Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN MARTES 25 s 3 s 2008 ABC DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO ECONOMÍA N PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro MENGUANTE o se ha cumplido el primer trimestre del año y todos los analistas, a excepción de los del Gobierno, revisan las previsiones de crecimiento, empleo y precios y coinciden en que la economía española- -como la europea y la norteamericana- -va a menos. El Ejecutivo en funciones guarda silencio, aunque tendrá que revisar las magnitudes presupuestarias y ajustar los ingresos a la baja, por efecto de la menor actividad, y los gastos al alza, como consecuencia de los compromisos electorales y de un mayor gasto social en desempleo y de las políticas de reactivación que, previsiblemente, se pondrán en vigor. Los servicios de estudios más reputados, entre ellos el de la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) ajustan a la baja el crecimiento para dejarlo en el 2,5 por ciento para este año y en el 2,1 para 2009. Sugieren que la recuperación no se producirá hasta muy entrado el año que viene, siempre que se den las condiciones para ello y que se apliquen políticas correctas. Funcas espera una lenta caída de la inflación, hasta una tasa del 2,6 por ciento el año próximo y un modesto aumento de la ocupación durante el bienio- -entre el 1 y el 2 por ciento- -compatible con un incremento del paro hasta el 9,5 por ciento. Todas estas estimaciones, coincidentes con las de los organismos económicos internacionales, enfrentan al nuevo Gobierno a una revisión del Presupuesto y a explicar en sede parlamentaria qué piensa hacer para evitar que la crisis derive en recesión. Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera PNV, TODO SIGUE IGUAL OS discursos del Aberri Eguna o Día de la Patria Vasca, organizado por el PNV el pasado domingo, ratifican que los nacionalistas sólo quieren ganar tiempo para diluir los efectos de su fracaso electoral el 9- M y volver a traspasar al Estado y a los partidos no nacionalistas toda la responsabilidad de resolver lo que ellos llaman el conflicto vasco Es inútil esperar del actual PNV que un revés en las urnas, que no afecta a su poder político en la comunidad autónoma, sea motivo suficiente para que se imponga un cambio de estrategia. Los sectores más extremistas, actuales controladores del partido, no prescindieron de Josu Jon Imaz para acabar en la política de transversalidad que este propugnaba. El PNV es un partido camaleónico que conserva su naturaleza, pero cambia de aspecto siempre que lo necesita. Ahora está en esto, lanzando por boca de su presidente de compromiso, Íñigo Urkullu, discursos más o menos moderados, que apelan a la sociedad y a los ciudadanos, pero con la tutela implacable de dirigentes como Joseba Egibar, que ya han marcado los límites de la negociación con el PSOE: se podrá hablar de calendario de ejecución, pero no de contenidos del plan soberanista de Ibarretxe. Si el PSOE acabara creyendo que los cantos de sirena de Urkullu expresan un cambio político real, el PNV habrá tenido éxito en este falso desdoblamiento de personalidad que perpetra con la teoría de las dos almas, la autonomista y la soberanista; teoría que, si alguna vez existió, quedó enterrada por el pacto de Lizarra con ETA. Lo que Urkullu llamó el pasado domingo el derecho del pueblo vasco a un acuerdo singular con el Estado no es distinto del modelo confederal que propone el lendakari Ibarretxe con aquel proyecto de comunidad libre asociada que fue apoyado a medias por ETA en el Parlamento de Vitoria. Es un mero cambio de terminología para sembrar confusión y hacer entrar al PSOE en el laberinto nacionalista de la reforma estatutaria, la normalización política y la resolución del conflicto vasco No hay que olvidar que las bases ideológicas de la última ponencia política del PNV son la soberanía, la territorialidad y la conciencia nacional L principios que, mal que le pese a Urkullu, sí ponen al PNV junto a ETA en cuanto a objetivos políticos. El hecho de que el lendakari no mencionara expresamente la consulta anunciada para el mes de octubre no tiene ningún significado. Simplemente la esconde por oportunismo, para no espantar la posibilidad de acuerdos con el PSOE, teniendo en cuenta que el PNV ha terminado la legislatura socialista de Zapatero con más poder institucional que en 2004, pues sumó la Diputación de Alava a las otras dos diputaciones y al Gobierno autonómico. Al PNV nunca le ha ido mal cuando ha pactado con los socialistas, porque o ha mantenido el poder- -incluso cuando perdió las elecciones autonómicas, como en 1986- -o lo ha ampliado, como sucedió el pasado año en Alava. Cualquier cambio en la estrategia del PNV que no proceda de la pérdida del poder autonómico es puro espejismo. A fecha de hoy, mantiene el plan soberanista del lendakari Ibarretxe, no exige el fin del terrorismo para impulsar sus iniciativas políticas, niega la legitimidad constitucional del orden autonómico y repudia el estatuto de Guernica con la excusa de su incumplimiento por el Ejecutivo central. En definitiva, es un nacionalismo extremista con apariencia