Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 24- -3- -2008 AGENDA www. abc. es agenda 49 CUMPLEN AÑOS Diana de Francia 68 Cristóbal Halffter 78 Darío Fo 82 Silvia Munt 51 María Garralón 55 Quim Monzó 56 Alonso Puerta 64 Nick Lowe 59 NECROLÓGICAS JOSÉ COMAS s Periodista FUE NOTICIA EN ABC La pasión por informar Su sana irreverencia al poder la aplicó también a la terrible fuerza de la enfermedad que le surgió cuando se aprestaba a pasar quizás la fase más feliz de su vida con su mujer Ana a la que conoció paradójicamente en el sitio en el que peor lo pasaba: la redacción en Madrid HERMANN nismo tan extendida en nuestra profesión, José Comas, corresponsal y reportero hasta el final de sus días, muerto en Berlín a los 64 años, combinaba un amor por el orden que era más teutón que los alemanes a los que entendió como pocos y cuyos avatares desde los años setenta explicó a los españoles en miles de crónicas. Desde que cambió la enseñanza allá en el Lago Constanza por la información periodística, primero en el equipo fundacional de Diario 16 y después en su inverosímil oficina nicho en el Pressehaus (Casa de la prensa) a orillas del Rhin en la otrora capital de la República Federal de Alemania, donde yo le sucedí como corresponsal en 1985, Comas se paseó por medio mundo como repor- José Comas EL PAIS Hace 81 años Solemne entrega al padre del capitán Angosto, muerto heoricamente en Marruecos, de las insignias de la Cruz Laureada, costeada por sus compañeros del Tercio. EFEMÉRIDES 1808 El Rey Fernando VII entra en Madrid entre aclamaciones. 1809 Nace el escritor español Mariano José de Larra. 1853 Primer intento de creación de una Compañía de tránsito aéreo con globos por parte del inglés William Henson. 1887 Robert Koch explica en Berlín su descubrimiento del bacilo de la tuberculosis. 1905 Fallece el novelista francés Julio Verne. 1933 El Reichstag concede amplios poderes a Hitler. 1934 El Congreso de los Estados Unidos aprueba la ley de independencia de Filipinas. Nada más saber el sábado por la mañana que José Comas había sido vencido finalmente por el cáncer insidioso que lo comenzó a perseguir hace ya cinco años, me puse a buscar su libro Polonia y Solidaridad que, prologado por Manolo Azcárate, comenté yo en las fechas de su presentación en el diario El País allá por 1990. No lo he encontrado aunque sé que está. A Pepe Comas no le habría pasado. Porque con la vitalidad indómita de un potro asturcón- -que demostró hasta el final en circunstancias que habrían quebrado a la mayoría- con su furiosa honestidad, su incorruptible voluntad de saber y su perfecta incapacidad para la subcultura del ci- tero obsesionado por informar de los hechos, por el testimonio y por el valor de la palabra. Desde México y Buenos Aires pasó quince años transmitiendo su interés, su capacidad de sorpresa y de indignación y su inagotable curiosidad a los lectores de su periódico al que, durante décadas, quiso con adoración y al que representó con orgullo. Era irascible y no le importaba demostrarlo, ante colegas, funcionarios o políticos. Si en México era casi temido por la ira que le producían parsimonia, indiferencia y corrupción, en Polonia el portavoz de régimen durante la Ley Marcial, Jerzy Urban- -uno de los grandes cínicos de la historia de la posguerra centroeuropea según sus compatriotas- se exasperaba ante la impertinencia del corresponsal español. Comas se había presentado en Varsovia en diciembre de 1981 con una camioneta de víveres que conducían él y un compañero brasileño cuando ningún periodista podía soñar con un visado. Y allí estuvo, sin un ápice de cinismo, con inteligencia y honestidad, relatando lo visto y oído, sin hacer concesiones a aquellos que, desde la terminal receptora en Madrid, eran poco comprensivos hacia los polacos en rebelión contra el comunismo. Comas era lo más alejado al sectario que carga énfasis según conveniencia. Poco lo refleja tan bien como su pasión por el fútbol que le emocionaba como