Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 ECONOMÍAyNEGOCIOS En portada s El gran sudoku energético DOMINGO 23 s 3 s 2008 ABC (Viene de la página anterior) socialista dará alas a los movimientos en el sector energético español asegura Antonio López, director del departamento de análisis de Fortis. Las quinielas sobre la nueva ordenación del mercado tienen un amplio número de combinaciones. El sudoku imposible pasa por asegurar que todos estén contentos en el sector eléctrico. El Gobierno español, el vasco, el catalán, el madrileño y los accionistas, que son ACS, La Caixa, la BBK y Sacyr explica una fuente conocedora de las negociaciones. Esta combinación exigiría un intercambio accionarial y de activos en el mercado energético español, con un claro objetivo: impedir la entrada de capital foráneo y la readaptación de intereses de modo que todos ganen algo y que nadie lo gane todo. Tiene sentido. Es un modelo de participaciones cruzadas que funciona. Por ejemplo, en Alemania. El último caso fue el de Porsche que compró Volkswagen para impedir que ésta fuera opada por otra compañía extranjera. El mercado es el que se autolimita a sí mismo, sin intervenciones políticas, sin caer en una guerra que está en la mente de todo el mundo, la que hubo por Endesa explica Juan Ignacio Sanz, profesor de Esade. Así, esta solución pasaría por que Repsol cambiara su cerca del 31 de Gas Natural por el 12 de ACS (la constructora tiene de manera directa un 7,77 y el resto, indirectamente, a través de derivados) en Iberdrola, para formar dos polos energéticos, uno en torno a Repsol e Iberdrola, y otro Comienza el baile entre las eléctricas Comienza el baile. Pasadas las elecciones generales del pasado 9 de marzo, políticos, empresarios y demás interesados en la reordenación del sector eléctrico español van a poner sobre la mesa sus intenciones. Partiendo de la base de que la estrategia en Europa parece estar basada en la existencia de un máximo de 5 ó 6 grandes compañías energéticas globales, la suerte para las españolas parece estar echada. La hipótesis es: dos francesas (EDF y Suez) dos alemanas (E. ON y RWE) dos italianas (Enel y ENI) y ¿dos españolas? Las combinaciones son múltiples. El tamaño alcanzado por Iberdrola tras las compras de la británica Scottish Power y la estadounidense Energy East, la convierten en la número uno española. Pero también la más apetecible para las foráneas. Los analistas tienen varias quinielas: la fusión entre Gas Natural con Fenosa, la de la gasista con Iberdrola o un intercambio de acciones entre Iberdrola y Repsol. Otra alternativa: una opa de la estatal EDF sobre Iberdrola, para fusionarla después con Fenosa, siempre que consiguiera el consentimiento de ACS. Eso si Galán, no intentara buscar un caballero blanco que la protegiera, intercambiando papeles con otro gran grupo europeo, como RWE. dría hablarse de una intraconexión más que de una interconexión bilateral. En cualquier caso, en Francia, el Gobierno de Sarkozy parece que se ha comprometido a no hacer una opa. De hecho, y según fuentes próximas al Ejecutivo galo, el embajador francés ya habría comunicado a David Taguas que no desencadenará una batalla contra Iberdrola por la vía de una opa hostil. Éste, al menos, era el compromiso al que se llegó entre ambos países antes de las elecciones generales en nuestro país. Creemos bastante probable que EDF acabe entrando en España a cambio de centrales nucleares, nuestra pregunta es si su entrada sería en Iberdrola o si podría ser a través de Unión Fenosa comentan desde el equipo de análisis de Ahorro Corporación. Que continúan: Para Zapatero sería importante ya que le permitiría mantener la moratoria nuclear sin prescindir de esta energía, y esto podría ayudar a que se le facilitase el camino a EDF Sin embargo, desde esta casa de análisis opinan que para EDF no tendría mucho sentido una participación del 15- 18 cuando sólo puede ejercer voto por el 10 y cuando es fácil que un grupo de españoles se oponga a cambiar los estatutos. ACS podría vender su participación en Iberdrola a EDF y con ello desharía esa posición imposible que tiene en dos grupos eléctricos, centrándose entonces en intentar lograr una fusión entre Gas Natural y Unión Fenosa En el mercado más de uno, y de dos, opina que el desembarco de EDF en Iberdrola encon- Intercambio accionarial Mantener la moratoria nuclear entre Unión Fenosa y Gas Natural, bajo el control de la ACS de Florentino Pérez y La Caixa de Isidro Fainé. Un intercambio de cromos en el que la petrolera española también podría vender sus negocios de gas natural licuado, para llegar a una participación mayor, hasta el 30 de Iberdrola, y convertirse en el socio de referencia de la nueva compañía. Repsol tendría su sede en Madrid, Iberdrola en Bilbao, en tanto que Fenosa seguiría en Madrid y Gas Natural en Barcelona afirma la misma fuente conocedora de las negociaciones. Cada oveja con su pareja, La doble F Florentino y