Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es MARTES 25- -3- -2008 ABC El Gobierno incumplió en Cataluña las obras urgentes para sustituir al trasvase La desaladora de Barcelona, que empieza a construirse, era de extraordinaria y urgente necesidad en 2004 JUAN FERNÁNDEZ- CUESTA MADRID. El Gobierno socialista derogó el 18 de junio de 2004 el trasvase del Ebro- -incluido dentro del Plan Hidrológico Nacional, que fue aprobado por las Cortes Generales en 2001- que suponía trasvasar agua del río Ebro hasta el área metropolitana de Barcelona, a través de un ramal norte, y Almería, mediante uno sur. En su sustitución, el Ministerio de Medio Ambiente aprobó una serie de actuaciones prioritarias y urgentes que en lo que se refiere a incremento de la disponibilidad de recursos hídricos se limitaban en el caso de las Cuencas Internas de Cataluña a una desaladora en la provincia de Barcelona y la ampliación de otra en Gerona. Cuatro años después, y pese al carácter de prioritario y urgente, los 75 hectómetros cúbicos año que debían aportar ambas actuaciones no existen. Y la provincia de Barcelona no tiene agua. Hasta el punto de que el propio Ministerio de Medio Ambiente se avino a principios de año a facilitar la llegada a la zona a través de barcos de agua desalada desde Almería, opción que ayer mismo la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, dijo que cuenta con el total respaldo del Gobierno En ese real decreto ley, a través del que murió el trasvase del Ebro, el Gobierno socialista incluyó unas medidas que calificó de ajustadas rigurosamente al parámetro constitucional de extraordinaria y urgente necesidad Sólo una para Barcelona: desaladora. Y no existe. El objeto del proyecto de extraordinaria y urgente necesidad era y es garantizar y complementar las demandas de agua potable del área metropolitana de Barcelona, incorporando 60 hm 3 año de agua de mar desalada según la declaración de impacto ambiental del proyecto de Desaladora del área metropolitana de Barcelona aprobada el 6 de junio de 2005, un año después de ser derogado el trasvase del Ebro. Y hasta casi dos años después (31 de mayo de 2007) la empresa pública catalana Aigües Estado de las obras, ayer, de la desaladora del área metropolitana de Barcelona, un proyecto de urgente necesidad en 2004 Ter Llobregat no adjudicó a una unión temporal de empresas la construcción de la fase principal de la desaladora. Hoy, el Gobierno catalán clama por soluciones a la falta crónica de agua que padece el área metropolitana de Barcelona. Tres posibilidades, tres trasvases encubiertos, interconexiones que los llaman hoy, son las opciones que ahora se plantea el Gobierno socialista, incluido recuperar el ramal norte del Ebro para llevar agua de Tarragona a Barcelona. Los principales recursos de abastecimiento de la ciudad de Barcelona y el resto de poblaciones que constituyen el área metropolitana (cerca de un 70 por ciento de la población de todo Cataluña) corresponden a los superficiales procedentes JOB VERMEULEN Garantizar las demandas La planta emitirá hasta 204.000 toneladas de CO 2 al año M. J. C. La macrodesaladora del Llobregat, con la que se pretende producir 60 hectómetros cúbicos de agua al año y cuyo coste total de la obra asciende a 242 millones de euros, es uno de los proyectos estrella del Gobierno tripartito. Y posiblemente, uno de los que más altos costes económicos y medioambientales tiene. El gran consumo de energía necesario para el proceso de desalinización comportará, en el caso de la instala- ción que gestiona la Agencia Catalana del Agua, una emisión anual de entre 77.000 y 204.000 toneladas de CO 2 a la atmósfera. Si fuera necesario comprar derechos de emisión, el coste oscila entre 10 y 20 euros por tonelada de CO 2 emitida, lo cual incrementa el coste económico de la planta, ya de por sí elevado si se compara con los gastos de un trasvase. Una planta desaladora consume 3,51 kwh por metro cúbico frente a los 2,6 kwh que consume los trasvases previstos en el derogado PHN. Así, una planta desalinizadora que produjera 60.000 metros cúbicos de agua al día necesitaría una inversión de 770 euros por metro cúbico por día. del propio río Llobregat y del río Ter y los acuíferos de la zona, especialmente los de los ríos Llobregat y Besós Medio Ambiente asegura que con estos recursos se deben responder a demandas de agua de consumo humano muy elevadas, llegando puntualmente al límite de la capacidad de suministro existente Por ejemplo, la situación actual, con los embalses de las cuencas internas de Cataluña en el entorno del 20 por ciento de llenado. En 2005, el Ministerio de Medio Ambiente no había perdido del todo la extraordinaria y urgente necesidad Aunque se limitaba a recomendar, ligada a previsiones de demanda crecientes la construcción de una instalación de tratamiento de agua marina como mejor Cesión a Cataluña