Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Arranca la IX Legislatura s El nuevo Ejecutivo MIÉRCOLES 26 s 3 s 2008 ABC Todo apunta a que Moratinos, Bermejo, Bernat Soria y César Antonio Molina se quedan en el Ejecutivo El ministro de Defensa en funciones, José Antonio Alonso, ayer, en la Diputación Permanente del Congreso EFE Zapatero, a la espera de que se decida Rubalcaba para cerrar el Gobierno El líder del PSOE cerraría un Ejecutivo continuista en su núcleo duro s Caldera dice no saber absolutamente nada del futuro GABRIEL SANZ MADRID. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se está haciendo desear. El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, quiere que siga en el puesto, por lo menos, en este arranque de la legislatura en medio de una ofensiva etarra, pero él no acaba de despejar la incógnita. Ayer, cuando fue preguntado sobre si ya había decidido su futuro, Rubalcaba respondió que no era el día para hablar de eso. Según fuentes gubernamentales consultadas por ABC, esa tardanza en decidirse es la que está provocando en cascada que Zapatero haya retrasado otras gestiones para cerrar el futuro Ejecutivo. El actual ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, puso ayer en evidencia la situación al reconocer que no sabe absolutamente nada sobre su futuro. Yo estoy disponible, que se suele decir añadió con retranca. Algunas fuentes consultadas enmarcan precisamente ese impasse con la necesidad de aclarar primero qué va a pasar en un ministerio tan importante como Interior. Una negativa de Rubalcaba a seguir, ya sea por cansancio, cuestiones personales o por no haber visto satisfechas mayores aspiraciones en el Ejecutivo- -en este punto las versiones difieren- trastocaría los planes de Zapatero de diseñar un gobierno continuista con lo que fue el núcleo duro del anterior. Su idea inicial era desprenderse sólo de Alonso en Defensa, para convertirle en un peso pesado de su política en esta legislatura como nuevo portavoz del Grupo Socialista en el Congreso. Para sustituirle suena con insistencia la actual secretaria de Estado de Defensa, Soledad López, que se convertiría así en la primera ministra de Defensa en España. El resto del núcleo duro los dos vicepresidentes, María Teresa Fernández de la Vega- -que va a conservar su importante función de portavoz- y Pedro Solbes, y los titulares de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, y de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, siguen en sus puestos. Cuando las incógnitas en Interior y Defensa se despejen, será el momento de saber qué ocurre con Magdalena Álvarez en Fomento, Cristina Narbona en Medio Ambiente, Elena Salgado en Administraciones Públicas, Elena Espinosa en Agricultura, Mercedes Cabrera en Educación, y Joan Clos, al que ya incluso desde el PSC se da fuera de Industria. Según algunas fuentes consultadas, la idea de crear un Ministerio de Asuntos Sociales, ahora Secretaría de Estado dentro del Ministerio de Trabajo, está en el aire. Ayer mismo, se publicaba que ese nuevo macroministerio va a ser ocupado por la titular de Vivienda, Carme Chacón. El PSC lo está presentando como un ascenso de Chacón y algunas fuentes relacionan esto con el malestar de Caldera que, incluso podría no entrar en el nuevo gabinete. Todas las fuentes reconocen que un no de Rubalcaba sería un contratiempo en los planes de Zapatero. El jefe del Gobierno valora en él no sólo su labor antiterrorista sino su conocimiento de la política vasca. Un conocimiento que complementa el trabajo del nuevo portavoz del Grupo Socialista y de otro veterano en esas lides, el nuevo secretario general del Un contratiempo político Piezas clave María Teresa Fernández de la Vega. Seguirá como vicepresidenta primera y portavoz del Gobierno, reforzando sus tareas de coordinación de la acción exterior. Pedro Solbes. Continuará como vicepresidente segundo y ministro de Economía, tal vez asumiendo nuevas competencias en energía. Alfredo Pérez Rubalcaba. hasta hace pocas fechas se daba por segura su permanencia al frente del Ministerio del Interior para hacer frente a la esperada ofensiva de ETA en los próximos meses. Miguel Ángel Moratinos. Zapatero cuenta con él- -y con Diego López Garrido- -para preparar la presidencia española de la UE en 2010 y para que le ayude a recuperar el déficit de atención a la política exterior en sus primeros cuatros años de Gobierno. Mariano Fernández Bermejo. Aunque Zapatero encargará a José Antonio Alonso la negociación con el Partido Popular sobre la reforma judicial, quiere que se ocupe de sacar adelante leyes que permitan desatascar la aplicación práctica de la Justicia. Grupo Socialista y ex vicelendakari, Ramón Jáuregui. Zapatero quiere que el PNV sea un socio preferente de la legislatura que ahora empieza, por encima de CiU, porque intenta que lo catalán centre menos el debate político y se hable más de lo vasco Cree que lograr el fin de la violencia de ETA llevará años y será necesario, para ello, la colaboración del PNV Además, piensa que el trato con el nacionalismo vasco tiene menos coste interno (polémica PSC- CiU) y externo en el electorado. Desde el PSOE se considera que la hoja de ruta del presidente del Gobierno en esta legislatura va a estar dominada por otros temas. Primero, desbloquear instituciones como el CGPJ y Tribunal Constitucional en una negociación con el PP para la que Zapatero ha facultado al nuevo portavoz del Grupo Socialista y no al ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, muy cuestionado por los populares. Segundo, el relanzamiento de la política exterior española. Miguel Angel Moratinos se queda, bien hasta dentro de un año, para ser luego cabeza de cartel del PSOE a las elecciones europeas de junio, bien hasta que concluya el semestre de Presidencia Europea de la UE en junio de 2010. Será el hasta ahora portavoz del Grupo Socialista, Diego López Garrido, quien desde la Secretaría de Estado de la UE se encargue de los preparativos de esa presidencia, tan importante para el balance final de la legislatura. Al igual que Mariano Fernández Bermejo, dos de las últimas incorporaciones a la mesa del Consejo de Ministros, los titulares de Sanidad, Bernat Soria, y Cultura, César Antonio Molina, van a seguir en sus cargos. En un momento en que Zapatero parece optar por sacar el I+ D a un ministerio con entidad propia para que brille como nuevo tema en la agenda socialista, la continuidad de Soria parece asegurada. Su currículum como investigador da al Gobierno una pátina de gestión volcada hacia la investigación. Otro tanto ocurre con César Antonio Molina, centrado en la expansión del instituto Cervantes con sedes por todo el mundo. ABC. es Más información sobre el nuevo Gobierno en abc. es