Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21- -3- -2008 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 69 Los hospitales públicos británicos podrán anunciarse y tener patrocinios La medida, que entra en vigor el 1 de abril, permitirá a los centros competir entre sí para captar clientes de zonas que hasta ahora no les correspondían EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Menos listas de espera para operaciones o una mejor clasificación en el ránking por limpieza de las instalaciones serán algunos de los anuncios publicitarios que realizarán los hospitales públicos británicos para robarse clientes unos a otros, de acuerdo con una nueva normativa aprobada por el Ministerio de Sanidad. También podrán recurrir a marcas comerciales para buscar patrocinios. La entrada en vigor el 1 de abril del programa La elección del paciente que permite elegir cualquier hospital vinculado al Servicio Nacional de Salud (NHS en sus siglas inglesas) para operaciones que no sean de urgencia, supone un nuevo paso en la adopción de técnicas de gestión privada por parte de la sanidad pública del Reino Unido. Emblemático del Nuevo Laborismo liderado por Tony Blair fue la constitución de fundaciones que han dado autonomía a cada hospital y han abierto la competencia entre ellos. Ahora, su sucesor como primer ministro, Gordon Brown, ha acentuado esa mayor liberalización en el sector de la sanidad promoviendo que los centros puedan anunciarse en prensa, internet, vallas publicitarias y otros soportes, ofertando aquellos servicios en los que sean punteros. Todo ello sujeto a un código de buenas prácticas, que reclama que no se gasten excesivas sumas en publicidad y que la competencia no perjudique la buena imagen de marca que tiene el NHS. La marca es muy poderosa y no vamos a permitir ninguna actividad comercial que la perjudique. Es muy importante para la gente ha indicado el Ministerio. La medida ha sido aplaudida por agrupaciones de usuarios, pero voces médicas temen que los hospitales entren en una guerra como la que mantienen los supermercados, que puede ser beneficiosa para los clientes en cuanto que añade competitividad a los precios, pero también puede empeorar la calidad de productos y servicios. Además de anunciar la cualificación de su personal, el número de operaciones exitosas realizadas o un bajo índice de muertes por infecciones nosocomiales (el Reino Unido tiene una de las tasas más altas de fallecimientos por infecciones producidas en los hospitales por limpieza inadecuada) los hospitales podrán acudir al patrocinio de compañías privadas. Esto será posible siempre que las empresas no tengan negocios relacionados con sustancias perjudiciales para la salud, como el tabaco y bebidas alcohólicas, con el juego u otras actividades similares. Tampoco podrán estar ligadas directamente al ámbito sobre el que se establece esa colaboración de promoción, pues obtendrían ventaja comercial de ese acuerdo. Como recogía ayer The Times una empresa de preservativos no podrá patrocinar el programa de un hospital sobre salud sexual. Del mismo modo, una marca de ropa deportiva no debería colaborar con un centro en una campaña sobre salud física, pero sí podría hacerlo en el área de maternidad o cirugía. Los hospitales también estarán autorizados a enviar cartas a residentes de áreas que hasta ahora no les correspondían, en las que expongan sus excelencias y ofrezcan sus servicios, sin hablar peyorativamente de los hospitales que los pacientes tienen más próximos. Ese márketing no debería causar miedo o preocupación sin razón suficiente según precisa el código. El programa La elección del paciente se lanza con un presupuesto del Gobierno de 790 millones de euros destinado a mensajes y folletos explicativos, con el fin de que a partir del 1 de abril sea de conocimiento general por parte de los ciudadanos. La iniciativa no ha sido bien recibida por los médicos de cabecera, pues temen que esto perjudique su relación con las consultas de los especialistas locales, al enviar a los pacientes a otros hospitales distintos a los que tienen asignados. La Asociación Médica advierte de los riesgos La Asociación Médica Británica ha expresado su preocupación no directamente sobre la autorización de anuncios por parte de los hospitales, sino sobre la legislación que abre los centros a la libre elección de los pacientes y cuya atención buscarán a partir de ahora los distintos hospitales con campañas publicitarias y patrocinios comerciales. La introducción de la posibilidad de que los pacientes elijan el hospital público que deseen, en lugar de ser enviados por su médico de cabecera directamente al centro hospitalario asignado en función de la residencia, puede desestabilizar la prestación de los servicios sanitarios, en opinión de los médicos. Según advierten, si los pacientes de una determinada área acuden menos al hospital local para ir a otros, éste verá cortados luego los fondos públicos que le llegan, al atender menos personas, y la zona se verá perjudicada. Sin ventajas comerciales Las empresas privadas no podrán patrocinar áreas que estén relacionadas con su propia actividad Código de buenas prácticas Un hospital público británico, que a partir de ahora podrá anunciar sus bondades para captar pacientes ABC