juego en sí, sin forofismo salvo para su calidad. Su sana irreverencia al poder la aplicó también a la terrible fuerza de la enfermedad que le surgió cuando se aprestaba a pasar quizás la fase más feliz de su vida con su mujer Ana a la que conoció paradójicamente en el sitio en el que peor lo pasaba: la redacción en Madrid. La última vez que nos vimos en Berlín, estaba desalojando la oficina- -más oficina que la que yo heredé de él en Bonn hace 23 años- Se llevaba a su casa la colección de Der Spiegel. Era en vísperas del enésimo intento de acabar con el cáncer que acababa con él. Se llevaba su propia historia a casa. Por si me muero de verdad esta vez No fue entonces. Por desgracia no ha tardado mucho en serlo. ALEJO GARCÍA s Periodista Carlos Pujol Raes Ayer falleció en Madrid el periodista y abogado Carlos Pujol Raes. Hijo de Juan Pujol Martínez- -el histórico director y fundador del diario Madrid -con Carlos Pujol desaparece también una parte fundamental de la historia del periodismo del siglo XX en España. Si su padre había sido un referente indiscutido, considerado uno de los grandes periodistas españoles de todos los tiempos, también Carlos Pujol desempeñó un papel muy relevante como editorialista y gerente de la histórica cabecera que se publicó entre 1939 y 1971, cuando el diario Madrid fue clausurado. Padre y abuelo de periodistas, recibió en 2005 el homenaje de la Asociación de la Prensa de Madrid. Antes, había sido condecorado con la Medalla de Sufrimientos por la Patria y la Medalla al Mérito Civil. Hoy, a las doce y veinte del mediodía, recibirá cristiana sepultura en el Cementerio de la Almudena. ENHORABUENA, ALEJO MANUEL MARTÍN FERRAND Alejo Jesús García Ortega (Málaga, 1937- 2008) es, por si fuera necesario demostrarlo, una prueba irrefutable de que la memoria sentimental nos entra por el oído. En él, quizás en el laberinto- -y eso explicaría muchas cosas- se fraguan los recuerdos que, pasado el tiempo, nos emocionan. Alejo García descansa ya en el cementerio de san Gaudencio, en Alhaurín el Grande, en la Málaga de su alma; pero su voz sigue en el éter, como decían los clásicos de la radio, para evocarnos un tiempo pasado, cronológicamente cercano y, a todos los efectos restantes, tan lejano como el de Recaredo o el de Recesvinto. Alejo García hizo mucha y buena radio en RNE, en la COPE y en la Cadena Ibérica de Eugenio Fontán; pero, lo que son las cosas, en aras de la síntesis con la que cursan los sentimientos, lo que permanecerá de él es el haber sido el periodista que, un Viernes Santo, el de 1977, dio la noticia de la legalización del PCE, lo que le daría normalidad y credibilidad políticas a las primeras elecciones democráticas, las del 15- J, que cuajaron la transición. También nos quedará de Alejo García el haber establecido la intervención de los oyentes, de viva voz, en los programas y como parte fundamental de ellos. Recuérdese su Directo, directo En esto último, democráticamente incuestionable y obviamente participativo, no sé muy bien si para engrandecer el medio o para empobrecerlo. Sea como fuere, cada vez que oigamos, como tantas- -demasiadas- -veces oímos, el enhorabuena por su programa no se nos debe olvi- 1949 El tren español Talgo es probado con éxito en Estados Unidos. 1980 Asesinado el arzobispo de San Salvador, Monseñor Oscar Arnulfo Romero, cuando celebraba misa en la catedral. 1981 Descubrimiento de pinturas rupestres del neolítico en unas cuevas de Polop (Alicante) 1997 La película El paciente inglés vencedora de la 69 edición de los Oscar de Hollywood, con nueve galardones. 2006 El Papa Benedicto XVI proclama a los quince primeros cardenales de su pontificado, entre ellos al español Antonio Cañizares y el venezolano Jorge Liberato Urosa Savino. Alejo García EFE dar, en memoria del muy llorado colega, que la expresión fundacional fue: Enhorabuena por su programa, Alejo Lo que si merece encomio, y profundo, es la bonhomía de la que siempre hizo gala. Un señor de la radio.