Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 25- -3- -2008 Las dudas de Fatah y la presión de Israel amenazan la reconciliación palestina Mahmud Abbás 29 Gilani pedirá al Parlamento que solicite a la ONU que investigue el asesinato de Benazir Bhutto La sombra de Bhutto Yusuf Raza Gilani se unió al PPP por el honor de los Bhutto, y sirvió fielmente a la ex primera ministra como ministro y parlamentario s Actúa siempre guiado por su conciencia, con el peso que le otorga el descender de una poderosa saga del Punjab POR B. BERGARECHE MADRID. La carrera de Yusuf Raza Gilani, nuevo primer ministro de Pakistán, arrancó a comienzos de los 80 en las filas de la dictadura militar del general Zia ul- Haq, el responsable de la muerte del padre de Benazir Bhutto, para quien Gilani sirvió como ministro federal en 1985- 1988. Pero la fuerte catadura moral de este descendiente de una respetada dinastía política y espiritual del sur de la provincia de Punjab le llevó al enfrentamiento con el entonces primer ministro, Mohamed Ali Junejo, quien le apartó del Gobierno y, a la vez, de las filas de la dictadura. En 1988, ofreció ponerse al servicio de la causa de los Bhutto. No tengo nada que ofrecerte, ¿por qué has venido? le preguntó Benazir. Gilani afirmó no buscar nada, y se declaró un amante del honor en su respuesta. Este lazo, trenzado por encima de intereses materiales, llevó a Gilani a la presidencia de la cámara que ayer le eligió como nuevo primer ministro entre 1993 y 1996. Desde esa posición, Gilani apostó de nuevo por el poderoso sentido ético con el que siempre ha ejercido sus atribuciones, y no dudó en enfrentarse al ministro del Interior del Ejecutivo de la época, presidido por la propia Bhutto, al exigir la liberación de varios parlamentarios detenidos por orden del Gobierno. Es un hombre infravalorado, siempre en el lado silencioso, pero está preparado y parece que sabrá gobernar en equipo; no es agresivo indicó el analista Nasim Zehra a Reuters. Nacido el 9 de junio de 1952, casado y padre de cinco hijos, Gilani proviene de una rica familia asentada en el distrito punjabi de Multan, y ostenta el título espiritual de majdum al igual que su padre y su abuelo, que figura entre los firmantes de la Resolución de Pakistán de 1940, precursora de la partición de la India. Gilani tiene un master en periodismo por la Universidad del Punjab. En 2001, fue sentenciado a una pena de diez años de prisión por un tribunal, acusado de corrupción durante su mandato como presidente de la cámara. Gilani cumplió con resignación casi cinco años en la cárcel, víctima de uno de los más habituales mecanismos de eliminación de los adversarios en Pakistán. En su estancia en prisión escribió un libro sobre la vida política de su país, en el que aborda uno de los temas que más le preocupan, el excesivo papel de los militares en su país. Gilani fue tentado por el régimen para adelantar su puesta en libertad a cambio de vender a los líderes de su partido, una oferta que no pudo aceptar. Las medidas que anunció ayer indican su intención de complicarle la vida a Musharraf, como hizo su mentora hasta que fue asesinada. Florentino Portero TRANSICIÓN EN PELIGRO a historia de Pakistán no deja lugar a dudas sobre la tendencia de sus dirigentes a la corrupción, la inestabilidad parlamentaria y la disposición de las Fuerzas Armadas a asumir la responsabilidad política. Una vez más se inicia una legislatura democrática, y una vez más los nubarrones ensombrecen sus perspectivas. La presencia de Musharraf como presidente supone una incitación al choque entre las instituciones. Llegó al poder dando un golpe de estado contra el entonces presidente Sharif. Encarceló durante años a Yusuf Raza Gilani, recién elegido primer ministro, y a Asif Ali Zardari, viudo de Bhutto y actual jefe del Partido Popular. La recomposición del Tribunal Supremo, violentado por Musharraf, puede llevar a reabrir el debate sobre la