Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23 s 3 s 2008 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA LA DEFLACIÓN NCLUSO para los que menos la deseaban, la segunda victoria de Zapatero ha tenido la propiedad de deflactar, siquiera provisionalmente, la tensión que ha agarrotado la vida política españoladesde aquella mañana maldita de los trenes de marzo. El efecto taumatúrgico del 9- M ha quedado plasmado también en la derecha, derrotada con un decoro que impide su colapso y sujeta su autoestima, de tal modo que se ha creado una situación casi balsámica que resulta urgente aprovechar antes de que haga crisis y la escena pública vuelva a su casi connatural estado de encono sectario. Las vacaciones de Semana Santa han acolchado el impacto poselectoral, y ahora tenemos un PSOE acomodado en su IGNACIO confortable triunfo y un CAMACHO PP razonablemente cohesionado tras su fracaso; pero sobre todo nos hallamos ante una sociedad atemperada después de cuatro años de extrema convulsión. Setratadeunacoyuntura excelentepara comprobar si nuestra dirigencia está a la altura de la responsabilidad que cabe esperar de ella. No hay mucho tiempo; esta clase de atmósferas tienen una duración efímera y limitada. Si la actividad política regresa con su habitual grado de sectarismo se habrá perdido una oportunidad histórica. Pasaránmuchos meses, o años, antes dequevuelva a repetirse un escenario tan propicio al restablecimientode los consensos básicos liquidados en la última legislatura. El veredicto de las urnas ha establecido un bipartidismo muy acentuado, que puede decantarse en dos sentidos: en una oferta transversal de entendimiento entrelas dos grandes fuerzas o en un frentismo bipolar que ahonde la división a partir de un centro despoblado. Lo que se necesita ahora es un esfuerzo de generosidad. Por ambas partes, desdeluego, aunque la iniciativa corresponde siempre a quien ha recibido del pueblo la responsabilidad de tomarla. Los primeros pasos del Gobierno resultarán decisivos: puede tender la mano a la oposición- -con sinceridad; no vale el tacticismo de tenderla con reservas o maximalismos para que le sea negada- -o puede dedicarse a profundizar la zanja de aislamiento de las dos Españas. Pero también la derecha está ante una tesitura crucial: la de mostrar una inflexión positiva de esa línea de cerrada combatividad que le ha procurado resultados electorales tan apreciables como insuficientes. Hay pocas semanas por delante. La sociedad espera una reconstrucción del clima político roto el 14 de marzo de 2004. Nadie quiere besos de tornillo ni abrazos que partan espaldas; simplemente, una colaboración civilizada ante los grandes desafíos de Estado, y luego que cada cual los enfoque de acuerdo con sus principios y sus estrategias. Eso requiere gestos constructivos, acuerdos de base y respeto de fondo. Si el Gobierno ignora el mapa electoral y se vuelve a enrocar en su sectarismo se habrá perdido una ocasión tan irrepetible como si el PP desatiende el mensaje de su segunda derrota consecutiva. Urgen decisiones, o al menos señales que la opinión públicapuedainterpretarsin ambigüedades. La deflación de la bronca tiene un alcance limitado; volverá en cuanto alguien suministre oxígeno a los demonios que parecen haberse tomado vacaciones. I EL RECUADRO NO PARAN NI PARA ALMORZAR S ERÁ que Dios escribe derecho con renglones torcidos, pero el Jueves Santo oí por la radio a alguien que, equivocándose, decía esa verdad que proclamar suelen los locos, los niños y los poetas: -En estas Navidades de Semana Santa... Ya que ha pasado, no me negarán que Navidad y Semana Santa cada vez se parecen más a efectos de que salgan en la tele las estaciones de esquí, las caravanas de coches de la Operación Salida, las noticias de dónde y cómo pasan las vacaciones la Familia Real y el presidente del