Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA Comienza la IX legislatura LUNES 24 s 3 s 2008 ABC Edurne Uriarte EL SECUESTRADO EGUIGUREN O dio y visceralidad son las dos palabras más duras empleadas por Jesús Eguiguren en la entrevista que le hacía ayer Alberto Surio en El Correo La entrevista era sobre ETA, pero las dos palabras no se refieren a ella sino al PP, a su actitud hacia el PSOE. Sobre los terroristas, Eguiguren se siente incapaz de saber por qué han asesinado a Isaías Carrasco, y sobre alguno de sus líderes- -Otegi- -tiene incluso unas palabras positivas: Hizo lo que pudo, aunque le faltó dar un puñetazo en la mesa Eguiguren es un perfecto ejemplo del síndrome de Estocolmo casi generalizado en el que vive el País Vasco y sobre cuya curación me quedan pocas esperanzas, más bien ninguna. Entre otras cosas, porque los libres del síndrome tienen dificultades para hablar hasta en la Universidad del País Vasco. Lo relataba también ayer Jon Juaristi en la otra cara de esta historia; le han retirado la invitación para participar en un homenaje a un profesor fallecido de aquella universidad. No vaya a ser que estropee el ambiente de diálogo con el que los secuestrados quieren ambientar su secuestro. Que podrá acabar de esta forma en boda entre el secuestrado y la secuestradora, la banda terrorista. De conveniencia, si se quiere, pero tampoco descarto que pueda serlo de amor, tan fuerte es el síndrome del otrora noble pueblo vasco. Más allá de la confirmación de lo que sabíamos, que la negociación con ETA era, por supuesto, política, eso sí, con el brazo político, el mensaje principal de Eguiguren es precisamente el de esa mano tendida del secuestrado a su secuestradora. No se trata de derrotar a ETA, dice Eguiguren, sino de terminar con el terrorismo, es decir, de integrar a ese sector en la sociedad. De encontrar fórmulas para que los vascos que quieren la paz, secuestrados y secuestradora, se entiende, cierren heridas. Encajes lo llama Eguiguren, y no se refiere precisamente a encajar a los terroristas en la cárcel. Adivino que está pensando en encajes como los que Urkullu e Ibarretxe propusieron a Zapatero en el Aberri Eguna. Hay que hacer feliz de una vez a la insaciable secuestradora. Zapatero convoca hoy a la ejecutiva del PSOE para elegir a los portavoces parlamentarios (en la imagen, la reunión del día 10) El PP mantiene abierta la incógnita de sus portavoces y el PSOE los elige hoy Mariano Rajoy no ha convocado aún ninguna reunión para esta semana s José Antonio Alonso encabeza las quinielas para portavoz parlamentario C. DE LA HOZ G. SANZ MADRID. Después de una semana de calma chicha los principales dirigentes del PP aterrizarán hoy en Génova sin conocer cuáles son las intenciones de su jefe de filas, Mariano Rajoy, quien en los últimos siete días ha puesto distancia no sólo física, sino también mental a los interrogantes que tiene que responder en un plazo no muy dilatado de tiempo. Así, mientras todos esperaban que esta misma semana convocase a la Junta Directiva Nacional, destinada a aprobar la propuesta de portavoces parlamentarios y poner fecha al XVI congreso del partido, a celebrar en el mes de junio, Rajoy no ha dado ninguna directriz. Así, en Génova dudan de que dé tiempo esta semana a que se reúna la Junta Directiva, cuya amplia composición (más de quinientos miembros) obliga a convocarla con un cierto margen de tiempo. Tampoco está previsto que lo haga la ejecutiva del partido. A lo sumo, lo puede hacer hoy el comité de dirección, órgano reducido que carece de competencias para decidir sobre los portavoces y sobre la cita congresual. Un alto dirigente del PP señaló a ABC que el nombre de los portavoces puede tratarse el próximo lunes día 31 en una reunión del comité ejecutivo, sin necesidad de citar a la Junta, apurando al límite el plazo de constitución de las Cortes Generales de la IX Legislatura, que es el 