Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL www. abc. es internacional DOMINGO 23- -3- -2008 ABC El candidato presidencial pro China barre en Taiwán pese a la represión en el Tíbet Con su política de acercamiento a Pekín, el aspirante de la oposición se impone a su rival gubernamental PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL TAIPEI. Cambio de gobierno en Taiwán. Al final, la economía se impuso al voto del miedo al régimen comunista de Pekín, espoleado estos días por la brutal represión en el Tíbet. Los taiwaneses, como buenos chinos que en realidad son aunque les pese a muchos de ellos, se decantaron en las elecciones presidenciales de ayer por Ma Ying- jeou, el candidato del Kuomintang que apuesta por mejorar las relaciones con el gigante asiático. Después de ocho años de gobierno del presidente Chen Shui- bian, quien ha provocado constantes encontronazos con China por sus proclamas independentistas, el electorado taiwanés dio la espalda a Frank Hsieh, el aspirante del Partido Demócrata Progresista (PDP) hasta ahora en el poder. Ma Ying- jeou obtuvo el 58 de los votos, mientras que Hsieh tuvo que conformarse con el 42 por ciento. Es la ventaja más amplia en las reñidas elecciones de la joven democracia taiwanesa, cuya sociedad está dividida entre los que quieren acercarse a China y quienes apoyan la independencia. Desde el final de la Guerra Civil en 1949, esta isla de 23 millones de habitantes permanece separada de China y cuenta con su propio Gobierno y Parlamento. Debido a este aislamiento internacional y a la imparable emergencia de China, Taiwán, que es la decimoséptima economía del mundo y lidera sectores de alta tecnología como los chips, semiconductores y pantallas de LCD, ha visto cómo se estancaba el crecimiento que en los 70 y 80 la llevó a ser uno de los tigres asiáticos Para frenar este deterioro, el ya presidente electo ha apostado por mejorar las relaciones con China con el propósito de beneficiarse de su progreso e impulsar así la economía local. Entre las promesas de Ma destacan, el objetivo de constituir un mercado común con China, la firma de un tratado de paz para desmilitarizar el Estrecho de Formosa y el fomento de las relaciones culturales y comerciales, poniendo Simpatizantes del Kuomintang muestran la primera página de un diario taiwanés en el que se lee: Elegido a Ying- jeou MA YING- JEOU PRESIDENTE ELECTO DE TAIWÁN Aislamiento EL GENTLEMAN DE TAIPEI Nacido en Hong Kong y educado en Harvard, el futuro presidente de la antigua Formosa destaca por sus formas refinadas y su sex appeal P. M. D. TAIPEI. Gusta hasta a las jovencitas chinas, que jamás se habrían interesado por la política de Taiwán a menos que uno de sus cantantes favoritos hubiera sido elegido presidente de la isla. Pero quien ha conseguido tal proeza es Ma Yingjeou, quien, gracias a su físico de actor y a sus maneras de gentleman será el próximo inquilino del Palacio Presidencial de Taipei. Dicho edificio de estilo colonial es el último destino en la exitosa carrera de Ma, ministro de Justicia entre 1993 y 1996, alcalde de Taipei entre 1998 y 2007 y presidente del partido nacionalista Kuomintang entre 2005 y 2007. Dicha formación, que gobernó en toda China bajo el régimen del Generalísimo Chiang Kai- shek hasta su derrota ante las tropas comunistas de Mao Zedong en 1949, ha vuelto a recuperar el poder. Tras dos legislaturas dominadas por el soberanista Partido Demócrata Progresista (PDP) que han pro- vocado más de un momento de tensión con el régimen comunista chino, el electorado ha votado a Ma Ying- jeou para que mejore las relaciones con el continente. Nacido el 13 de julio de 1950 en el Hong Kong británico, el presidente electo de Taiwán llegó a la isla con sus padres cuando sólo tenía un año de edad, pero ha tenido que luchar para quitarse el estigma de proceder del continente. De modales refinados y estilo elegante, Ma Ying- jeou se licenció en Derecho en 1972 por la Universidad Nacional de Taipei y luego se marchó a Estados Unidos para doctorarse en Harvard. Casado y con dos hijas, Ma regresó a Taiwán en 1981 y comenzó una carrera fulgurante. A los 38 años, se convirtió en el miembro más joven del Gobierno y fue secretario general del Kuomintang entre 1984 y 1988 antes de que el presiden- te Lee Teng- hui le nombrara ministro de Justicia en 1993. Cuando parecía que se había retirado de la política, venció en las elecciones municipales al alcalde de Taipei y hasta ahora presidente de Taiwán, Chen Shui- bian, y cimentó un enorme poder que no ha estado exento de acusaciones de corrupción. Aunque su patrimonio ha aumentado casi un millón de euros desde que empezó a estar en el Gobierno, fue absuelto el año pasado de apropiarse de casi 200.000 euros de dinero público para gastos sociales como pagar la educación de su hija en el extranjero y sus gastos personales. Partidario de mejorar las relaciones con China, contempla en un horizonte muy lejano la reunificación, pero se ha ganado a los soberanistas al asegurar que el pueblo taiwanés decidirá su futuro.