legalidad de su elección y su posible destitución. Un proceso que se verá animado por las sospechas de que no dotó a Bhutto de la seguridad necesaria. Al mismo tiempo, crecen las sospechas de que la elección de Gilani entre los notables del PP se debe a su proximidad con Zardari y a su disposición a cederle la dirección del Gobierno cuando las circunstancias lo permitan. ¿Es la condición de viudo el mejor aval para asumir esa responsabilidad? ¿Lo es su legendaria fama de corrupto? ¿No sería más apropiado que se concentrara en mantener unido al partido y dejara actuar a sus principales figuras? Iniciar un proceso de transición política poniendo en duda la legitimidad del presidente, abriendo especulaciones sobre la provisionalidad del primer ministro y adelantando la revisión del Tribunal Supremo no genera confianza. Más aún cuando el islamismo tiene allí parte de sus cuarteles generales, la inflación aumenta y la economía no acaba de despegar. Su delicada situación geográfica, su arsenal nuclear y el peso del Islam radical hacen de este país objeto de permanente preocupación. Todos nos jugamos mucho con este nuevo ensayo democrático, que debemos apoyar con inteligencia y eficacia. bros de la magistratura detenidos por las autoridades durante el estado de emergencia, incluidos casi todos los jueces del Tribunal Supremo, constituye un claro mensaje al presidente Musharraf. Las palabras de Gilani fueron ejecutadas al instante por la Policía, que retiraron las barreras y alambradas en torno a la residencia del presidente del Alto Tribunal, Iftikhar Muhamad Chaudhry, que cumplía una pena de arresto domiciliario dictada por jueces afines a Musharraf. La medida fue celebrada in situ por decenas de seguidores, entre ellos numerosos abogados- -uno de los sectores que lideraron las protestas contra Musharraf en el otoño- Agradezco a la nación entera, que ha luchado estos últimos cinco meses por hacer que impere la ley declaró Chaudhry desde su balcón. Gilani adelantó ayer que los jueces depuestos volverían a sus puestos de trabajo en treinta días, un escenario que podría complicar la existencia a Musharraf, puesto que sigue abierto en el Supremo el proceso sobre la legalidad de su reelección en la presidencia. El nuevo primer ministro, que jurará su cargo hoy ante el presidente, prometió que su primera decisión será la de pedir al parlamento que apruebe una resolución solicitando a la ONU la apertura de una investigación internacional sobre el asesinato de Benazir Bhutto. Un equipo de Scotland Yard concluyó que la ex primera ministra falleció al golpearse la cabeza por la onda expansiva de la explosión suicida que sacudió su convoy el pasado 27 de diciembre en Rawalpindi. Estas medidas anuncian la voluntad de la coalición antiMusharraf de deshacer las medidas de éste, lo que abriría un ciclo de fuertes tensiones entre la presidencia y el Gobierno en un país azotado por la violencia islamista. L Los retos de su Gobierno Jueces restituidos Poner a los militares de parte de los previsibles cambios que liderará desde su nuevo puesto, y mandar con mano izquierda sobre la dispar coalición que sustenta su Gobierno figuran entre los principales retos a los que se enfrenta en este nuevo ciclo de su trayectoria política. A medida que (el PPP y la Liga de Sharif) trabajen juntos en el Gobierno, deberán competir por las influencias y los puestos, y Musharraf intentará avivar estas llamas advierte un informe reciente del Center for Strategic and International Studies de Washington D. C. Gilani, el hombre recto que ha jurado lealtad a los Bhutto, deberá además trabajar con Estados Unidos para poner fin a una ofensiva integrista que en 2007 mató a más civiles y militares que en los seis años anteriores. ABC. es Vídeo sobre la elección del nuevo primer ministro de Pakistán en abc. es internacional Un tanque de petróleo destinado a las tropas de la OTAN en Afganistán ardía ayer en la frontera EPA