Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 21 de Marzo de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.698. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno CEREZOS DE AVES as únicas aves capaces de abrir en dos un hueso de cereza, comerse la semilla y dejar primorosamente colocados, como si de un libro abierto se tratara, una parte del hueso vacío junto a la otra, son los picogordos- -Coccothraustes coccotraustes- -es decir: rompe- cocos Este nombre, junto a otros como pico de hierro da una idea de la fuerza que tiene esta pequeña ave de aspecto cabezón en vuelo por ese pico fuerte y preciso con el que es capaz de abrir en dos el durísimo hueso de las cerezas. Durante el invierno, cuando se queda la cereza en los huesos bajo el árbol y solo el topino rojo puede hacerle un agujero con sus dientes y dejarlas vacías y huecas, es cuando el picogordo hace su agosto. Ahora han salido las flores y aunque estos cerezos que vemos como un espectáculo por los valles son todos cultivados, también hay cerezos silvestres floreciendo discretamente en las umbrías de las montañas de la Península. Aquí pasan los cerezos más desapercibidos, al ser raro que formen auténticas cerecedas, y en vez de grandes nubes de flores son manchas blancas desperdigadas lo que vemos en el cielo del bosque gracias a las aves. Estos cerezos silvestres dan cerezas más pequeñas y sólo los córvidos o las gaviotas, si el cerezo está junto al mar, se las comen enteras y las diseminan por el monte. En cambio los zorzales y los estorninos, cuando forrajean los cerezos, picotean solo la pulpa y dejan colgado el hueso del pedúnculo, como está ahora la flor, colgada de un rabillo que será el de la cereza. Y será este un Viernes Santo de cerezos florecidos, y de aves que miran las flores y esperan los frutos. www. monicafernandez- aceytuno. com L El grupo Fancy, uno de cuyos miembros, el guitarrista Mohamed Yamani, en el centro, sufrió el rigor de la aduana de EE. UU. REUTERS Viajar a USA: (a) visados estamos Viajar a Estados Unidos a veces se convierte en una pesadilla para el visitante por mor de los visados y los apellidos. El músico francés Mohamed Yamani ha sido la última víctima de este férreo marcaje a los extranjeros MANUEL DE LA FUENTE más abajo de los Pirineos, uno no pasa por vikingo ni por ario así como así. En París, lo mejor es llevar siempre en los labios un excuse moi por si las moscas de la simpatía parisina. Pero en los Estados Unidos, donde el Tío Sam y el Tío Tom (va por usted, Obama) en un país forjado con los hierros multirraciales de la inmigración (aunque Elia Kazan, otro sin papeles, ya se lo olió en América, América no tienen problemas. Porque las autoridades de los aeropuertos americanos trabajan, cuadriculados ellos, con una plantilla, con un molde que aplican al paisanaje según cae por allí. Existe el modelo Mustafá, aplicable a cualquier persona de origen árabe, motivo suficiente para pensar que el susodicho es colegón de Osama. Esto es lo que le ha sucedido al guitarrista francés Mohamed Yamani, líder del grupo Fancy. A Mohamed le han negado la entrada porque su nombre se parece (mucho, todo hay que decirlo) al de un lugarteniente de Bin Laden, Abu Mohamed Al- Yamani. Ser de origen árabe y llamarse Mohamed y Yamani es como en cristiano llamarse Pedro y apellidarse Pérez. Pero explícale eso a un muchachote de la Minnessotta de los Coen. Existe también el modelo faranduleo lorquiano, que le fue aplicado a Antonio Canales al que le tocó bailar con la más fea por ponerse flamenco con la visa en el aeropuerto de Nueva York. Evidentemente, los suramericanos, carne de narcotráfico, ya se sabe, tienen plantilla propia, la Juan Valdez, que le fue infligida durante dos horas (hasta tuvo que mediar el ministro Rubalcaba) a Ramón Calderón, un hombre que siempre va de punta en blanco pero con un apellido que a los yanquis les huele a chamusquina, la de las hojas de coca bolivianas. Eso le pasa a don Ramón por ir por la vida (era verano) en traje de indiano. Y no puede faltar en esta lista el modelo rockero viciosillo, que lo mismo vale para el roto de un stone que para el descosido de Amy Winehouse, a la que no le dejaron recoger un puñado de premios que valían su precio en kilogrammys. Sin duda, del gramo al grammy hay poco trecho para el departamento USA de fronteras. A (visados) estamos. N o hace falta ser muy viajado para saber que el control de un aeropuerto puede ser una encerrona. A miles de kilómetros de casa, un tipo como recién salido de Sin Sin puede decidir si vas o vienes, si te quedas o te largas. Si se está en Túnez, uno busca consuelo en su tez morena, en algún apellido que empiece por Al, o en la sombra sobre el labio de un buen mostacho. Si está en Copenhague, o en Berlín, la cosa pinta peor, porque con esta pinta, valga la viajera redundancia, de haber nacido