Gobierno. Igual que La Habana es Cádiz con más negritos (y ninguna libertad) la Semana Santa es una Navidad con torrijas en vez de turrón y nazarenos en lugar de alquilones vestidos de Papá Noel. Pero es el mismo sentido del aprovechamiento de una fiesta cristiana tradicional para que se encuentren unas vacaciones no digo ya los creyentes, sino incluso los que no creen ni que el hombre llegase a la Luna. La partición de la Navidad como fiesta cristiana o como vacaciones de invierno cada vez es más patente, al igual que la Semana Santa como fiesta religiosa popular ovacaciones de primavera que coge, y nunca mejor dicho, todo Cristo. ANTONIO Cada cual vivela Navidad y la Semana BURGOS Santa como le place, gracias a Dios. El que por cierto murió el Viernes Santo a las 3 de la tarde en el Gólgota del barco carretero de mi barrio del Arenal y en todo el orbe cristiano. Frente a las imágenes hodiernas de la playa de Benidorm hasta la corcha del último piso de la Torre Coblanca, la teleha recordado el sepiadeNo- Do deaquellas tristes y terribles Semanas Santas de la dictadura, en las que el dolor y la penitencia eran obligatorios, y donde los cines nada más que podían abrir para proyectar aquellas películas sacras de romanos que volvían loco a Terenci Moix. (A quien por cierto le volvió mucho más loco conocer la Roma de verdad que era Sevilla en Semana Santa. En esta Sevilla de la intensa Semana Santa, a las 2 de la tarde del Viernes Santo, la explanada de la Macarena estaba mucho más llena que la playa de Benidorm del telediario. Y además, sin sombrillas ni gordas. Ante la esplendoro- sa bulla, entraba en su templo la Virgen de la Esperanza. Anoten la hora: las 2 en punto de la tarde del Viernes Santo. Y tomando las aguas del río como un espejo, a la misma hora, en la calle Pureza de Triana, también entraba a las 2 en su templo la misma Virgen de la Esperanza. La Esperanza es lo último que se pierde, y Sevilla ni siquiera corre ese riesgo, pues la Esperanza es lo primero que recupera en la emoción antigua cada año, tal día, Viernes Santo, a tal hora, las 2 de la tarde, cuando acaba la larga madrugada del gozo. Y a esa misma hora, las 2, como si no hubiera horas en el día, a esamismísima hora en queen Sevillaentrabala Esperanza a ambos lados del río, en Calahorra estallaba un triquitraque asesino que era como la otra cara de la medalla sevillana. Viernes Santo, 2 en punto de la tarde, lágrimas de emoción y fe en Andalucía, y lágrimas de rabia y dolor en La Rioja. Pienso que era para recordarnos que aunque el relativismo hacepensar que, total, a lahora delas vacaciones, Semana Santa o Navidad, ¿qué más da? estos asesinos terroristas no respetan lo que es universal práctica ante todas las grandes fiestas religiosas: la tregua. Tregua de Navidad, tregua de Semana Santa. ¿A mí qué más me da que Cristo nazca en el Belén viviente del colegio donde mi nieta Ana hace de estrella de Oriente, o que muera en el paso impresionante de la cofradía de mi barrio, si es El mismo que da paz a los hombres? ¿No hubo siempre hasta en las guerras más crueles una tregua de Navidad, un respeto a la Semana Santa? Estos asesinos que no nos han concedido ni una tregua por Semana Santa me han recordado los bombardeos que sufría el Madrid de 1937, donde había quedado aislado un flamenco andaluz, Caracol el del Bulto, padrede Manolo Caracol, que había sido mozo de espadas de Gallito. Un día de terribles y cruentos bombardeos aéreos, el pobre de Caracol padre estuvo en el refugio desde las 7 de la mañana, sin que pararan de sonar las sirenas. Y a las 2 de la tarde, canino, no pudo más, salió a la calle, y jugándose la vida desde la entrada protegida con sacos terreros, gritó a la aviación de Franco: -Fascistas, mamones, ¿es que no paráis ni p almorzar? Estos fascistas mamones de la ETA no paran ni para comer torrijas.