Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES Campeonato del Mundo de Fórmula 1 s Gran Premio de Malasia LUNES 24 s 3 s 2008 ABC Invisibles y sin publicidad Honda no logra resultados, pero prosigue con su apuesta ecológica contra el calentamiento del planeta en un coche que no luce ningún patrocinador por segundo año consecutivo POR JOSÉ CARLOS CARABIAS ENVIADO ESPECIAL SEPANG. En el reino de la gasolina se ha hecho fuerte una propuesta ecológica. Honda continúa por el sendero de la concienciación, de un planeta sin emisiones de gas, carburante verde y demás mensajes sensibilizadores que ya emprendió el año pasado. En 2007 sorprendió con el diseño de un coche que quería alertar sobre los riesgos de calentamiento global del planeta. En 2008 persevera en esa línea. Lo sintomático es que el gigante japonés pueda resistir un desembolso de más de 350 millones de euros sin un trazo de publicidad en el monoplaza que conducen Jenson Button y el inoxidable Rubens Barrichello. Ambos, invisibles ayer, como casi siempre. El inglés acabó décimo a 86 segundos de Raikkonen, y el brasileño, decimotercero a una vuelta. Los empleados de Honda se pasean por los circuitos del mundo con un inclasificable pantalón verde que cumple con su papel de reclamo. La prenda llama la atención al primer vistazo. Un verde chillón, refulgente, resplandeciente, que pretende asentarse definitivamente y competir con los atuendos clásicos, el rojo Ferrari, el plata McLaren. Honda tenía una imagen gris, taciturna, de secta enclaustrada en su propio monasterio. Su coche no va, pese a que en 2006 compareció como uno de los candidatos por presupuesto y posibilidades. Desde entonces ha desaparecido de la cartelera, salvo el destello del triunfo de Button en Hungría 06. La llamada al cuidado del planeta ha dado más que hablar que sus resultados. El mensaje de la escudería nipona para esta temporada es Earth dream Esa leyenda- El sueño Tierra -es el único anagrama publicitario que enseña el monoplaza, un coche con pretendido estilo a la antigua, ideado en el marketing para rememorar la estela de aquellos bólidos de los años setenta y ochenta que levantaron la Fórmula 1. En un formato deportivo tan apegado a los números, las cifras y las décimas, sorprenden este tipo de teorías. El poder de los sueños reza en las camisetas de todos los empleados Honda, junto a sus pantalones verdes. ción por colaborar en la propagación del calentamiento global. Y la otra visión es mucho más prosaica, con más pies en la tierra en un mundillo que no perdona un euro. Honda, un gigante de la automoción que fabrica 14 millones de motores al año y tuvo unos beneficios de 4.000 millones de euros, tiene que propagar un proyecto verde porque si no, no vende coches. La escudería ha pasado de anunciar la marca de cigarrillos Lucky Strike a difundir el sueño del planeta verde, sin emisiones de dióxido de carbono en pro de los efectos del cam- Siempre hay dos formas de aproximarse a los asuntos en la F- 1. Una teoría incide en la transgresora propuesta de Honda, su saludable motiva- Para vender coches bio climático. El plan, sin embargo, no tiene ningún matiz de ONG. Honda ha fichado a golpe de talonario a Ross Brawn, el gurú directivo que dio forma a la era dorada de Ferrari con Michael Schumacher y Jean Todt. Los continuos batacazos del equipo han provocado ese cambio de timón. Nuestro proyecto tiene que abarcar un mínimo de tres años comenta Brawn. Después de conseguir sólo seis puntos en los últimos dieciocho grandes premios, los japoneses se han cansado de buenas palabras. Jenson Button y el incombustible Rubens Barrichello (dieciséis temporadas en la F- 1, récord histórico) siguen al mando de los volantes verdes y de un coche que no termina de arrancar. Button, ayer, sin publicidad comercial en su Honda... y con la apuesta de la casa nipona por vender coches con mensajes ecologistas AFP PASE VIP te es el motor. Y, sobre todo, desde que me quedé prendado cuando me invitaron por primera vez a seguir una carrera en Montmeló hace ocho o nueve años. Desde entonces siempre he estado ligado de una u otra forma a la Fórmula 1. Me apasiona. De hecho, tengo un equipo con dos coches, el RC 3 Bassani, que participa en Brasil en una competición muy parecida a la Nascar. También soy la imagen de la F 1 en Turquía. Todo el mundo sabe que me gusta. Mi casa en el paddock es Red Bull. Siempre que puedo acudo a su motor- home Hay un gran ambiente y son muy divertidos. Conozco a Bernie Ecclestone y he aprendido muchas cosas con sus consejos y confidencias. Reconozco que estoy enganchado. Me he pegado el madrugón para seguir los grandes premios de Australia y Malasia. Y, sobre todo el de Melbourne, resultó espectacular. Con la eliminación del control de tracción las carreras serán mucho más divertidas y emocionantes. Y veremos a los verdaderos pilotos sin tanta ayuda electrónica. Antes se sabía quién iba a pelear en cada Gran Premio y ahora creo que se presenta un Mundial mucho más abierto para los pilotos y constructores. McLaren ha empezado fuerte y ha dejado una sensación de coche fiable. Hamilton tiene una buena oportunidad para demostrar su valía, y con el permiso de Kimi Raikkonen, mi favorito para el título es Felipe Massa. Pese a lo que pasó ayer, pese a sus dos abandonos, es la debilidad del amigo. Me ha dicho que hará un buen Mundial y que está muy motivado. La duda es Fernando Alonso. Es evidente que tendrá que trabajar duro con el Renault porque no anda como él querría. Mi circuito preferido es Monaco. Allí los pilotos se tienen que emplear a fondo para demostrar su habilidad. He tenido la oportunidad de ver varias carreras y es espectacular por todo lo que rodea al Gran Premio. Es la cita más divertida del calendario, aunque también me gusta Montmeló. Y de igual forma, estoy esperando que llegue la carrera de Valencia, porque me gusta mucho la idea de los circuitos urbanos. Roberto Carlos Jugador del Fenerbahçe y ex del Real Madrid ENGANCHADO yrton Senna nos robó muchas horas de sueño a los brasileños. Para nosotros era un Dios y nos metió el veneno de la Fórmula 1 en el cuerpo. Nunca lo conocí personalmente, pero tiene la culpa de mi vicio por la velocidad. Soy futbolista y futbolero cien por cien, pero mi segundo depor- ESTOY A