de moderación, cuya estrategia está dando cobertura política a ETA, porque niega la legitimidad democrática a la situación institucional del País Vasco en España. La insistencia con que el PNV reclama el derecho del pueblo vasco a decidir es un argumento constante a favor de la tesis de ETA de que los vascos no han decidido libremente en ningún momento. Aquel error de Zapatero comprometiéndose públicamente, en junio de 2006, a respetar la libre decisión de los vascos muestra hoy toda la dimensión de su gravedad y explica hasta qué punto la negociación política con ETA generó incluso un discurso compartido. Más que ofrecer pactos y diálogo sin condiciones ni límites como ayer ofreció el PSOE por boca de José Blanco, los socialistas deberán plantear exigencias muy concretas al PNV para que, de una vez por todas, sufra las consecuencias políticas de su deslealtad hacia la Constitución y de su ambigüedad hacia el terrorismo de ETA. MÁS TENSIÓN PARA PALESTINA P ese a que las dos principales facciones palestinas firmaron el pasado domingo un principio de acuerdo para intentar poner fin al estado de enfrentamiento crónico en el que se encuentran, las presiones de Israel sobre Fatah y los recelos de las dos partes en conflicto amenazan con hacer fracasar este amago de reconciliación. La paz entre los palestinos es un deseo de todo el mundo árabe, porque constituye en estos momentos su peor tarjeta de presentación ante el mundo. Un pueblo que aspira a constituir un Estado no puede estar en guerra civil y, además, preparándose para atacar a su vecino. Patrocinado en esta ocasión por Yemen, el desvaído principio de acuerdo proponía la celebración de negociaciones entre representantes de Fatah y de Hamas, las dos organizaciones que en estos momentos se reparten el control de los territorios palestinos: Fatah en Cisjordania, con el reconocimiento internacional, y Hamas en la franja de Gaza. Pero en estas circunstancias, las condiciones que uno y otro exigen para la paz son prácticamente imposibles de cumplir. Después de que ambos hayan ensayado prácticamente todas las formulas posibles, sólo queda una por poner en práctica, probablemente la única que podría aportar algo de luz al oscuro escenario de Oriente Medio: que Hamas renuncie a la violencia y acepte el principio de la existencia de Israel. Mientras eso no suceda, no hay demasiadas razones para el optimismo. PRUDENCIA CON EL TRÁFICO A notable reducción del número de muertos en accidentes de tráfico a lo largo de esta Semana Santa es una noticia esperanzadora. Parece que el sentido común se va imponiendo poco a poco entre los conductores españoles, a lo que contribuyen sin duda el esfuerzo desplegado por la DGT y el trabajo eficaz de los agentes en las carreteras. Sin embargo, de igual manera que se reclama prudencia a los automovilistas, sería deseable también que algunos políticos fueran también más prudentes a la hora de valorar los datos para evitar ofrecer una sensación de triunfalismo excesivo en el análisis de las cifras. Tráfico anticipó ayer que la operación especial de tráfico de Semana Santa de este año se cerrará definitivamente con cerca de 40 muertos menos que en 2007. Pero con independencia de los porcentajes, siguen siendo cifras muy preocupantes de mortalidad en la carretera. Por eso no conviene incurrir en la autocomplacencia: aunque se produzcan menos accidentes, detrás de cada siniestro hay un drama humano y familiar que no puede esconderse bajo la frialdad de la estadística. Por lo demás, aunque el mal tiempo de los últimos días en muchas zonas de España ha dificultado la circulación, también es cierto que ello suele invitar a una mayor prudencia al volante. De hecho, los accidentes tienden a producirse con más frecuencia en trayectos cortos y aparente- L mente sencillos, en los que aumentan las distracciones y se resta importancia al consumo de alcohol. Es indudable que por pocas muertes que lleguen a producirse en la carretera, siempre quedarán muchas cosas por hacer en materia de seguridad vial. Es preciso aumentar la presencia de agentes en las carreteras, mejorar el estado de muchos tramos en las vías secundarias y eliminar múltiples puntos negros Hace falta un programa específico para mejorar la seguridad de ciclistas, motociclistas e incluso peatones. Es necesario insistir en una campaña social para racionalizar el uso del automóvil y generar confianza en los ciudadanos ante la labor de las administraciones públicas, eliminando esa imagen de fiebre recaudatoria que tanto daño produce. La seguridad vial en la escuela también es una cuestión fundamental. De hecho, la velocidad se identifica socialmente con el éxito, de modo que los controles de tráfico son percibidos como un adversario molesto para el conductor. y luchar contra esta mentalidad tan arraigada requiere tiempo y esfuerzo, aunque no produzca beneficios de imagen para los políticos. A pesar de la mejoría experimentada estos últimos días, la cifra de accidentes de tráfico en España sigue siendo impropia de una sociedad madura. Y para combatirlos, el trabajo y la formación siempre serán más útiles que el triunfalismo o la autocomplacencia.