Fainé, por un lado, y Brufau (presidente de Repsol) y Rivero (presidente de Sacyr, que tiene un 20,01 en la petrolera española) por otro, como socios de referencia de la Iberdrola de Sánchez Galán añade. Ahora bien, dicen los que saben de finanzas y energía que para comprender esta combinación hay que tener claro quién tiene dinero y quién no para que la operación se cierre con éxito. Repsol sí tiene liquidez, porque su deuda es sólo de 4.000 millones frente a los 20.000 de ACS o los 30.000 de Iberdrola. La Caixa también cuenta con liquidez suficiente para entrar en cualquier operación afirma otro analista financiero. Y todo para frenar al inva- sor extranjero. Desde que se hiciera público el interés de la pública francesa EDF sobre la Iberdrola que preside Ignacio Sánchez Galán, las espadas están en todo lo alto. Una situación que se ha venido a complicar con la entrada en escena del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero. Tal y como adelantó ABC, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, habría convencido a Zapatero para llegar a un pacto que permitiera a EDF entrar en España, comprando entre un 15 ó 18 de Iberdrola. Como contrapartida, la francesa cedería plantas nucleares (ojo, no la propiedad) a la española, que serían gestionadas por Iberdrola en territorio francés. La eléctrica de Galán podría sacar provecho al margen de la energía nuclear producida en Francia gracias a la nueva conexión eléctrica que se construirá entre ambos países. Si bien con EDF instalada en territorio español bien po- Todos contra el invasor Sarkozy habría convencido a Zapatero para llegar a un pacto que permitiera a EDF entrar en España, comprando entre un 15 y un 18 de Iberdrola Como contrapartida, la francesa cedería plantas nucleares a la española, que serían gestionadas por Iberdrola en Francia Fernando González Urbaneja PRIORIDADES L Los intereses y actores bien articulados garantizarán crecimiento económico. Desordenados, restarán posibilidades a batalla por Endesa, aparentemente resuelta, y la que tiene a Iberdrola como objeto del deseo vienen ocupando buena parte de las preocupaciones energéticas españolas con despilfarro de pasiones y desorden de prioridades. Enredados en la propiedad (en un sector donde la soberanía del dueño está muy limitada por supervisores nacionales y europeos) pasa a segundo plano lo importante, que desde la primera guerra del petróleo, es la garantía del suministro energético en las mejores condiciones de precio y de calidad. Ese debe ser el objetivo central y prioritario, y no la titularidad de las compañías. A los británicos no les preocupa quien domine las empresas sino que funcionen y cumplan los contratos. A los italianos les preocupa la soberanía, la propiedad, pero tienen el sistema más costoso, menos eficaz y más dependiente. ¿Dónde deben mirar los españoles a Gran Bretaña o a Italia? La respuesta es evidente, a los primeros. España es tan dependiente como Italia en energía primaria. Aquí el peso del carbón local (o importado) y de las renovables propias (agua y viento) no es desdeñable, es un tercio de la potencia instalada y de la producción final. Además, cuenta con planta instalada nuclear y para quemar hidrocarburos importados, eficaz y escalable. Puede ampliar las actuales plantas con inversiones y trámites burocráticos asumibles en tiempo y coste. La otra parte del proceso corresponde a la distribución y las interconexiones. España es un país en el extremo, que necesita multiplicar las redes con Europa (Francia y Portugal) y con el sur (Marruecos y Argelia) Redes estables de gas y electricidad significa oportunidades adicionales de suministro e intercambio. Más allá supone más seguridad y competencia. En estos ámbitos hay que establecer las prioridades, y no en quién manda en las compañías. Para eso sobran con las reglas de los mercados y con las normas de los reguladores. El mapa de compañías energéticas españolas es maduro, cuenta con habilidades y activos modernos y mejorables y puede aspirar a liderar tanto como a afiliar a grupos europeos o internacionales. Queda por despejar el futuro de Repsol y sus posibilidades de diversificación horizontal en gas y electricidad y en distribución y comercialización. Queda por aclarar el futuro de Gas Natural, que tiene capacidades, recursos y necesidad de ir a más. Aún está por concretar el papel de los entrantes: de E. ON cuando adquiera los activos cedidos por la nueva Endesa; de Acciona cuando llegue el desenlace de esa misma Endesa; de EDF cuando extienda su mercado a España y acelere las interconexiones por los Pirineos; y de los demás actores de un sector complejo y vital. Antes la electricidad fue cosa de ingenieros y bancos, ahora hay más intereses. Bien articulados garantizarán crecimiento económico. Desordenados, restarán posibilidades. El Gobierno tiene que acertar con las prioridades y no extraviarse en las intrigas, confiar en los que saben y no en los que prometen.