirmación después de que el Gobierno presionara a la Federación Internacional de Patinaje para anular el reconocimiento de la federación catalana. Esta afirmación desembocó en un boicot a los productos catalanes desde el resto de España que pagó especialmente el sector del cava catalán. La corona de espinas Jerusalén fue el escenario de otra de las salidas de tono más sonadas del líder de ERC. En mayo de 2005 Carod acompañó a Pasqual Maragall en un viaje institucional a Israel y Jordania. Durante una rápida visita privada al Santo Sepulcro, el líder independentista se dejó fotografiar por el presidente de la Generalitat bromeando con una corona de espinas de un puesto de recuerdos. Una imagen que dio la vuelta al mundo y obligó al presidente catalán a pedir disculpas públicas. ABC dio la exclusiva de la reunión de Carod con ETA en 2004 Carod renuncia a liderar ERC para mantener sus aspiraciones a presidir la Generalitat La decisión añade inestabilidad al Gobierno de Montilla, que puede quedarse sin hombres fuertes de Esquerra IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. El actual presidente de ERC y vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod- Rovira, no optará a liderar su partido en el congreso que los independentistas celebrarán en junio, convocado inicialmente para dirimir la batalla entre el propio Carod y el secretario general de Esquerra, Joan Puigcercós. En una huida hacia adelante con la que confía en descolocar a su principal rival y marcar los próximos movimientos, Carod- Rovira anunció ayer su renuncia a presidir el partido para favorecer la renovación del equipo que dirige Esquerra desde 1996, un equipo del que forman parte tanto él como Puigcercós. El líder independentista se guardó mucho, sin embargo, de insinuar cualquier renuncia respecto a la candidatura republicana a la presidencia de la Generalitat en 2010, auténtico objeto de la discordia entre los actuales número uno y dos de los republicanos. De hecho, el vicepresidente catalán recordó que el candidato electoral no debe decidirse en el congreso que tendrá lugar el 14 y 15 de junio, sino en unas primarias a celebrar con posterioridad. El cálculo efectuado por Carod no es otro que el de evitar desgastarse en ese cónclave en una batalla cuerpo a cuerpo con Puigcercós para mantener intactas sus aspiraciones de cara a esas primarias, consciente de que sigue siendo el mejor cartel electoral de Esquerra, como él mismo se encarga de destacar. Si perdía el congreso, hu- Puigcercós y Carod- Rovira, ayer, tras anunciar este último que renuncia liderar a los independentistas catalanes biera perdido también la vicepresidencia de la Generalitat señalan fuentes próximas a Puigcercós para explicar la decisión del presidente de Esquerra, hecha pública el día en el que Carod debía responder a la oferta de acuerdo de Puigcercós para llevar a cabo un relevo pactado que pasaba por mantener a Carod en la presidencia del partido a cambio de ceder la candidatura electoral a Puigcercós. De este modo, Carod, que sólo había comunicado su decisión a su círculo más próximo, cogió por sorpresa a los otros tres grupos en liza por el control de ERC- -el liderado por Puigcercós y las dos corrientes alternativas de Uriel Bertran y el ex consejero Joan Carretero- -con una decisión madurada durante la Semana Santa tras los pobres resultados de ERC en las pasadas generales, en las que pasó de ocho a tres diputados en el Congreso. Consciente de que Puigcercós controla los cuadros del partido y de que su apoyo mayoritario entre la militancia podía resquebrajarse por la presencia de otras dos candidaturas alternativas, Carod ha optado por no presentar batalla en esta ocasión. Su objetivo es concurrir a las futuras primarias- -en las que deciden los militantes y sólo necesitará el apoyo del 10 de la militancia para presentarse- -con el aval de su gestión como vicepresidente de la Generalitat, además de sus resultados electorales. Sin olvidar que la maniobra de ayer deja a Joan Puigcercós como el único de los aspirantes a la presidencia de Esquerra que está al frente del partido desde 1996. Es decir, Puigcercós, que siempre se ha presentado como la renovación generacional pasa a ser la imagen de los pactos con el PSC para formar dos gobiernos tripartitos cuyos frutos han sido, de momento, un Estatuto insuficiente para Esquerra y la pérdida de apoyos en un momento en el que, paradójicamente, crece la efervescencia independentista en Cataluña. JOB VERMEULEN Estar en las primarias Sin embargo, más allá de la batalla interna en Esquerra, el último movimiento de Carod añade inestabilidad al gobierno que preside el socialista José Montilla. Aunque ayer, tras el anuncio público de Carod, el número tres del Gobierno catalán, Joan Saura, asegurara que la renuncia del republicano añade estabilidad al tripartito catalán. lo cierto es que la decisión del dirigente de ERC abre muchos interrogantes. Formalmente nadie discute que Carod seguirá siendo vicepresidente de la Generalitat- -cargo que corresponde a ERC en virtud del Pacto de Entesa- -tras el cónclave republicano, y en virtud de su cargo