Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 25- -3- -2008 Arranca la IX Legislatura s Nombramientos en el PSOE JOSÉ ANTONIO ALONSO ESPAÑA 13 EN SERVICIO EL AMIGO COMODÍN SIGUE Desde hace siete años, Zapatero ha recurrido siempre a su amigo de la infancia Toño Alonso para lograr que le cuadren sus planes políticos POR L. AYLLÓN DANIEL G. LÓPEZ MADRID. A punto de cumplir los 48 años, José Antonio Alonso, Toño para los íntimos, entre los que está José Luis Rodríguez Zapatero, se ha convertido en el comodín que utiliza el líder socialista para hacer que le cuadren sus planes. Amigo de la infancia leonesa y compañero de estudios básicos y superiores de Zapatero, éste ha contado con él para la vida pública, desde que en julio de 2001 fue elegido vocal del Consejo General del Poder Judicial a propuesta del PSOE, aunque entre 1994 y 1998 había sido ya portavoz de la asociación judicial progresista Jueces para la Democracia. En vísperas de las elecciones generales de 2004, Zapatero le encomendó encabezar la lista socialista por León, su lugar de origen, del que se siente muy orgulloso. Tras el triunfo del PSOE, se hizo cargo de la cartera de Interior, donde, tras unos primeros pasos vacilantes, consiguió labrarse una buena imagen. Quizás por ello, en abril de 2006 el presidente del Gobierno decidió recurrir de nuevo a su amigo para ocupar la vacante dejada en Defensa por José Bono, con quien precisamente Alonso no tenía unas relaciones muy buenas a raíz de algunos enfrentamientos por informaciones sobre el control de inmigrantes y por el caso Roquetas la muerte en dependencias de la Benemérita de Juan Martínez de Galdeano. En cualquier caso, ya en Defensa, Alonso tuvo que concluir la tramitación de algunas de las leyes iniciadas por su predecesor, entre ellas la de la Carrera Militar, que provocó el malestar en algunos estamentos militares. Además, le tocó la muerte de varios soldados españoles en Líbano y Afganistán, que, sin duda, recordará como los momentos más duros de su paso por un Ministerio en el que también deja una imagen de eficacia. Igualmente, como responsable de Defensa, organizó el envío al Líbano de un contingente de soldados españoles para integrarse en la misión de la ONU en ese país; y hubo de sufrir la presión de EE. UU. para que España mandara más tropas a Afganistán, algo que Zapatero no estaba dispuesto a hacer, aunque recientemente terminó aumentando el contingente en 36 militares para operar cuatro aviones españoles no tripulados. Quienes le tratan coinciden en que Alonso- -casado y con un hijo de corta edad, al que considera su auténtica pasión- -es un hombre afable, aunque de aspecto serio y reservado. Es también un buen conversador, con notable capacidad dialéctica, una cualidad que le puede ser útil en su nuevo puesto de portavoz del Grupo Socialista. Tiene un trato fácil con los periodistas, con quienes a veces se le puede ver compartiendo un cigarrillo al aire libre, al menos en los momentos en que vuelve a fumar, porque precisamente el abandono del tabaco es uno de sus campos de batalla personales. Además del cine y de la literatura, a Alonso le gusta escribir y tocar la guitarra pero, con respecto a esto último, reconoce con humildad que se le da mejor lo de ser juez. Por cierto, uno de los últimos juicios que, como magistrado, celebró en la Audiencia de Madrid fue el del caso Urbanor en el que los Albertos fueron absueltos.