Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23- -3- -2008 De la Red culmina la gran semana del Getafe al ser convocado para la selección Luis Aragonés vuelve a llamar a Arbeloa y no quiere hablar más de Raúl 81 OJO CRÍTICO Enrique Ortego SIEMPRE CONTRA SÍ MISMO ue el problema del Atlético está en su cabeza no es ninguna novedad. Es algo innato, que le ha acompañado a lo largo de su historia y así seguirá por los siglos de los siglos. Raro es el encuentro en el que no tiene en sí mismo su principal enemigo. En el Pizjuán, donde no ganaba desde hace quince años, se vivió un ejemplo más de ese batalla mental intrínseca que los atléticos disputan contra ellos mismos. Después de una primera media hora futbolísticamente meritoria en la que demostró que es un equipo montado para atacar allá don- Q de juegue, sea cual fuere el rival y donde, además, se adelantó en el marcador, se complicó el partido de mala manera por dudar de sí mismo, de su capacidad, y caer en la tentación de hacer algo que no sabe hacer: defender un resultado. Así vio cómo el Sevilla le empató, cómo perdía a uno de sus mejores hombres- -Raúl García- -y el rival desplegaba todas sus velas ofensivas. Y ahí, en ese momento dramático, fue cuando el Atlético dio un paso al frente. Marcó Agüero, que aprovechó los huecos que Alves deja a su espalda, y en la acción siguiente Maresca se autoexpulsó al darle un cabezazo al omnipresente argentino. Con uno más y un rival desquiciado el Atlético no dejó nunca de de ser sí mismo. Indeciso. Sin saber si irse al ataque y dar el golpe definitivo o retroceder para proteger a su imprevisible portero. Aún así atornilló un partido que debe ser decisivo para su futuro. Sufrió hasta al final porque es un equipo que no sabe ganar sin padecer. Aguirre: Aún faltan nueve larguísimas jornadas El entrenador del Atlético de Madrid, Javier Aguirre, reconoció que ganar en el Sánchez Pizjuán es motivo para irse satisfecho aunque se apartó de la euforia y señaló que aún quedan nueve larguísimas jornadas para conseguir el objetivo de la Liga de Campeones. El mexicano insistió en que aún no hay nada definitivo, porque queda mucha liga y añadió que hoy es un día para dormir tranquilos, pero mañana habrá que empezar a preparar la próxima final Respecto a la expulsión del italiano Enzo Maresca por un cabezazo que propinó al argentino Kun Agüero, el entrenador del Atlético calificó el partido de viril entre dos equipos con los objetivos muy claros y que intentan jugar al fútbol y calificó la jugada como una acción aislada El entrenador del Sevilla, Manolo Jiménez, por su parte indicó sobre esta acción que tuvo lugar porque los jugadores tienen la sangre caliente. Agüero se las sabe todas. Fue una falta de nada, le pone la cara y Maresca picó En cuanto al partido, el técnico sevillista indicó que la derrota es algo más que un paso atrás en el objetivo del equipo de clasificarse para la Liga de Campeones, aunque precisó que aún quedan puntos suficientes y tiempo Agüero celebra el gol de la victoria para el Atlético EFE Con uno menos, los caseros mandaron territorialmente, con el permiso de los hombres de Aguirre, que prefirieron actuar al contragolpe y dormir el encuentro con pases lentos que de pronto se transformaban en un centro veloz hacia Agüero que destrozaba a la defensa local. Jiménez arriesgó y quitó al lateral izquierdo, Adriano, para añadir otro delantero, Koné. De perdidos, al río. Alves cogió las riendas de un caballo desbocado y construyó fútbol en busca de ese 2- 2 soñado. Enfrente, los huéspedes eran un peligro en cada contragolpe. Simao envió un golpe franco al borde de la escuadra. Escudé salvó dos acciones de gol a los pies del Kun y al borde del penalti. Paquirrín, desde la grada, sufría ante el fracaso de los blancos. El Atlético había dado un espaldarazo a sus opciones de Liga de Campeones frente a su máximo adversario. ABC. es Siga en directo los partidos de la jornada futbolística en http: www. abc. es deportes Ronaldinho sigue invisible y el Barça se expone a un referéndum ENRIQUE YUNTA BARCELONA. Vive Barcelona con la certeza de saber que sólo la Champions camuflaría otro ejercicio decepcionante y resta los días para que llegue la eliminatoria ante el Schalke, pues muy pocos confían en la remontada liguera y más después de la depresión colectiva fruto del batacazo copero. Hay optimistas como Joan Laporta, que piensa que lo del jueves en Mestalla es una demostración de que este equipo puede ganar la Liga de Campeones- -lo dice él- pero el sentir general es otro. De ahí que el Camp Nou vote hoy la gestión de este equipo con la visita de un Valladolid necesitado por las urgencia de los puntos. Otro partido trampa que lidiar mientras el pueblo busca el pañuelo en su bolsillo por si hoy toca marea blanca en las gradas. Se ahorrará el referéndum Ronaldinho, que sigue invisible. Han vuelto las molestias en el aductor derecho, las mismas que le impidieron jugar en Almería sin que los médicos diagnosticaran lesión. Las mismas que sí le permitían jugar en Valencia ya que el partido era relevante, aunque Rijkaard no recogiera el guante y le dejara en casita. El caso es que se queda fuera por enésima vez de la lista y ya nadie, absolutamente nadie, cree en su resurrección. Ayer se le preguntó a Rijkaard si el brasileño se había entrenado bien y en condiciones después de que se hiciera público que un día de la semana pasada llegó algo perjudicado. La respuesta del holandés es definitiva: Hoy sí 17.00 (PPV) Árbitro: Paradas Romero Estadio Camp Nou Abidal Iniesta Puyol Valdés Thuram Xavi Zambrotta Bojan Touré Henry Víctor Eto o Llorente Camacho Sesma Alexis Marcos Álvaro Rubio Baraja Asenjo Sisi Pedro López Entrenador: Frank Rijkaard. Suplentes: Pinto (p. s. Sylvinho, Edmilson, Gudjohnsen, Víctor Sánchez, Pedrito y Víctor Vázquez. Barcelona Valladolid Entrenador: José Luis Mendilibar. Suplentes: Alberto (p. s. Óscar Sánchez, Rafa, Borja, Vivar Dorado, Kome y Manchev.