Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23- -3- -2008 RELIGIÓN www. abc. es religion 23 Benedicto XVI invita a los bautizados a redescubrir la luz de la verdad y el amor Bautizó en la vigilia pascual a siete catecúmenos, entre ellos un periodista musulmán convertido al catolicismo JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. En la noche más solemne del Año Litúrgico, Benedicto XVI tomó ocasión del simbolismo del fuego y de la luz para invitar a todos los bautizados a redescubrir la luz de la verdad de modo que eleven sus corazones para vivir en la verdad y el amor El Papa suplicó a Jesucristo resucitado que nos convirtamos en personas pascuales, hombres y mujeres de la luz, colmados del fuego de tu amor A medida que el fuego del cirio pascual pasa de vela en vela entre los fieles, las blanquísimas luces eléctricas de la basílica de San Pedro, hasta entonces oscura como la noche, se van encendiendo hasta convertir el templo en un ascua de luz. Joseph Ratzinger ha visto esta maravilla casi treinta veces, y ayer volvió a comentarla puesto que el fuego y la luz son símbolos de la Resurrección de Cristo. El Papa inició su homilía citando una misteriosa frase de Jesús recogida en el Evangelio de San Juan: Me voy y vuelvo a vosotros con la que anunciaba su regreso de una nueva forma, resucitado y sin limitaciones físicas, lo cual le permite pasar no sólo a través de puertas cerradas, sino también pasar a través de la puerta interior entre el yo y el tú, de la puerta entre el ayer y el hoy, entre el pasado y el futuro Benedicto XVI impartió el bautismo a cinco mujeres y dos hombres, a quienes exhortó a emprender una vida nueva en sintonía interior con Jesús resucitado como también hizo San Pablo, quien tampoco llegó a conocerle en vida pero tuvo en su conversión un encuentro espiritual tan intenso que le llevó a escribir Ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí Entre los bautizados, se encontraba al conocido periodista italiano de origen egipcio Magdi Allam, musulmán convertido al catolicismo. Allam, de 55 años, que se ocupa sobre todo de los temas relacionados con Oriente Medio, es uno de los subdirectores del diario Corriere della Sera Con su estilo de profesor y catequista, el Santo Padre explicó que el agua del bautismo es símbolo de una nueva vida El periodista de origen egipcio Magdi Allam, subdirector del Corriere della Sera recibe el bautismo anoche en la Basílica de San Pedro REUTERS en la que Jesucristo nos eleva hacia él. Nos lleva a través del mar casi siempre oscuro de la historia, en cuya confusión y peligros corremos el riesgo de naufragar Según el Papa, en el bautismo, Jesús nos lleva de la mano como a través del Mar Rojo de nuestro tiempo y nos permite entrar en la vida eterna. ¡Apretemos fuerte su mano! Citando a San Gregorio de Tours, Benedicto XVI recordó la antigua costumbre de encender el fuego nuevo de la Pascua directamente del sol mediante un cristal recibiéndolo así del cielo. El Papa añadió que en la Iglesia antigua, el bautismo se llamaba también sacramento de la iluminación: la luz entra en nosotros y nos convertimos nosotros mismos en hijos de la luz. Esta luz de la verdad nos indica el camino, y no queremos dejar que se apague Comentando de nuevo la relación entre la verdad y la paz, el Santo Padre afirmó que el Señor nos ha dado la luz de la verdad. Esta luz es también fuego, fuerza de Dios, una fuerza que no destruye sino que desea transformar nuestros corazones para que seamos verdaderamente hombres de Dios y para que su paz actúe en este mundo Benedicto XVI- -quien advirtió a principios de este mes contra el peligro de olvidar la historia- recordó que en la Iglesia antigua, al final de la homilía, el obispo o el sacerdote exhortaba a los fieles exclamando: Volveos hacia el Señor queriendo decir que se volviesen hacia el Este, la dirección del alzarse del sol como signo del Cristo que vuelve y al que salimos al paso en la celebración de la Eucaristía La homilía del Santo Padre dejaba claro su amor por la liturgia y el deseo de recuperar la sintonía espiritual e histórica con los primeros tiempos del cristianismo y del culto litúrgico en cuanto fue posible realizarlo de modo ordenado. En la civilización de la luz eléctrica y los hornos microondas se da el peligro de que los antiguos elementos de la liturgia, como la luz y el fuego de una vela, pierdan el simbolismo que han tenido para los cristianos a lo largo de dos mil años. El cansancio por las ceremonias de estos días, caracterizados por un tiempo frío y desapacible, está dejando su huella en el rostro del Papa, quien se trasladará hoy domingo por la tarde a Castelgandolfo para descansar durante unos días. Las últimas semanas han sido muy agitadas debido a la sobrecarga de actividades y acontecimientos como los nuevos problemas en Tierra Santa, el secuestro y asesinato del obispo de Mosul o la represión mortal en Tibet. El Papa aprovechará la calma de Castelgandolfo para afinar los mensajes que dirigirá a Estados Unidos y al mundo del 15 al 20 de abril durante un viaje pastoral que empieza con una visita a la Casa Blanca en Washington e incluirá un discurso a la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York. Una vida nueva Amor por la liturgia En Jerusalén El cansancio por las ceremonias de estos días está dejando su huella en el rostro del Papa, quien descansará unos días en Castelgandolfo Como todos los años, Joseph Ratzinger está viviendo la Semana Santa con el corazón y la mirada en Jerusalén, la Ciudad Santa en la que tuvieron lugar los acontecimientos más importantes de la historia de la salvación, y que le gustaría poder visitar de nuevo si se dan las condiciones mínimas de paz.