Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 DEPORTES Primera división s Vigésima novena jornada LUNES 24 s 3 s 2008 ABC Villa desquició al Real Madrid con sus goles y luchó por todos los balones, como en la imagen en el salto ante Guti REUTERS En el pecado llevó su penitencia El Madrid sólo quiso jugar en la segunda parte y no le fue suficiente ante un Valencia certero ENRIQUE ORTEGO MADRID. Está visto. El Madrid tampoco quiere ganar esta Liga. Muy de los blancos eso de dejar para el final lo que no son capaces de hacer al principio y a veces, como ayer, en el pecado llevan su penitencia. Su buena segunda mitad, llevando la iniciativa, con la posesión del balón y no menos de media docena clara de ocasiones de gol no le dio ni para empatar. Hubiera sido un mal menor, pero el penúltimo descuido defensivo- -lógico por otra parte cuando estás lanzado al ataque- -le costó los tres puntos en una gran acción individual de Arizmendi. Al equipo de Schuster le ha cambiado la vida. Al principio de temporada ganaba cuando jugaba bien, mal y regular. Ahora pierde en las tres situaciones. Su actuación de ayer pasó por los tres estados. Tuvo momentos horribles en los primeros veintitantos minutos, a merced del Valencia. Se entonó un poco cuando empató. Y, en la segunda parte, cuando ofreció su mejor imagen, se vio sorprendido por un rival que se encontró el triunfo cuando ya estaba agotado físicamente y encerrado en su campo defendiéndose como fiera panza arriba. Casi media hora tardó el Madrid en entrar en el partido. O lo que es lo mismo, presentar batalla, disputar la posesión, defender en su área, pero también llegar a la contraria. No es la primera vez ni será la última que este equipo afronta los encuentros sin concentración, sin ánimo, cabizbajo, dubitativo. Es repetitivo leerlo, pero más repetitivo es hacerlo. Fríos, protestones, imprecisos, los de Schuster se pasaron casi la primera media hora corriendo detrás del balón y del Valencia. Koeman sorprendió tácticamente a su colega. Era el suyo un dibujo muy parecido al de los blancos, pero con mejor ocupación de los espacios. Un 4- 3- 3 en el que no dejaba de sorprender que Arizmendi fuera el falso extremo derecha, Silva el falso delantero centro y Villa el falso extremo izquierda. Por detrás, en el medio campo, un triángulo, Banega- Maduro- Mata, para frenar al otro triángulo, Sneijder- Gago- Guti, porque Schuster había optado por el argentino como medio centro en lugar del destartalado Diarra. En los cinco primeros minutos el Valencia llamó tres veces al área de Casillas. El Madrid no se enteraba. Ni tenía el balón ni lo robaba. No hacía daño, pero lo insinuaba. Casillas estaba más intranquilo que Hildebrand, seguro. Por eso tuvo que esforzarse al máximo en un remate del extremo Villa, siempre atento a tirar la diagonal y armar el disparo y poco después nada pudo hacer cuando se plantó sólo delante de él y le superó con serenidad. Entonces sí. Entonces toque de diana. Se fue Marchena- -aturdido por un balonazo de Guti en el rostro a la salida de una falta- -y entró Helguera. No pudo tener peor suerte el ex madridista. En la primera acción en la que tenía que despejar, Raúl le quitó la cartera para cabecear a la red y empatar el partido. Ese es el Madrid. Con una le basta para borrar todo lo que hace mal durante muchos minutos. Salieron los blancos mucho más enchufados tras el descan- Así jugó el Real Madrid Casillas: bien. Sergio Ramos: bien. Pepe: bien. Cannavaro: regular. Marcelo: regular. Sneijder: regular. Gago: regular. Guti: bien. Raúl: notable. Baptista: regular. Robinho: mal. Robben: regular. Higuaín: bien. El técnico. Schuster: regular. Algo de culpa tiene que tener el técnico cuando su equipo entra en los partidos tan apático y falto de agresividad. Centró más la posición de Raúl. Lo mejor: la reacción de la segunda parte y las muchas ocasiones de gol creadas. Lo peor: fallarlas y la primera mitad. Así jugó el Valencia Hildebrand: notable. Miguel: bien. Albiol: bien. Marchena: bien. Caneira: bien. Banega: regular. Maduro: bien. Mata: bien. Arizmendi: bien. Silva: muy bien. Villa: notable. Helguera: regular. Baraja: bien. Morientes: regular. El técnico. Koeman: bien. Buen planteamiento táctico. Buen repliegue defensivo de su equipo y muy juntas las líneas. Tardó en hacerlos cambios cuando se puso por debajo en el marcador. Lo mejor: su primera media hora. Apoyos constantes, juego a los espacios y fútbol combinativo. Lo peor: el bajón físico del segundo tiempo. Despistes atrás.