1 de abril. En cambio, otras fuentes parlamentarias pusieron el acento en que esta semana es clave y, cuántos más días pasen, peor Y es clave, entre otras cosas, porque al margen de que el PP tenga asegurados cuatro asientos en la mesa del Congreso hay que negociar dichos puestos así como las presidencias de las comisiones parlamentarias tarea en la que ya está inmerso el PSOE y en la que los populares corren el riesgo de quedarse al margen. Así, todo queda en manos del ímpetu con que Rajoy se incorpore hoy a su despacho de la sede nacional. No es descartable que ordene la convocatoria urgente de la Junta y comience a tomar decisiones. Es cierto que debe encajar un complicado puzzle que no sólo afecta a las portavocías de los Grupos Parlamentarios y a la dirección de los mismos, sino también al modelo de partido y al nuevo equipo que quiere configurar a partir del congreso de junio. En una reunión con Eduardo Zaplana el pasado día 12, éste le recomendó que configurara una dirección en el Grupo de la Cámara Baja con mucho peso e influencia política, en el que se evitaran los conflictos que ha habido con Génova por la duplicidad de cometidos y, también, -aunque Zaplana no confesara esto- por la existencia de suspicacias y falta de confianza entre no pocos dirigentes populares. Además, la decisión sobre los portavoces parlamentarios puede proporcionar pistas inestimables respecto a la composición del organigrama popular pues no es previsible que quienes asuman las portavocías acumulen también cargos en el partido. Aunque Rajoy es más hermético que José María Aznar, no han dejado de barajarse nombres para el Congreso como el de Esteban González Pons, Soraya Sáenz de Santamaría, Juan Costa o Manuel Pizarro en sustitución de Zaplana. Para el Senado es recurrente el nombre de Pío García Escudero, salvo que el líder del PP le quiera en la secretaría general del partido, en este caso, relevando a Ángel Acebes, quien podría ocupar un puesto en la mesa del Congreso. En el otro lado, el PSOE, el secretario general y presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, revelará hoy el nombre del que será futuro portavoz del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados. Fuentes socialistas insisten en que el actual ministro de Defensa, José Antonio Alonso, tiene muchas posibilidades de ser el elegido. Las mismas fuentes aseguraban que hasta ayer mismo por la tarde aún no estaba cerrado el nombre del portavoz. De hecho, varias de las fuentes consultadas por ABC aseguraron que ayer por la tarde Zapatero regresó a Moncloa de sus vacaciones en Doñana y prosiguió los contactos para perfilar el grupo parlamentario. No es lo mismo- -argumentan las fuentes consultadas- -tener que cubrir la vacante del ministro de Defensa que no tener que hacerlo Desde el partido se asegura que el jefe del Ejecutivo valora en Alonso su eficacia y discreción en el diálogo político, así como que no levanta suspicacias en otros partidos. Alguna de las fuentes informantes da por hecho que será él, aunque otras matizan que es un valor en alza pero no tiene por qué serlo para ese puesto. Recuerdan que Alonso se estrenó como ministro en las lides parlamentarias y el puesto de portavoz exige una experiencia contrastada. Ahora tendrá que bregar con el diálogo político en una legislatura sin mayoría absoluta. Si finalmente no fuera portavoz del Grupo Socialista, los medios consultados barajan a Ramón Jáuregui y Elena Valenciano. En la Ejecutiva de hoy también se ratificarán las propuestas de José Bono y Javier Rojo a presidir Congreso y Senado, respectivamente, y según algunas fuentes del partido, la candidatura de Joan Lerma para seguir siendo el portavoz del Grupo Socialista en el Senado. Bono y Rojo, candidatos Javier Rojo y Joan Lerma repiten como presidente del Senado y portavoz del PSOE en la Cámara Alta, respectivamente. La Presidencia del Congreso será para José Bono